Cuadro de los miembros de Ciudadanos que forman el equipo 'presidenciable' y su área de

Cuadro de los miembros de Ciudadanos que forman el equipo 'presidenciable' y su área de

España EL GABINETE EN LA SOMBRA DE ALBERT RIVERA

Cs dará proyección a su ‘shadow cabinet’ para consolidarse como alternativa de Gobierno

Nueve hombres y cuatro mujeres conforman el equipo encargado de 'marcar' a los ministros / "Los ciudadanos tienen que saber que ya estamos preparados".

En la cúpula de Cs gana peso la idea de que ha llegado el momento de proyectar ante la opinión pública su shadow cabinet, el gobierno en la sombra de Albert Rivera. Dos miembros destacados de este gabinete coinciden en la conveniencia de hacerse “más visibles” para que los españoles pongan cara, nombre y funciones a cada una de las personas destinadas a ocupar carteras en un eventual primer Ejecutivo de Albert Rivera. El objetivo: consolidar la idea de que “somos la alternativa a Rajoy, como reflejan los sondeos, y ya estamos preparados para coger las riendas del país”.

El presidente de CS se reúne cada quince días aproximadamente con una dirección ampliada de su grupo parlamentario para “coordinar la estrategia a seguir frente al Gobierno”, según explica uno de los integrantes. El equipo es muy grande, pero en él tienen protagonismo una docena de hombres y mujeres destinados a marcar de cerca a cada uno de los miembros del Gobierno de Mariano Rajoy. “Estas reuniones son importantes porque nos ayudan a todos a tener una visión global de la agenda política, que de otro modo no tendríamos”, comenta a EL ESPAÑOL otro miembro.

¿Un gran acto de presentación?

Aún no se ha decidido la estrategia a seguir para promocionar el shadow cabinet naranja ni el momento de hacerlo, aunque hay quien piensa en la oportunidad que supondría “montar un gran acto”. Rivera tendrá la última palabra porque algunos de sus miembros prefieren seguir trabajando con discreción, según las fuentes consultadas, porque entienden que anticiparse y sobreexponerse puede generar recelos, complicar su interacción con los distintos Ministerios y, además, perjudicar su función fiscalizadora. Algunas fuentes prefieren que ni siquiera se les llame gobierno en la sombra, por más que entre ellos sí se reconocen así “en privado”.

Quienes defienden que ha llegado el momento de “salir a la luz” apuntan razones políticas, tácticas y estratégico-electorales. Por lo que refiere a las razones políticas, es probable que el deterioro progresivo de las relaciones con el PP y la complicación del ‘procés’ acaben convirtiendo a Cs en el objetivo a batir por el resto de partidos. “Salir a la luz” demostraría que hay un equipo fuerte y cohesionado al que atacan, precisamente, por ser el competidor más fuerte.

En cuanto a los motivos tácticos, se trataría de aprovechar su crecimiento en las encuestas para seguir marcando la agenda y generando atención. En lo electoral, “sacar el shadow cabinet -dicen- nos ayudaría a dejar sin argumentos a quienes dicen que Cs es sólo una marca sin más banquillo que un puñado de aficionados sin experiencia”. Además, poner en valor a sus doce integrantes sería una maniobra de marketing político que ayudaría a tirar de las siglas de cara a las municipales, una cita en la que Cs parte con desventaja por su falta de implantación.

Nueve hombres y cuatro mujeres

Los integrantes de este gobierno en la sombra han establecido interlocución directa con los ministros y secretarios de Estado. El shadow cabinet de Cs está compuesto por nueve hombres y cuatro mujeres, la edad media de sus miembros es de cuarenta y pocos años, y la presencia de políticos de origen catalán es notable. Albert Rivera está lógicamente al frente del equipo; Inés Arrimadas y José Manuel Villegas ostentan la vicepresidencia y el área de Presidencia respectivamente.

Juan Carlos Girauta sigue de cerca la gestión del Ministerio de Defensa, Miguel Gutiérrez se encarga de Interior y el vicepresidente de la Mesa del Parlament de Cataluña, José María Espejo-Saavedra, lleva Justicia.

Toni Roldán -pupilo de Luis Garicano- se encarga de economía; Francisco de la Torre de hacienda y Fernando Navarro de Fomento. La joven diputada canaria Melisa Rodríguez fiscaliza la gestión del Ministerio de Industria y Energía, la escritora Marta Rivera de la Cruz lleva el área de cultura, y la alicantina Marta Martín el de educación. El ministro en la sombra de sanidad en Cs es el diputado Francisco Igea.

Los currículos de este elenco de jóvenes políticos se pueden ver en la web de Cs, donde también hay otros destacados militantes llamados a ejercer responsabilidades distintas en un hipotético Gobierno de Cs. 

Está por ver cuándo y cómo decide Albert Rivera proyectar a su gabinete. Todo dependerá de la evolución de un escenario político en proceso de combustión ante una campaña que se adivina larga y dura. El debate está abierto dentro de Cs, donde hay quien subraya, como argumento de peso para saltar a la arena, lo bien que le fue a Aznar en el 93 cuando, siendo jefe de la oposición no sólo hizo suya esta fórmula clásica en la política anglosajona, sino que la puso en valor y le dio proyección.