El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el ministro de Fomento en funciones José Luis Ábalos, en una imagen de archivo.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el ministro de Fomento en funciones José Luis Ábalos, en una imagen de archivo. Efe

España INVESTIDURA

El PSOE invita a Casado y Rivera a abstenerse ante Sánchez y descarta a UPN para no perder al PNV

Ábalos descarta la presencia de Podemos en el Gobierno porque la suma de los dos partidos no es suficiente para investir a Sánchez. 

El PSOE apela a PP y Ciudadanos. El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha descartado este lunes tanto apoyarse en Unión del Pueblo Navarro (UPN) para garantizar la investidura de Pedro Sánchez como la coalición con Unidas Podemos que reclama insistentemente Pablo Iglesias. 

Las negociaciones para la investidura no han comenzado formalmente. Lo harán este martes, cuando Pedro Sánchez se reunirá en el Congreso de los Diputados con los líderes del PP, Ciudadanos y Unidas Podemos, que son "los que pueden facilitar o bloquear la investidura", según él. 

"La gobernabilidad pasa por los principales partidos, no por lo que pase en Navarra", ha dicho Ábalos en una rueda de prensa en Ferraz tras una reunión de la Ejecutiva socialista para preparar las negociaciones, que contarán con el propio secretario de Organización y la portavoz en el Congreso, Adriana Lastra, como responsables. 

En ese sentido, el PSOE aleja ahora una posibilidad para la investidura que incluya el apoyo de Unidas Podemos, PNV, PRC, Compromís y la abstención de los dos diputados de Navarra Suma (la coalición de UPN, PP y Ciudadanos) porque la "abstención de dos votos" puede llevar a "la contrariedad de otros seis", en referencia a los del PNV. "La investidura o la gobernabilidad no está en función de dos votos", ha dicho. 

Cambio en Navarra

Esas declaraciones abren la puerta a que en Navarra gobierne el PSOE y no Navarra Suma, cuyo líder, Javier Esparza, sugirió la semana pasada un cambio de gobiernos: Navarra para la coalición conservadora y la Moncloa para Sánchez a través de la abstención de los dos diputados de UPN. 

La líder del PSN, María Chivite, lleva a cabo negociaciones en las que sería determinante la abstención de EH Bildu, que Ábalos claramente aprueba. "En el caso de Navarra lo que hemos dicho claramente es que no nos vamos a apoyar en Bildu. A partir de ahí, cada uno hace lo que quiere". Chivite "tiene toda la legitimidad para intentar, cómo no, presidir la comunidad", según él. "Si Bildu quiere abstenerse, ellos sabrán". 

Ábalos ha pedido "a los partidos constitucionalistas" que "aun partiendo de posiciones muy distintas, muy diferentes", estén dispuestos a comprometerse con un gesto de "generosidad" con España. El objetivo sería hacer que el Gobierno de Sánchez no dependiera, al menos en su investidura, de partidos independentistas como ERC, JxCat o EH Bildu. 

En referencia a las demandas de coalición de Pablo Iglesias, Ábalos ha vuelto a descartarlo. Según él, nombrar ministros es una cuestión de "confianza" y "empatía" de Sánchez y "concita más aceptación un Gobierno en solitario del PSOE". El número tres del PSOE ha recordado que una coalición con Unidas Podemos no sería suficiente para llegar a la mayoría. "No llegamos, no nos facilita la investidura", ha dicho. Por ese motivo, una coalición no es la mejor idea. 

Sin citarlo, Ábalos ha pedido a Iglesias con no dé "una patada al tablero de la gobernabilidad". "La alternativa es obligar a los españoles a volver a votar" y "las urnas también tienen memoria".