Policías nacionales en Cataluña, en una imagen de archivo.

Policías nacionales en Cataluña, en una imagen de archivo. EP

España OPERATIVO POLICIAL

Policías desplegados en Cataluña pasarán allí las Navidades: Marlaska prorroga el dispositivo

La Dirección de la Policía comunicó a los sindicatos un borrador de las remuneraciones y descansos que percibirán los agentes allí destinados.

Noticias relacionadas

Una de las incógnitas que planean sobre Cataluña es hasta cuándo se prolongará la situación de inestabilidad que se ha instalado en la vía pública. El Gobierno mantiene un destacado refuerzo policial en la región en apoyo a los Mossos d’Esquadra, frente a las algaradas que se están viviendo en la región. Por su parte, Tsunami Democràtic y los CDR han anunciado nuevas acciones tras los cortes fronterizos en La Junquera. Y en respuesta a esa situación, la Dirección de la Policía Nacional ya ha comunicado que el dispositivo se mantendrá, con mayor o menor intensidad, hasta el 31 de diciembre.

Habrá agentes celebrarán las Navidades en suelo catalán. Al menos, una parte de ellos. Interior desplegó un primer refuerzo para blindar Cataluña tras la sentencia del procés, coincidiendo con las algaradas que se produjeron en Barcelona -en las que resultaron heridos alrededor de 300 agentes y se produjeron cuantiosos daños materiales-. Ante la situación de tensión, se prolongó el operativo hasta el 10 de noviembre. O lo que es lo mismo, hasta la celebración de las elecciones generales.

Pero las acciones radicales se han prolongado más allá de esa fecha. Durante esta semana, Tsunami Democràtic y los CDR han provocado cortes en la AP-7, a la altura de La Junquera, en el paso fronterizo entre España y Francia. La Audiencia Nacional quiere investigar estos hechos por terrorismo.

Continúan los cortes de los CDR en la AP-7

Tras dar por concluidas tres jornadas de protestas en este punto, un grupo de miembros de los CDR planeaba sabotear las vías del AVE a las alturas de Bàscara. Los Mossos d’Esquadra lo evitaron e identificaron un vehículo a nombre de Carola Torra Miró, hija del presidente Quim Torra. Y hay más llamamientos a las protestas. Tanto Tsunami Democràtic como los CDR insisten en que no cejarán sus acciones hasta alcanzar sus objetivos políticos.

De ahí la decisión de prolongar el refuerzo policial hasta el 31 de diciembre. Así, el Gobierno se asegura un dispositivo de seguridad para fechas críticas, como el Clásico entre el FC Barcelona y el Real Madrid. También ante acontecimientos políticos como la constitución de un nuevo Gobierno en La Moncloa, que Pedro Sánchez aspira a cerrar antes de que concluya el año.

Las remuneraciones

Esta decisión no es la única que la Dirección de la Policía Nacional comunicó a los representantes sindicales. El Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha hecho público el borrador inicial de remuneraciones y descansos a los agentes desplegados en Cataluña; bien porque se les ha enviado de refuerzo, bien porque están allí de forma permanente y se les ha pedido participar en diferentes dispositivos vinculados con episodios violentos.

Remuneraciones y descansos suponen un punto de fricción entre la Dirección del Cuerpo y el sindicato, que todavía mantienen conversaciones para tratar de llegar a un acuerdo. Según el borrador, un agente enviado a Cataluña -de la escala de policía- cobrará 120 euros diarios en una semana de alta intensidad y 200 durante el fin de semana, tendrá dos servicios extraordinarios semanales y comenzará a percibir horas extras a partir de 15 horas trabajadas por jornada.

En una semana media -menor intensidad- se pagará 80 euros diarios y 120 durante el fin de semana. También habrá un refuerzo salarial en las horas extra, a partir de las 15 horas trabajadas en una misma jornada.

Propuesta que no encaja en las previsiones del SUP. A su criterio, casi todos los policías trabajaron más de 15 horas en la semana crítica de disturbios, incluyendo despliegues y traslados. El sindicato pide que la remuneración de las horas extra sea exponencial: que se perciba una cuantía por la primera, una cifra superior por la segunda y una aún mayor en la tercera. Consideran que el desgaste es superior en esas horas que en las primeras.

Según lamentan, su remuneración es idéntica a la de los guardias civiles enviados a Cataluña. Desde el sindicato exponen, no obstante, que la mayoría de las intervenciones de los miembros del Instituto Armado se ha centrado en proteger infraestructuras críticas, lejos de los lugares de los altercados, mientras que los policías nacionales se expusieron en los disturbios junto a los Mossos d’Esquadra. Asimismo, piden una mayor consideración en las jornadas de libranza correspondientes a tal despliegue.

Medidas que aún están por cerrar, que tendrán efecto retroactivo -incluyendo a todos los policías que han participado en el dispositivo en Cataluña- y que, de acuerdo al nuevo calendario, se aplicarán hasta el 31 de diciembre. Al menos, para aquellos agentes que se mantengan en la región para blindar el orden público.