Rajoy e Iglesias en una imagen de archivo.

Rajoy e Iglesias en una imagen de archivo. Efe

España CIS

Más de la mitad de los españoles nunca votará a PP ni a Podemos, según el CIS

El PSOE y Ciudadanos son más transversales que los partidos que lideran Rajoy e Iglesias. 

Más de la mitad de los españoles nunca votará al Partido Popular ni a Podemos. Estos dos partidos políticos son los que generan más rechazo entre los ciudadanos, según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS)El PSOE y Ciudadanos son más transversales que los partidos que lideran Mariano Rajoy y Pablo Iglesias.

El PP ganaría las elecciones pero Ciudadanos le pisa los talones

La encuesta del CIS no solo ofrece intención de voto y valoración de líderes. Hay mucha letra pequeña en el barómetro. Por ejemplo, el organismo público pregunta a los españoles por las probabilidades de que en algún momento puedan votar o no a cada uno de los partidos. Los resultados a esta cuestión son reveladores. 

Porque hasta el 55,1% de los ciudadanos afirma que nunca votaría al Partido Popular. La formación que preside Rajoy es la que suscita mayor rechazo. Pero le sigue, muy de cerca, Podemos. Hasta el 54,9% de los españoles asegura que jamás votaría al partido que encabeza Pablo Iglesias. En tercer lugar, el 51,7% jamás apoyaría a Izquierda Unida. 

El PSOE, el más tranversal

Estos porcentajes, tan altos en los casos de PP y Podemos, se reducen bastante en el caso de los otros dos grandes partidos, PSOE y Ciudanos. El 41,5% de los españoles dice que nunca votaría al partido presidido por Albert Rivera. Y el 38,3% asegura que no respaldaría bajo ningún concepto a la formación que lidera Pedro Sánchez

Así las cosas, el Partido Socialista aparece como la opción más transversal entre los grandes partidos. Es el que menos rechazo suscita y al que más españoles podrían llegar a votar en algún momento. Ciudadanos se mueve en una cifra similar. Unos datos que evidencian la polarización de la política española. Los ciudadanos ubican a PP y Podemos en los extremos ideológicos a los que nunca apoyarían.