Detención practicada por la Policía contra los Vor v Zakone.

Detención practicada por la Policía contra los Vor v Zakone.

España

Vor v Zakone, la mafia soviética afincada en España que amaña partidos, trafica y extorsiona

Se dedicaban a tantas actividades criminales como beneficio pudieran obtener de ellas. Amañaban partidos para sacar rédito de las apuestas deportivas, robaban joyas, extorsionaban, traficaban con drogas... Se caracterizaban por la violencia de sus actuaciones. Estaban fuertemente armados y constituían uno de los grupos criminales más peligrosos de Europa. Son los Vor v Zakone, también conocidos como Ladrones de Ley, procedentes de la antigua Unión Soviética y con profundas raíces en España. Al menos, así era hasta el golpe practicado por la Policía Nacional y los Mossos d'Esquadra en una investigación en colaboración con Europol e Interpol que se ha saldado con la detención de 132 personas y 74 inmuebles registrados.

"La investigación se inició en 2016", indica el comisario Marcos Frías, de la Policía Nacional. "Es una de las operaciones más relevantes contra este tipo de grupos. Dada la incidencia delictiva en diversos campos, podía aparentar que eran células desconectadas, pero esta operación culmina la trazabilidad de todo el trabajo que mantenían". Frías ha destacado la coordinación de los diferentes grupos que componían esta mafia, enmarcadas dentro de la estructura desarticulada.

Antonio Rodríguez, intendente de los Mossos d'Esquadra, apunta que las pesquisas arrancaron tras conocer los movimientos de un grupo de armenios en 2012 que operaba en Lloret de Mar, relacionado con varios crímenes y asesinatos. Uno de los hitos data de principios de 2016, cuando se encontraron los cuerpos de dos ciudadanos georgianos en Terrasa (Barcelona).

Desarticulación Vor v Zakone

En esta fase, la Policia Nacional y los Mossos aunaron esfuerzos para descubrir que tras estos crímenes se encontraban los Vor v Zakone, una red mafiosa que aunaba a células criminales aparentemente independientes. En realidad, los grupos estaban coordinados y rendían cuentas a los líderes de la organización; relaciones no siempre amistosas, en ocasiones marcadas por las guerras internas y la planificación de asesinatos entre ellos.

La actividad de todos ellos giraba en torno a una caja común en la que depositaban un porcentaje de sus ingresos; dinero que se empleaba en los fines comunes de los Vor v Zakone. Sus tentáculos se extendían por toda España, si bien tenían la mayoría sus bases en el Levante.

Pedro Felicio, de Europol, destaca la radicalidad de los Vor v Zakone, uno de los grupos criminales más complejos y peligrosos de entre los 5.000 mafias detectadas por el cuerpo policial en Europa. Los Vor v Zakone tienen su origen en los países que componían la antigua Unión Soviética. "Estructuras secretas con una fuerte jerarquía y con la violencia como el medio para alcanzar sus objetivos", considera Felicio.

Amaños deportivos, extorsión...

La fuerza de los Vor v Zakone alcanzaba multitud de campos: manipulaban resultados deportivos mediante el soborno de deportistas, amañando encuentros deportivos de baloncesto de Azerbayan, partidos de voley playa en Rusia o encuentros de tenis de encuentros inferiores; habían constituido una red de distribución ilegal de tabaco elaborado en Ucrania y Polonia; robaban joyas y fundían el oro para fabricar lingotes en laboratorios clandestinos; traficaban con drogas...

"Es el grupo más peligroso que tenemos en Europa", asegura Felicio, de Europol. El golpe en España se ha saldado con 132 detenciones y 74 registros en Madrid, Barcelona, Valencia, Alicante, Albacete, Murcia, Girona y Granada. Los agentes intervinieron 100.000 euros en efectivo, nueve armas de fuego con munición, chalecos antibalas, sistemas para la inhibición de comunicaciones... 

"Tenían tanto poder que intentaban colocar a gente en consulados para tener más influencia", añade el comisario Marcos Frías, de la Policía. Los investigadores también expresan sus sospechas de que pudieron aproximarse a estamentos judiciales y policiales para corromperlos.