Arriba, el capitán Aybar; abajo, el teniente Pérez.

Arriba, el capitán Aybar; abajo, el teniente Pérez.

España FUERZAS ARMADAS

El enigma de las muertes del capitán Aybar y el teniente Pérez, sin resolver un año después

12 y 17 de octubre de 2017. Ambas fechas, separadas apenas por cinco días, están marcadas por la tragedia. La primera hace referencia a la muerte del capitán Borja Aybar García; la segunda, a la del teniente Fernando Pérez Serrano. Ambos formaban parte del Ejército del Aire y sus aeronaves se siniestraron en extrañas circunstancias. El Ministerio de Defensa abrió una investigación interna para determinar las causas de los accidentes, pero aún no hay respuesta en ninguno de los procedimientos.

El enigma de ambos sucesos se sostiene en una única pregunta: ¿por qué? Aún no hay razones públicas que expliquen por qué cayeron las dos aeronaves. La del capitán Aybar, un Eurofighter; la del teniente Pérez, un F-18. Ambos eran pilotos experimentados y sus aviones se estrellaron en maniobras similares: en el aterrizaje, el primero; en el despegue, el segundo.

Las pesquisas recayeron, como es habitual en estos casos, en un organismo conocido con el nombre de Comisión para la Investigación Técnica de los Accidentes de Aeronaves Militares (CITAAM). Se trata de un órgano dependiente del Ministerio de Defensa y adscrito al Mando del Apoyo Logístico del Ejército del Aire.

El análisis de los aviones siniestrados es complejo y, según ha sabido EL ESPAÑOL, aún se siguen investigando los motivos que propiciaron ambas tragedias.

Borja Aybar falleció a los 34 años.

Borja Aybar falleció a los 34 años. Defensa

El accidente de Aybar

El capitán Borja Aybar falleció el 12 de octubre, fecha de la que este viernes se cumple un año. El militar, de 34 años y capitán de la 61º promoción del Ejército del Aire, pilotaba un Eurofighter del Ala 14 en el desfile de la Fiesta Nacional celebrado en Madrid.

El avión se estrelló cuando efectuaba la maniobra de aterrizaje en la base militar de Los Llanos, en Albacete. Concretamente, la aeronave se siniestró en una zona conocida con el nombre de La Pulgosa. El capitán Aybar contaba con 1.238 horas de vuelo en las Fuerzas Armadas. Estaba casado y tenía un hijo de corta edad.

Un avión del Ejército se estrella en Albacete

El teniente Fernando Pérez acumulaba 700 horas de vuelo.

El teniente Fernando Pérez acumulaba 700 horas de vuelo. Defensa

El accidente de Pérez

El teniente Fernando Pérez Serrano, de 26 años, perdió la vida cinco días después, el 17 de octubre. La tragedia tuvo lugar en la base aérea de Torrejón de Ardoz. El F-18 en el que volaba Pérez -integrado en el Ala 12 del Ejército del Aire- sufrió un fallo de potencia en el motor en la maniobra de despegue y se estrelló contra el suelo.

El teniente Pérez había sido el número uno de la 65º promoción del Ejército del Aire y tenía una Cruz del Mérito Aeronáutico. "Un número uno en todo", señalaron sus compañeros en conversación con este diario. 

Los primeros datos

En ambos casos, el Ministerio de Defensa informó de que la Comisión para la Investigación Técnica de los Accidentes de Aeronaves Militares (CITAAM) se hacía cargo de las pesquisas. Desde entonces, el órgano ha analizado los restos de las aeronaves siniestradas para tratar de averiguar las causas de los accidentes.

Los primeros datos sí sostenían la hipótesis de que el accidente que acabó con la vida del teniente Pérez, fallecido en la base de Torrejón de Ardoz, se debió a un fallo mecánico: perdió potencia en el momento del despegue. El avión se estrelló pero aún no hay conclusiones precisas de qué pudo fallar para que el F-18 no despegase correctamente.

Más concisas fueron las explicaciones en torno a la tragedia de Albacete, en la que murió el capitán Aybar: "El accidente se ha producido en la maniobra de aproximación para aterrizar, ha fallecido el piloto del avión. No hay ninguna otra víctima", señaló el Ministerio de Defensa en un comunicado.

Los accidentes se produjeron en las maniobras más sensibles en este tipo de vuelos, el despegue y el aterrizaje. Ninguno de los dos se eyectó del avión

Pero ni en uno ni en otro caso hay respuestas claras. "La CITAAM sigue investigando los accidentes", señalan fuentes próximas al caso en conversación con EL ESPAÑOL. Estas mismas fuentes indican que "las conclusiones a las que se haya podido llegar por el momento no son públicas".