GRS de la Guardia Civil desplegados en Cataluña en una imagen de archivo.

GRS de la Guardia Civil desplegados en Cataluña en una imagen de archivo. EFE

España LAS CIFRAS DEL OPERATIVO

El despliegue especial de la Guardia Civil en Cataluña cuesta dos millones de euros por semana

El dispositivo lo paga la propia Guardia Civil, pero se lo devolverá el Estado; cada agente enviado a la región percibirá entre 80 y 200 euros diarios.

Noticias relacionadas

Dos millones de euros de sobrecoste por semana. Ese es el precio que el Gobierno desembolsa para mantener el despliegue especial de la Guardia Civil en Cataluña con motivo de los desórdenes públicos que se están produciendo en desórdenes públicos. Cuantía que se destina en alojamientos, manutenciones y en los apercibimientos extra que recibe cada agente por desplazamiento o por peligrosidad.

Esas son las cifras que el director de la Guardia Civil, Félix Azón, comunicó a los representantes de las asociaciones del Instituto Armado en una reunión en la que se abordó la situación de los agentes desplegados en Cataluña. Una de las preocupaciones de los representantes era el aspecto económico, con especial incidencia a la situación de los propios agentes.

En este sentido, el director de la Guardia Civil detalló algunas de las cifras del operativo. Los agentes permanecen en Cataluña desde las vísperas de la sentencia del procés -el Tribunal Supremo hizo públicas las condenas hace un mes, el pasado 15 de octubre- en un operativo que no tiene fecha de caducidad. Azón mostró su confianza en que los órdenes remitan de forma paulatina y se pueda retirar de forma progresiva a los agentes.

Continúan los cortes de los CDR en la AP-7

Será la propia Guardia Civil la que, en un primer momento, abone los dos millones de euros semanales. Sin embargo, el Gobierno se ha comprometido a devolver el dinero al Instituto Armado a través de la Agencia Tributaria, en un plazo todavía por determinar.

Pero hay más datos. En total se ha desplegado de forma extraordinaria a unos 1.400 agentes de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil y a otros 400 de las Unidades de Seguridad Ciudadana (USECIC) en la Comunidad Autónoma. En Cataluña hay, además, otros 3.500 agentes de forma permanente. En total, 5.200 guardias civiles en estas semanas tensión.

El director general de la institución abordó con las asociaciones representativas la cuantía que percibiría cada agente por este sobreesfuerzo, teniendo en cuenta que en mucho casos se han suprimido los límites de horarios en las jornadas laborales y se ha reducido el tiempo de descanso.

Dietas y pagos diarios

¿A cuánto asciende esa remuneración para cada agente? Depende de las circunstancias y el dispositivo en el que participen. A los agentes enviados expresamente a Cataluña se les abonará 80 euros diarios de lunes a viernes y 120 los sábados y domingos. La cifra asciende a 120 euros entre semana y 200 los fines de semana si se les envía a participar en desórdenes públicos y violentos. Sin ir más lejos, este lunes se les envió al paso fronterizo de La Junquera para apoyar a los Mossos d'Esquadra en los actos convocados por Tsunami Democràtic y los CDR.

También se acordó que a los guardias civiles ya destinados en Cataluña se les pague una cantidad extra si se les envía a los altercados: 40 euros diarios si es de lunes a viernes y 80 euros si cae en sábado o domingo.

Asimismo, el director de la Guardia Civil admitió que alrededor de un centenar de agentes enviados a última hora estaban pagando el alojamiento en hoteles con dinero de su propio bolsillo, noticia que adelantó EL ESPAÑOL. Félix Azón aseveró que ya se habían efectuado los pagos pertinentes y que el problema estaba solucionado.

La respuesta de las asociaciones fue positiva, pero también instaron al director del Instituto Armado a que abone las cantidades prometidas lo antes posible. Independientes Guardia Civil (IGC) señaló que la situación para muchos GRS es crítica por el tiempo que llevan desplegados y sin apenas descansos.

Por eso, instaron a la dirección que "apliquen la racionalidad para no derrochar esfuerzos y agotar a los guardias civiles cuando no haya necesidad".