Pedro Sánchez, en la última sesión de control celebrada en el Congreso.

Pedro Sánchez, en la última sesión de control celebrada en el Congreso. EFE

España CONTRATOS CON RIAD

La paja en el ojo de Sánchez: los 9 millones en bombas son sólo el 0,47% de las armas vendidas a los saudíes

Las contradicciones sobre la venta de 400 bombas Paveway a Arabia Saudí han abierto una grieta en el Gobierno de Pedro Sánchez. Fue el ministro de Exteriores, Josep Borrell, el que con su malestar sobre los hombros salió a la palestra a desdecir a su compañera al frente de Defensa, Margarita Robles: el acuerdo comercial se cumpliría pese a que la ministra lo pusiera en duda por “motivos humanitarios”. Porque en juego no sólo están los ingresos derivados de esta transacción, también está sobre la mesa el megacontrato entre Navantia y el país árabe.

Arabia es el socio de oro. “No hago más que cumplir el contrato que firmó el anterior Gobierno”, ha lamentado Margarita Robles en varias ocasiones. Lo cierto es que los estrechos lazos con el país de los jeques se han traducido en ingresos por valor de 1.900 millones de euros. Las bombas que han desatado la polémica cuestan 9 millones de euros; un 0,47% de todo lo que se ha vendido hasta ahora a Riad. 

Los antecedentes se remontan a tiempos de Felipe González, con la venta de aviones de transporte y vehículos blindados. Los acuerdos, no obstante, eran puntuales. fue durante el Gobierno de José María Aznar cuando se abrió la puerta a una relación bilateral y comercial estable, que se hizo sólida bajo la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero y se disparó en los años de Mariano Rajoy. Con todo, el contrato más abultado podría firmarse bajo la presidencia de Pedro Sánchez: el de las corbetas y los 1.800 millones de euros.

Navantía, pendiente del contrato con Arabia Saudí

El recorrido de las armas exportadas a Arabia Saudí atraviesa a los Gobiernos tanto del PP como del PSOE, pese a que voces socialistas intenten ahora desligarse de este tipo de acuerdos. 

Antes de explicar este recorrido, conviene recordar que la Secretaría de Estado de Comercio supervisa cualquier venta de armamento. Para que una transacción fructifique, debe de cumplir con una serie de requisitos de seguridad. Desde varias ONG -como Amnistía Internacional, Oxfam Intermón, Greenpeace y Fundipau- se considera que estos controles son demasiado laxos y que falta un seguimiento de las armas: los compradores podrían derivar el material a terceros.

1. Tiempos de González: 139M

Fueron dos ventas puntuales, pero no por eso de menor envergadura. En 1983 se firmó la venta de 140 vehículos blindados BMR-600 por un valor de 62 millones de dólares, y fueron entregados entre 1985 y 1986. Se trata de vehículos que pueden ser adaptados a diferentes modalidades en función de sus propósitos. Se han utilizado en conflictos bélicos de medio planeta.

En 1984 se firmó un segundo contrato para la venta de cuatro aviones de transporte CN-235, resistentes y de uso frecuente, por 100 millones de dólares.

Ambos contratos sumaron 162 millones de dólares (139 millones de euros). Los datos son públicos en el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI), puesto que los informes de la Secretaría de Estado de Comercio no alcanzan aquellos años.

2. La apertura de Aznar: 33M

.

.

Fue en tiempos de José María Aznar cuando Arabia Saudí se convirtió en un aliado comercial estable. En el año 2000 se vendió material de defensa y doble uso por valor de 9,9 millones de euros. Los informes de la Secretaría de Estado no indican de qué armamento se trata.

Más detalles ofrecen las cifras relacionadas con el año 2004 (año en el que Aznar dejó la presidencia; los acuerdos, no obstante, se firmaron en su legislatura). España vendió a los sauditas "munición, disparos y granadas" por valor de 23,3 millones de euros. Un acuerdo que abrió las puertas a una estabilidad comercial bilateral que se prolongó durante los Gobiernos de Zapatero.

3. Zapatero mantiene las relaciones: 34M

Los vendedores de armas encontraron estabilidad en sus exportaciones a Arabia Saudí durante las legislaturas de José Luis Rodríguez Zapatero. En pocas ocasiones se detallan en qué consistieron estas ventas entre 2005 y 2011. Fuentes diplomáticas consultadas por EL ESPAÑOL afirman que hay una continuidad de esa munición, disparos y granadas que ya se vendían en tiempos de Aznar.

En 2005 se registraron ventas por valor de 1,98 millones de euros; 5,85 millones en 2006; 1,87 en 2007; 158.714 euros en 2008; 5,14 millones en 2009; 5,82 en 2010; y 14 millones en 2011. Todas las cifras son públicas por la Secretaría de Estado de Comercio.

4. Rajoy explota la vía saudí: 1.652M

Mariano Rajoy abanderó durante sus años como presidente del Gobierno la recuperación económica tras la crisis. Una recuperación que, en el sector de la venta de armas, va relacionada con un crecimiento explosivo de las exportaciones a Arabia Saudí: 1.652 millones de euros entre 2012 y 2017.

¿En qué se basa este crecimiento? En 2012 se registraron ventas por valor de 21,2 millones de euros a los sauditas, en la línea de lo registrado en tiempos de Zapatero. En 2013 se produjo la explosión: 406,4 millones de euros en dos aviones de reabastecimiento en vuelo, repuestos para aeronaves, revólveres y munición de artillería.

Más aviones de reabastecimiento y de transporte, más material de repuesto, más revólveres y munición, nuevos sistemas de vigilancia y de contramedidas electrónicas. 2014, 2015, 2016 y 2017 fueron un filón: 1.225,19 millones de euros entre los cuatro años.

Rajoy explotó la vía saudí, con la consecuente protesta de organizaciones humanitarias.

5. La incógnita Sánchez

Con todo, Pedro Sánchez puede ser el encargado de refrendar el mayor contrato de venta de armas a Arabia Saudí de todos los tiempos, pese a que las negociaciones se alcanzaron bajo la legislatura de Rajoy. Se trata de cinco corbetas fabricadas en los astilleros de Navantia y que alcanzarían un precio de 1.813 millones de euros.

Se espera que se desbloquee la venta de cinco fragatas del modelo Avante 2200 a Arabia Saudí.

Se espera que se desbloquee la venta de cinco fragatas del modelo Avante 2200 a Arabia Saudí. Navantia

El Gobierno de Sánchez tiene en su mano la cancelación de este contrato. De hecho, su cumplimiento se ha puesto en entredicho después de que Margarita Robles, ministra de Defensa, anunciase la rescisión de otro acuerdo por el que se venderían 400 bombas a los saudíes. 

La protesta de los trabajadores de Navantia y las protestas diplomáticas presentadas desde Riad han cambiado la decisión del Gobierno. Ha sido Borrell el encargado de rectificar a Robles y anunciar que el compromiso de las bombas sigue en pie. De este modo se salvan, al menos por el momento, los más de 1.800 millones que fortalecerán aún más la industria armamentística española, entre las diez más potentes del mundo.