María Gámez y Fernando Grande-Marlaska, en una imagen de archivo.

María Gámez y Fernando Grande-Marlaska, en una imagen de archivo. EFE

España SEGURIDAD

Los 10 desafíos que le esperan a María Gámez, la primera mujer al mando de 75.000 guardias civiles

Se formó en Derecho y es la menor de diez hermanos; este viernes, el Consejo de Ministros aprueba su nombramiento al frente de la Guardia Civil.

Noticias relacionadas

Fernando Grande-Marlaska apuntala su proyecto en su nueva etapa al frente del Ministerio del Interior. La renovación de la cúpula del Departamento incluye una propuesta de calado: María Gámez sustituirá a Félix Azón como directora de la Guardia Civil. A su mando, 75.000 efectivos para afrontar un puñado de desafíos esenciales, tanto en retos de protección ciudadana como en el futuro del ADN del Cuerpo.

Desde los mentideros malagueños se destaca el "orgullo" con el que María Gámez (Sanlúcar de Barrameda, 1969) habla de sus orígenes. Es la menor de once hermanos. Su padre se ganaba el jornal como farero en diferentes puntos de Andalucía. Y ella -suele presumir- se abrió paso a través de la carrera de Derecho y de oposiciones como administradora general de la Junta de Andalucía.

Su nombre en absoluto es desconocido, ya se pregunte en esferas políticas o de seguridad. Siempre en filas socialistas, fue candidata a la alcaldía de Málaga en dos ocasiones -y las dos perdió frente al popular Francisco de la Torre-.

María Gámez, nueva directora de la Guardia Civil

Como contó EL ESPAÑOL, su nombre saltó a la palestra nacional al coordinar el rescate del niño Julen en Totalán (Málaga); ella era la subdelegada del Gobierno en la provincia, primera mujer en ocupar el cargo.

"Contrariamente a lo que a veces pueda parecer, Málaga no es una plaza fácil. Hay asuntos como las mafias, drogas e inmigración y ella ha demostrado una enorme profesionalidad, además de saber tratar con altos cargos de la Policía y de la Guardia Civil", explican fuentes socialistas. 

Y ahora también será la primera mujer en dirigir a los 75.000 efectivos que componen la Guardia Civil. Fuentes de Interior confirman que Marlaska propondrá su nombre este viernes en el Consejo de Ministros, una vez la candidatura de Gámez ha sido aceptada por la ministra de Defensa, Margarita Robles.

El momento en que lo hace no es sencillo: en la agenda tiene varios desafíos de envergadura.

1.Terrorismo

En un nivel 4 sobre 5 de alerta antiterrorista, España es uno de los países objetivo de las organizaciones yihadistas. La Guardia Civil se ha convertido en punta de lanza contra las estructuras terroristas tras medio siglo de lucha frente a ETA; ahora ha adaptado sus cánones a los nuevos perfiles.

Los atentados de Barcelona y Cambrils del 17-A ponen de manifiesto que la amenaza es real. Y lo seguirá siendo en los años venideros: cientos de yihadistas abandonarán las cárceles europeas y tendrán plena libertad de circulación por la Unión. La coordinación con otros cuerpos -españoles y del continente- es fundamental en este desafío.

2.Cataluña

Como subdelegada del Gobierno en una provincia, María Gámez conoce los pormenores de la colaboración entre diferentes cuerpos policiales. Y esa colaboración es la que, precisamente, se pretende potenciar en Cataluña.

Cerradas las brechas que dejó el referéndum ilegal del 1-O, Mossos d'Esquadra, Policía Nacional y Guardia Civil colaboran en materia de seguridad para evitar o hacer frente a episodios radicales que se den en la región. Muchos de esos actos dirigidos precisamente contra los miembros del Instituto Armado.

Asimismo, la Guardia Civil desempeña un papel fundamental al estudiar, desde la Unidad Central Operativa (UCO) el supuesto desvío de fondos públicos para organizar la consulta de 2017, así como otras estructuras de corte separatista.

3.Ceuta y Melilla

Uno de los proyectos destacados de Fernando Grande-Marlaska pasa por la supresión de las concertinas en el perímetro fronterizo de Ceuta y Melilla. Las obras ya se están llevando a cabo y se espera que se prolonguen durante los próximos meses.

Mientras tanto, y en previsión de que mejore el tiempo y se registren nuevos saltos masivos, la Guardia Civil colabora en la protección de la frontera con un despliegue de agentes. Los miembros destinados en estos puestos piden más medios para llevar a cabo sus cometidos: nueva tecnología, material antidisturbios y más compañeros.

4.Navarra

La patata caliente que deberá resolver en los próximos meses. El Gobierno de Pedro Sánchez acordó con el PNV que la cesión de las competencias de Tráfico a Navarra se llevará a cabo en los próximos seis meses. El futuro de cerca de 200 agentes y sus familias, en el aire. Marlaska, no obstante, insiste en que seguirán en la región... aún sin recaer esas competencias sobre sus hombros.

Las diferentes asociaciones que forman parte de la Guardia Civil reclamarán a su nueva directora que no se lleve a cabo ese traspaso de competencias.

El PNV firma un acuerdo con el PSOE para apoyar la investidura de Sánchez

5.Equiparación salarial

Y si se habla del escenario asociativo, hay que hacer una referencia a los acuerdos de equiparación salarial. El anterior Ministerio del Interior, dirigido por Juan Ignacio Zoido, firmó un documento en el que se comprometía a inyectar cerca de 800 millones de euros a policías nacionales y guardias civiles para que sus salarios se aproximasen a los de otros cuerpos policiales, principalmente al de los Mossos d'Esquadra.

Las asociaciones del Instituto Armado cargaron las tintas contra el anterior director de la Guardia Civil, Félix Azón, por su gestión de la equiparación salarial. ¿El motivo? En el último momento se decidió recortar un 2% el dinero que recibirían los agentes en favor de sus compañeros de uniforme azul, los policías nacionales.

Los representantes asociativos exigirán a María Gámez que recupere la cuantía total y que se cumpla con los próximos tramos de la equiparación salarial.

6.Borrador de derechos

Además de la equiparación salarial, Félix Azón se encontró con una fuerte oposición asociativa por la nueva reglamentación de horarios, incentivos y vacaciones de los miembros del Cuerpo. "Nos quita derechos", lamentaron los representantes asociativos, que se 'rebelaron' contra el borrador.

La nueva directora de la Guardia Civil tendrá que encontrar un nuevo camino para canalizar las demandas de las asociaciones y, al mismo tiempo, redactar un nuevo proyecto -el anterior fue descartado por la fuerte oposición que despertó-.

Félix Azón y María Gámez, en una imagen de archivo.

Félix Azón y María Gámez, en una imagen de archivo. EFE

7.Infraestructuras y medios

Desde la Guardia Civil se han impulsado varias iniciativas para mejorar las condiciones en las que viven y trabajan sus agentes. Algunos de los cuarteles en los que desempeñan sus labores sufren problemas en sus infraestructuras. También se pretende dotar de medios más modernos y adecuados; entre otros, más chalecos antibalas, también adaptados para las mujeres del Cuerpo.

8.Zonas rurales

Tras la cesión de las competencias de Tráfico a Navarra, Fernando Grande-Marlaska aseveró que la Guardia Civil representa la seguridad y al Estado en todos los rincones de España, con especial incidencia en las zonas rurales.

Sin embargo, voces dentro del Cuerpo lamentan que algunas de esas zonas se estén quedando con pocos agentes, y que en otras se estén cerrando dependencias del Cuerpo en un plan de reagrupamiento.

En el desafío de la España vaciada, la Guardia Civil desempeña un papel clave para que se cumpla la ley en las zonas más despobladas y que se están quedando sin recursos e infraestructuras.

9.Narcotráfico

Semana tras semana, la Guardia Civil explota operativos contra el tráfico de drogas en diferentes puntos de España. Nuestro país, por su posición geográfica, se convierte en un enclave estratégico para las mafias que tratan de introducir a Europa los fardos procedentes de África o de América.

Entre los hallazgos más relevantes de la Guardia Civil en los últimos tiempos, el narcosubmarino cargado de droga que fue interceptado en aguas próximas a Galicia. La actualización del Instituto Armado es clave para seguir combatiendo a las mafias. Y María Gámez tendrá que aportar soluciones a algunos de los problemas de seguridad que sus propios agentes sufren en el sur, con el Campo de Gibraltar como epicentro de la crisis.

10.Seguridad vial

La seguridad vial sigue dependiendo, en casi todo el país, de la Guardia Civil. Voces dentro del Cuerpo lamentan las cesiones de las competencias en Navarra, pero ya se están dando pasos en el mismo sentido en regiones como Galicia o las Islas Canarias.

Además, los agentes piden que se tomen más medidas para proteger la seguridad de los compañeros que controlan las carreteras. Muchos renglones de las páginas más trágicas del Cuerpo se escriben, día a día, en las vías que articulan nuestro país.