Isabel Díaz Ayuso (PP) e Ignacio Aguado (Cs) muestran el acuerdo de Gobierno, recién firmado.

Isabel Díaz Ayuso (PP) e Ignacio Aguado (Cs) muestran el acuerdo de Gobierno, recién firmado. Efe

España ISABEL DÍAZ AYUSO

155 medidas para recuperar Madrid y una presidenta imperturbable

El acuerdo de Ayuso y Aguado encierra un plan de alternativas a Madrid Central: aparcamientos disuasorios, más líneas y Metro 24h, y cuatro carriles Bus-VAO.

Noticias relacionadas

Se las prometían muy felices a izquierda y a derecha cuando Isabel Dïaz Ayuso comenzó su campaña electoral. Algunas declaraciones equívocas -"los atascos forman parte de la esencia de Madrid"- y determinados titubeos ante preguntas sobre sus propias propuestas -"eso... bueno, eso no lo tenemos calculado, pero lo estamos trabajando"- hicieron de ella una especia de diana de la risa política. Al punto de que la candidata del PP a la Comunidad de Madrid llegó a hartarse y a afearle a la prensa su empeño en tergiversar sus palabras -"diga lo que diga, luego habrá un titular que le dé la vuelta".

Pero si la tarde del 26-M se empezó a convertir en noche fue a ritmo de remontada. Lo que los primeros resultados escrutados arrojaban era una mayoría de los partidos de izquierda (PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos) que le diera la vuelta a 24 años de gobierno del PP en la autonomía. Pero cayendo la luz del día se encendió la de Génova 13, se instaló una plataforma y Pablo Casado, José Luis Martínez Almeida y ella salieron a celebrar.

Desde aquel día, Isabel Díaz Ayuso "se ve presidenta". Y así lo dijo: "No habrá problema, negociaremos y haremos un buen acuerdo que recoja el programa del PP con aportaciones de Ciudadanos y de Vox para evitar que Madrid dé pasos atrás con un Gobierno de izquierdas".

Ayuso afea a Vox que esté "cambiando de criterio".

Y este lunes no sólo se vio ella en ese papel de investida con la institucionalidad del mando, sino que se mostró presidencial. Por la mañana, cuando PP y Cs anunciaron su acuerdo y convocaron a los medios a una rueda de prensa conjunta para presentarlo, la sede elegida fue la Asamblea de Madrid.

Al minuto, la tercera en discordia, Rocío Monasterio, reaccionó con uno de sus calificativos gruesos -aunque quizás el más fino del día, antes de mentar a Rivera y su vída privada- tachando de "vergonzoso" que sus supuestos socios "no hayan esperado a que Vox respondiera a la vista del documento". Y lejos de enrocarse en una discusión mediática, Díaz Ayuso ya estaba explicando a la prensa que el texto recogía "todas las propuestas que hemos recabado de Vox".

Pero el enfado del partido de Santiago Abascal aumentó, al menos en su escenificación ante las cámaras, cuando en una visita inesperada y no anunciada a la Región de Murcia, el mismo presidente de Vox compareció -rodeado de sus alfiles, Iván Espinosa de los Monteros y Javier Ortega Smith- para exigir "una reunión a tres" con Pablo Casado y Albert Rivera "para desbloquear esta grave situación". Según el líder del partido de derecha radical, Cs los somete a un "apartheid" y el PP mantiene una "equidistancia" reprobable.

¿La respuesta de la presidenciable? Encogerse de hombros y alegar que "en política no se puede estar cambiando de criterio a cada rato". Dïaz Ayuso recordó, en tono sosegado, que "nos hemos reunido con ellos desde el primer día y hemos accedido a todas sus peticiones". Según la líder del PP en Madrid, "es increíble que una vez más nos vayan a presionar con los tiempos, cuando llevamos negociando desde el 26 de mayo y ahora apenas quedan 12 horas".

Rocío Monasterio con Isabel Díaz Ayuso tras una de sus reuniones.

Rocío Monasterio con Isabel Díaz Ayuso tras una de sus reuniones. Twitter

La contestación de Díaz Ayuso venía a colación de una nueva comparecencia de Rocío Monasterio ante la prensa, y luego en una entrevista radiofónica, en la que exigía la celebración de esa reunión Abascal-Casado-Rivera como única vía para desencallar el acuerdo de investidura: "Querían entrar en el Gobierno, y lo hablamos; no querían entrar, no pasa nada; quieren programa, lo hemos hablado; quieren propuestas, las hemos recogido... hemos ido paso a paso, de manera transparente, cumpliendo todo lo que se nos ha ido pidiendo"

Ahora lo que toca, dijo la líder popular, "es ir al Parlamento, lo más democrático que hay, a que cada uno exponga sus criterios en un atril, a debatir y a dejar claro los motivos por los que queremos seguir caminando o los motivos por los que otros consideran que no debemos hacerlo".

Que la capital no necesite este Madrid Central

Y es que la casi-presidenta tenía bajo el brazo un plan en el que se cumplían sus premisas marcadas: sí a las propuestas de Vox, pero con líneas rojas muy marcadas. Nada de revertir las leyes LGTBI y un 'no' rotundo a dar pasos atrás en las políticas de integración de los inmigrantes en la Comunidad de Madrid. De hecho, si en algo estaban de acuerdo los tres partidos, al menos en la campaña electoral, era en que Madrid Central, el proyecto estrella de Manuela Carmena, era una improvisación llevada a cabo sin criterios y, sobre todo, sin escuchar a los afectados.

Así que en eso se centra una enorme parte del programa acordado por PP y Cs "con el que seguro que están de acuerdo en Vox", dijo. Una batería de medidas impulsadas desde las Consejerías de Transporte e Infraestructuras para que la capital no necesite este Madrid Central y tenga soluciones integrales desde fuera adentro de la ciudad.

Facilitar la movilidad y bajar los impuestos. Sobre esas dos líneas maestras se desarrolla el acuerdo de Gobierno alcanzado por Partido Popular y Ciudadanos en materia de Transporte y Fiscalidad. Una apuesta para enmendar todas las políticas de izquierdas, las llevadas a cabo por la exalcaldesa Manuela Carmena, ofreciendo alternativas políticas y de infraestructuras que difuminen la necesidad de Madrid Central, y las que propone Ángel Gabilondo como alternativa de Gobierno en la Comunidad.

Esta es, grosso modo, la política de Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado para gobernar la Comunidad de Madrid y que ha quedado reflejada en un pacto que incluye 155 medidasun número que no parece casual.

Ambos líderes han dado un plazo a Rocío Monasterio (Vox) hasta este martes a las 12:00 horas para darle un "sí" a su investidura como presidenta regional.

Metro 24 horas

PP y Ciudadanos han recogido en su acuerdo para formar un gobierno de coalición en la Comunidad de Madrid que Metro abra 24 horas los fines de semana, aplicar una tarifa plana en el transporte público para titulares de abonos zonales también en esos días y la puesta en marcha de un plan de aparcamientos disuasorios.

Estas son algunas de las propuestas que pretenden diluir la necesidad de cortar el tráfico rodado en el centro de Madrid: en lugar de prohibir, facilitar alternativas en materia de Transportes e Infraestructuras, Consejería que dirigirá la formación naranja, que se suman a la ampliación de líneas del suburbano y a la apertura nuevas estaciones atendiendo a criterios de "viabilidad y necesidad".

Acuerdo PP-Cs en la Comunidad de Madrid

Además, proponen implantar un sistema de pago por móvil en la red de transportes, que el abono sea gratuito en la autonomía para los mayores de 65 años y que los fines de semana y festivos todos los abonos zonales funcionen como tarifa plana.

Quieren sacar adelante también una Ley de Movilidad Sostenible que mejore la planificación a escala regional y facilite la colaboración con los consistorio así como exigirán un la adopción de un compromiso de puntualidad a Renfe.

Las dos formaciones han desgranado que quieren crear en Arganda del Rey el Centro de Logística Intermodal más importante de España, ampliando con un tercer carril 10 kilómetros de la A3 e impulsar un carril bus-VAO en la A2, A3, A5 y A42.

Menos impuestos

En materia económica, el pacto recoge una bajada de impuestos, reducir los plazos para crear una empresa con una Oficina Integral de Atención al Emprendedor así como mejorar las políticas de empleo y formación. En el documento estipulan favorecer el crecimiento de las pymes, así como su acceso a las líneas de financiación y su transformación digital, seguir contribuyendo a hacer de Ifema (la Feria de Madrid) un referente internacional y modernizar los polígonos industriales de la autonomía.

Además, estas dos formaciones quieren potenciar la Oficina Invest Madrid para promocionar la Comunidad como receptora de inversión extranjera y tomar el brexit como "un elemento de oportunidades".

En cuanto a las medidas dirigidas a autónomos, seguirán aplicando la tarifa plana para los primeros y mantendrán las ayudas de 10.000 euros para los que contraten de manera indefinida a su primer empleado. En este sentido, impulsarán una unidad con rango de Dirección General para fomentar políticas de apoyo al sector.

En materia de Ciencia, quieren actualizar la Ley de la Ciencia y la Tecnología de la Comunidad, "asegurando la independencia de los órganos de gestión de la I+D+i y reforzando el papel de la transferencia de tecnología".

Además, se comprometen a impulsar un pacto para que el I+D sea "una verdadera prioridad". También financiarán mediante el Cheque Innovación, las innovaciones que realicen las pymes para transformar su operativa cotidiana y, por tanto, aumentar su competitividad como, por ejemplo, la implantación del e-commerce u otras tecnologías maduras.

Por último, PP y Ciudadanos han apuntado en su documento que lanzarán el programa 'Startup Madrid' para convertir a la región en "un hub internacional del emprendimiento" así como potenciarán el Instituto de Estadística de la Comunidad con la utilización de sistemas Big Data.