El excomisario José Manuel Villarejo y el empresario naviero Ángel Pérez-Maura.

El excomisario José Manuel Villarejo y el empresario naviero Ángel Pérez-Maura. EL ESPAÑOL

España PIEZA PIT

Villarejo-Pérez Maura: el enigma de los 10 millones y la exculpación de Dolores Delgado

La Fiscalía trata de unir los puntos en una investigación que parte con la adjudicación ilegal de un contrato en Guatemala.

Gonzalo Araluce Carmen Lucas-Torres

La construcción y explotación de un puerto en Guatemala marca el punto de partida de las pesquisas. La adjudicación, de la que se habría beneficiado presuntamente una sociedad vinculada al naviero español Ángel Pérez-Maura, se habría hecho previo pago de una comisión ilegal de 30 millones de euros. La Fiscalía Anticorrupción sospecha de la entrada en escena del comisario investigado José Manuel Villarejo para evitar la extradición del promotor al país centroamericano, donde era reclamado por las autoridades judiciales.

El policía habría ofrecido al empresario sus servicios para hacer gestiones con las personas con las que afirmaba tener relación en la Audiencia Nacional. Servicios que tasó en 10 millones de euros. ¿Cómo contactaron Pérez-Maura y Villarejo? Esa es una de las claves que aún quedan por resolver. En cualquier caso, se descarta la intervención de la ministra de Justicia, Dolores Delgado, que entonces era fiscal de la Audiencia Nacional y a la que algunas informaciones periodísticas apuntaban.

La unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional explotó este miércoles un operativo que se saldó con cinco personas arrestadas. Entre ellas, los empresarios Ángel Pérez-Maura y Adrián de la Joya. A éste último se le ha colocado en numerosas ocasiones en el entorno de Villarejo. Las detenciones, señala Anticorrupción, giran en torno a ese supuesto pago de 10 millones de euros al excomisario; una pieza conocida con el nombre de PIT que es una ramificación -de tantas- que incluye el caso Tándem.

La pieza PIT está todavía plagada de incógnitas. La principal se centra en esos 10 millones de euros. ¿Cómo se conocieron Pérez-Maura y Villarejo? ¿Se llegó a pagar esa cantidad de dinero al excomisario? ¿De dónde sale esa cifra? ¿Qué papel atribuye la Fiscalía a Adrián de la Joya en todo este entramado?

El proceso de extradición

De antemano, las certezas. Las autoridades guatemaltecas solicitaron la extradición de Pérez-Maura. Querían juzgarlo por la adjudicación de las obras a la empresa Contenedores Quetzal S.A, matriz de Grup Maritim Terminal de Contenedores de Barcelona S.L., vinculada al empresario español. La Audiencia Nacional, no obstante, denegó su extradición.

Algunas informaciones apuntaban a supuestos movimientos de Dolores Delgado en el procedimiento. Pero Anticorrupción ha dejado clara su postura: "La investigación no atañe a la actual Ministra de Justicia en funciones, Fiscal de la Audiencia Nacional en aquellos momentos".

Nota aclaratoria de la Fiscalía Anticorrupción sobre la pieza PIT, en la que habla de Dolores Delgado.

Nota aclaratoria de la Fiscalía Anticorrupción sobre la pieza PIT, en la que habla de Dolores Delgado.

¿Y de dónde salió el nombre de Dolores Delgado? Según El Confidencial, Villarejo anotó en su agenda un encuentro con DOS, supuesto nombre en clave de la actual titular de Justicia, en el marco de su labor de asesoramiento a Pérez-Maura en su extradición. Pero para la Fiscalía no hay duda: no hay ningún indicio que salpique a Dolores Delgado en esta investigación.

Las piezas

En este procedimiento, no obstante, hay varios elementos que todavía están inconexos. Villarejo tenía notas sobre sus servicios a Pérez-Maura. ¿Influyeron sus informes -tasados por él mismo en 10 millones de euros- para evitar la extradición del empresario español?

La Fiscalía no se atreve a hacer una afirmación de esta envergadura. Además, los investigadores tratan de confirmar si Pérez-Maura llegó a pagar algún dinero a Villarejo por sus servicios. 

Enigmas que trata de resolver, en buena medida, con los testimonios que puedan aportar los cinco detenidos. Recordemos que entre ellos está Adrián de la Joya, a quien se le atribuye una estrecha relación con el excomisario; la Policía seguía sus pasos de cerca y aprovechó un viaje de éste por motivos familiares desde Suiza -su lugar de residencia- a España para detenerlo.