Pedro Sánchez recibe una medalla de manos del presidente de la Federación de baloncesto, Jorge Garbajosa.

Pedro Sánchez recibe una medalla de manos del presidente de la Federación de baloncesto, Jorge Garbajosa. Efe

España SELECCIÓN ESPAÑOLA DE BALONCESTO

Sánchez 'roba el balón' del éxito de España a Iglesias y Rivera: de analista en TV a anfitrión en Moncloa

Iglesias y Rivera, grandes aficionados al deporte, se conforman con apoyar a la selección en Twitter mientras el PSOE despliega su artillería.

Noticias relacionadas

Las negociaciones de investidura no han existido este fin de semana. Muchos esperaban algún movimiento durante el sábado o domingo por parte del PSOE y, en menor medida, de Unidas Podemos, que el jueves sorprendió con una nueva propuesta de Gobierno de coalición con período de prueba. Pero no se produjo ningún movimiento. Nada.

Las visitas a las zonas afectadas por el temporal, o depresión aislada en niveles altos (DANA), con abundante cobertura gráfica y despliegue de ministros, centraron la actividad del Ejecutivo y su proyección pública. El compromiso del Gobierno con los ciudadanos que están sufriendo las devastadoras consecuencias del temporal es ineludible.

El domingo, tocó el baloncesto. Pedro Sánchez sorprendió al entrar en directo como comentarista en dos medios de comunicación cuando media España estaba pendiente de la final de Pekín. En concreto, en Cuatro, que retransmitió el partido en directo, y en la SER, seguramente un medio muy escuchado para los que no estuvieran delante del televisor. 

"Voy a ver el partido en familia para disfrutar de esta selección que ha ido de menos a más", explicó el presidente en la entrevista radiofónica. "Tengo un buen pálpito. Podemos lograr el campeonato del mundo", auguró. Mientras, en Cuatro participaba en la mesa de debate Pepu Hernández, portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid y exseleccionador nacional, protagonista de la única victoria en un mundial hasta este domingo, la de Japón en 2006. 

La presencia mediática de Sánchez fue cuidadosamente estudiada, tanto los medios elegidos para intervenir como la decisión de vincularse al equipo que tanta alegría insufló este domingo en toda España. Y, por supuesto, los tuits de felicitación. 

Líderes políticos deportistas

Sánchez es un conocido aficionado al baloncesto. Jugó en el Estudiantes en sus tiempos mozos y allí y en el colegio Ramiro de Maeztu, en Madrid, conoció a Pepu Hernández, al que acabaría catapultando a la candidatura al Ayuntamiento.

También son grandes aficionados al deporte Pablo Iglesias, especialmente al baloncesto y al fútbol, y Albert Rivera, al fútbol y a la natación, llegando a competir en waterpolo. El exseleccionador de baloncesto Javier Imbroda, hoy consejero de Ciudadanos en la Junta de Andalucía, llegó a definir a Rivera como un Michael Jordan

Pablo Casado, por su parte, se dedicó en su niñez más a la música y llegó a tocar la guitarra y el violonchelo. 

Pero Sánchez les robó el balón mediático este domingo y se hizo con el partido. Además, aprovechó para recordar que ha sido un año lleno de éxitos para el baloncesto. El mismo año largo que él lleva en la Moncloa. El exministro socialista Miguel Sebastián fue un poco más allá.

España afronta la que podría ser una grave crisis institucional. Si este lunes no hay acuerdo entre Sánchez e Iglesias, lo más probable es que el rey Felipe VI constate el martes que no hay un candidato posible para la investidura y la legislatura quede vista para sentencia. 

Aún así, este lunes Sánchez volverá a repetir actividades. Por la mañana visita las provincias de Almería y Albacete para seguir comprobando los efectos del temporal. Por la tarde, a las 18:30, recibe a la selección española de baloncesto en la Moncloa. Rodeado de fotógrafos.