Pedro Sánchez, en una imagen de este jueves en la Moncloa

Pedro Sánchez, en una imagen de este jueves en la Moncloa JUAN MEDINA Thomson Reuters

España TESIS DOCTORAL

Sánchez da por zanjada su peor crisis en Moncloa y no adelantará las elecciones por el ‘caso tesis'

Moncloa cree que puede salir reforzado de esta crisis, culpa a la oposición y a los medios y convoca un gran acto para tomar impulso. 

Entre el hartazgo y el alivio, el equipo del presidente del Gobierno creyó este viernes ver la luz al final del túnel tras su semana más negra en el poder. "Empezamos como empezamos y acabamos mejor", explica uno de sus asesores con cara de circunstancias y claros síntomas de agotamiento.

El desgaste ha sido muy intenso y rápido, pero a falta de nuevos imprevistos, sólo haber seguido a flote es para el Gobierno una prueba de su fortaleza. A pesar de los zarpazos que atribuyen a partes iguales a una oposición sin escrúpulos de Ciudadanos y PP y la voracidad sensacionalista de los medios de comunicación, el Gobierno ha vivido para contarlo.

Sánchez cuelga su tesis en Internet en formato digital

"El presidente del Gobierno está fuerte, firme y además con la constancia, consistencia y la profunda convicción de que todo su caso ha sido para montar ruido, para abatir al Gobierno y que nada tiene que ver con la verdad", dijo este viernes la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá. "El Gobierno está en magnífico estado de salud", insistió a pesar de que ha perdido a dos miembros en cien días.

Ilustración: Tomás Serrano

La pérdida de la inocencia

El Ejecutivo parece haber perdido, ya del todo, la inocencia. En las palabras de Celaá se advertía que, superada la crisis, el Ejecutivo pretende devolver el golpe y utilizar la experiencia para presentarse como una víctima. A los medios pidió una "rectificación" y a Albert Rivera y Pablo Casado que pidan "perdón" a Sánchez. De hecho, el Gobierno ha remitido sendos burofax a ABC, El Mundo y el digital OK Diario en los que pide a estos medios que se retracten de las informaciones publicadas en los últimos días en las que acusan al presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, de plagiar su tesis.

Si España ha asistido al derribo de Carmen Montón como ministra de Sanidad y al intento de tumbar a Sánchez es, en la lógica de Moncloa, porque la derecha "azul" y la "naranja", en palabras de la vicepresidenta Carmen Calvo, no soportan que el Gobierno haya comenzado a dar frutos. Entre ellos, la exhumación de Franco o la reversión de recortes en Sanidad, cuyos decretos ley han pasado el corte en el Congreso gracias a la mayoría lograda por el PSOE. 

La semana comenzó con las informaciones publicadas por eldiario.es sobre el máster de Montón y acabó con una cara nueva en el Consejo de Ministros, la de María Luisa Carcedo, que la sucedió, y la publicación de la tesis doctoral que Pedro Sánchez terminó y presentó en 2012.

La distensión comenzó a hacerse patente el jueves, cuando Sánchez hizo una defensa personal y cerrada de su trayectoria y, lo más importante, anunció que haría completamente accesible su tesis doctoral. 

La convocatoria electoral

El presidente duda aún sobre cuándo convocar las elecciones, pero según fuentes de su entorno la catarsis vivida esta semana no ha hecho sino ahuyentar la posibilidad de cualquier convocatoria inmediata. Este lunes, Sánchez reúne a empresarios y actores sociales en un acto para celebrar sus 100 días en el Gobierno, un acto de carácter promocional donde podría anunciar alguna medida de impacto para precisamente recuperar el pulso. 

Hasta ahora, el presidente consideraba convocar las elecciones en primavera, antes de las europeas. Sánchez lo reconoce ya en privado, como reveló EL ESPAÑOL. En ningún caso Moncloa contempla una llamada a las urnas antes de ese momento. En el PSOE también creen que el momento actual es el peor momento para convocar las elecciones porque serían fruto de la debilidad.

Y esa flaqueza tendría que ver concretamente con la credibilidad del presidente, mientras que al hacerlo si descarrilan los presupuestos la que podría estar en cuestión es la de aquellos culpables de la prórroga de las cuentas públicas que dejó el PP.