Imagen de un cartel de una vivienda en alquiler.

Imagen de un cartel de una vivienda en alquiler. EFE

España

Los ayuntamientos podrán limitar el precio del alquiler en determinadas zonas "tensionadas"

El Gobierno se ha comprometido a modificar la normativa del mercado del alquiler inmobiliario "para poner techo a las subidas abusivas de precios de alquiler en determinadas zonas" que se consideren "tensionadas", tal y como le había pedido Unidos Podemos, como requisito indispensable para cerrar el acuerdo de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2019.

Así consta en el documento de 50 páginas que han firmado este jueves a primera hora de la mañana en La Moncloa el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y al que ha tenido acceso Europa Press.

El acuerdo incluye como tercer punto las medidas relativas a vivienda, destinadas a "blindar su función social y evitar la especulación" y entre ellas, figura la de dar a los Ayuntamientos la capacidad de "declarar, temporal y excepcionalmente, una zona urbana de mercado tensionado cuando se haya producido un incremento abusivo de las rentas de alquiler de vivienda habitual, que obstaculice a sus habitantes el acceso y el disfrute de una vivienda a un precio razonable, y, con ello, el ejercicio del derecho constitucional a una vivienda".

Para ello, se establece que se realicen unas tablas con índices de precios de alquiler de referencia de acuerdo con una metodología objetiva y sujetos a revisión periódica.

El Gobierno también se ha comprometido a ampliar el plazo de prórroga obligatoria de los contratos de alquiler de tres a cinco años, como le pedían el partido morado y sus socios, y hasta siete años si se trata de una persona jurídica.

En cuanto a los alquileres turísticas, se ha decidido realizar reformas normativas que permitan que las comunidades de propietarios puedan prohibir el ejercicio de la actividad de alquiler turístico o fijar determinadas condiciones para su ejercicio.

Se comprometen también a "ampliar progresivamente el presupuesto actual en materia de Vivienda consignando en 2019 630 millones de euros (un aumento del 38%), 700 en 2020 y 1.000 en 2021. "En 10 años España debería invertir el 1-1'5% del PIB", añaden.