David Bonvehí (camisa blanca), el futuro presidente de PDeCAT en la lista de Puigdemont.

David Bonvehí (camisa blanca), el futuro presidente de PDeCAT en la lista de Puigdemont. Efe

España

La lista de consenso de Puigdemont apenas consigue el 65% de los votos del PDeCAT

David Bonheví encabeza la lista que se ha impuesto en la Asamblea Nacional del partido, a pesar del voto de castigo.

La lista encabezada por David Bonvehí para integrar la nueva dirección del PDeCAT se ha impuesto con el 65,27 % de los votos de la Asamblea Nacional del partido, con un significativo voto de castigo, del que se ha beneficiado la candidatura alternativa liderada por David Torrents (28,9 %).

Bonvehí ha presentado esta mañana una lista en la que él figuraba como candidato a la presidencia, Míriam Nogueras como vicepresidenta del partido y con otros 28 nombres que integraban a diferentes sectores del partido.

Con el beneplácito del expresidente catalán Carles Puigdemont, Bonvehí ha podido confeccionar una candidatura con menor peso del sector crítico del que se esperaba -de hecho no pueden figurar en la dirección los consellers Miquel Buch y Damià Calvet, al haber rechazado el plenario de la asamblea una enmienda que relajaba el régimen de incompatibilidades- y con numerosa presencia de colaboradores de Pascal.

De entrada, por detrás de los candidatos a la presidencia y a la vicepresidencia, la lista la encabezan tres estrechos colaboradores de Pascal en la dirección ejecutiva saliente: Ferran Bel, Montserrat Candini y Maria Senserrich.

Con todo a favor para imponerse en la votación, incluido el aval de Carles Puigdemont, la candidatura de Bonvehí ha obtenido aproximadamente dos tercios de los votos, mientras que la lista de Torrents, jefe del partido en Badalona (Barcelona), presentada a última hora y por sorpresa, ha cosechado un significativo 28,9%.

La lista de Torrents criticaba el desarrollo de la asamblea y los "pactos de despacho" que se han fraguado en las últimas horas, y denunciaba el hecho de que hubiese que votar listas cerradas y bloqueadas a la dirección, en lugar de listas abiertas.

Paralelamente, la comisión delegada que deberá encargarse de pilotar la integración del PDeCAT en la Crida Nacional per la República, impulsada por Carles Puigdemont, y que estará formada por los tres exconsellers presos -Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn- y el extitular de Cultura Lluís Puig, en Bélgica, ha sido avalada por el 93,9% de los votos.

Puigdemont: "Hemos hechos lo que tocaba"

Por su parte, el expresidente catalán y líder de JxCat, Carles Puigdemont, ha celebrado hoy que el PDeCAT haya apostado, en la asamblea que termina hoy, por sumarse a su proyecto de la Crida Nacional por la República: "Hemos hecho lo que tocaba y lo que mucha gente esperaba".

Puigdemont ha intervenido hoy a través de un vídeo grabado en Alemania proyectado en la clausura de la Asamblea del PDeCAT, que culmina con una dirección renovada sin la presencia de la hasta hoy coordinadora Marta Pascal, vetada por el propio expresidente catalán.

Puigdemont ha deseado suerte a la nueva dirección presidida por David Bonvehí y ha agradecido a Pascal "la dedicación para que el partido haya funcionado y por superar las adversidades", y ha añadido: "Sé que no ha sido fácil".

El expresidente catalán ha subrayado que una de las contribuciones que hizo en su momento CDC y ahora el PDeCAT es tomar "decisiones que son determinantes para el progreso del país".

Y en este sentido ha considerado que en esta asamblea, en la que ha participado con el voto delegado al diputado Albert Batet, "hemos hecho lo que tocaba y lo que mucha gente esperaba" al apostar claramente por sumarse a la Crida.

En este sentido, ha agradecido "la respuesta positiva a la Crida Nacional" por parte del PDeCAT, un movimiento impulsado por él mismo, el diputado de JxCat encarcelado Jordi Sànchez y el presidente catalán, Quim Torra, que "va en la línea" de lo que a su juicio el soberanismo reclama.

"Sabemos que la gente pide a los responsables políticos que actúen con la máxima unidad posible y, si bien los espacios ideológicos deben seguir existiendo y se deben expresar, tenemos que hacer también de la defensa colectiva una prioridad", ha añadido.

Ha augurado que "nada será sencillo" porque existen "dificultades", aunque ha ironizado que "aquellos que nos querían liquidados ahora confiesan que nos quieren reconquistar, que es una forma de admitir que no nos han podido reconquistar".

Así se ha referido Puigdemont al discurso pronunciado ayer por el nuevo presidente del PP, Pablo Casado