Cajas de petardos incautadas por la Guardia Civil en Valencia.

Cajas de petardos incautadas por la Guardia Civil en Valencia. Guardia Civil

España FALLAS

Fuegos artificiales ilegales en las Fallas de Valencia: la Guardia Civil interviene 170.000 unidades

Tres establecimientos de Manises y Gandía almacenaban más de 170.000 artículos pirotécnicos sin tener autorizado el almacenamiento y la venta.

Noticias relacionadas

La Guardia Civil ha incautado 90 kilos de artefactos pirotécnicos en Valencia, dentro de las operaciones de inspección de establecimientos que realizaron los agentes con motivo de las Fallas de 2019. Se trata de más de 170.000 explosivos, que se encontraban almacenados en tiendas de Gandía y Manises y que no contaban con la pertinente autorización para su almacenamiento o para vender el número de artículos del que disponían, por lo que la Benemérita procedió a denunciar a los establecimientos.

Los agentes intervinieron 153.541 unidades de artículos pirotécnicos en Manises y en Gandía tras comprobar que los establecimientos no contaban con la perceptiva autorización de la Delegación del Gobierno. También en Gandía, requisaron más de 17.000 unidades de material pirotécnico en un local que almacenaba más cantidad de artículos de los permitidos.

La Guardia Civil ha alertado de los riesgos para la seguridad que podrían provocar estas infracciones y ha recomendado a los usuarios que adquieran los productos en los puntos de venta autorizados, que controlan y limitan la existencia de elementos inflamables y venden los artículos pirotécnicos debidamente empaquetados.

Consejos para la manipulación

Revisar la edad a la que se autoriza el uso de cada petardo y tener precaución en la manipulación de los artefactos son algunas de las recomendaciones de la Guardia Civil para evitar amputaciones o pérdidas de visión y audición. También aconseja encender los petardos en los espacios abiertos y autorizados y siempre desde el suelo, no introducirlos dentro de latas y botellas para evitar la metralla y alejarse cuando la mecha ha prendido.

La Benemérita ha recordado que existen cuatro tipos de productos pirotécnicos en función de su peligrosidad, el nivel de ruido que produce y la distancia de seguridad que requiere. La primera categoría está permitida a mayores de 12 años y los artificios se pueden utilizar dentro de edificios residenciales. La categoría dos, para mayores de 16 años, también tiene una baja peligrosidad pero aumenta la distancia de seguridad de uno a ocho metros. Los artificios de la categoría tres, destinados a mayores de 18 años, se deben encender al aire libre y en zonas de gran superficie. Y los petardos de la cuarta categoría son de uso exclusivo para profesionales.