Errejón e Iglesias en una imagen de archivo.

Errejón e Iglesias en una imagen de archivo. Efe

España MADRID

Por qué la campaña de Errejón en Madrid no tendrá el estilo de Iglesias

La relación con el PSOE o el estilo del discurso del candidato en Madrid serán distintos a los del secretario general. 

Que Pablo Iglesias e Íñigo Errejón representan y lideran dos almas de Podemos es evidente. Sus estilos, sus discursos y sus equipos son distintos. Sus tesis son similares, pero con matices. Sus relaciones con los oponentes tampoco son exactamente idénticas. Su modelo de partido también es diferente, pero en Vistalegre 2 el secretario general se impuso con claridad y al exnúmero dos le tocó apartarse de la primera línea.

Tras una tormentosa polémica avivada además por los planes golpistas de Carolina Bescansa, hubo armisticio entre pablistas y errejonistas. Y ahora el secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político tiene su oportunidad para desplegar su apuesta política en la Comunidad de Madrid. 

Iglesias presenta a Errejón como candidato a la Comunidad de Madrid

El equipo 

Lo primero que ha hecho Errejón como candidato a las primarias de Podemos en la Comunidad de Madrid es presentar a su equipo. Y, por supuesto, para este envite el exnúmero dos recupera a los errejoners -así se les llama en el partido- que en su día estaban junto a él en la Secretaría Política. La exdirigente de Igualdad Clara Serra o el exresponsable de Discurso Jorge Moruno recuperan protagonismo junto a su amigo y mentor. 

La transversalidad

Quizás la principal diferencia entre Iglesias y Errejón radica en la ya célebre transversalidad. El candidato en las primarias de la Comunidad defiende este concepto, unido a las tesis populistas que él desarrolló para la "hipótesis Podemos". En román paladino, Errejón arrumbará el discurso más a la izquierda o más radical para intentar convencer a más "sectores populares". La simbología o las viejas batallas que están en la tradición de la izquierda no estarán entre las prioridades de Errejón.  

La relación con el PSOE 

Esta diferencia está unida a la anterior. Iglesias ha puesto en marcha un discurso más a la izquierda. Errejón, como se ha dicho, está en tesis transversales. El objetivo compartido de los dos, como de todos en Podemos y nunca disimulado, es sustituir a los socialistas como fuerza hegemónica de la izquierda. Pero lo que es diferente en ambos es cómo relacionarse con el PSOE. Iglesias es mucho más duro que Errejón, proclive a tender la mano con un nuevo concepto: la "competencia virtuosa" en la izquierda. La dirección de Podemos señala al "bloque monárquico" englobando a PP, PSOE y Ciudadanos, mientras Errejón saca a los socialistas de esa ecuación. 

Los mensajes en positivo

Al secretario general de Podemos siempre se le acusa, justa o injustamente, de estar demasiado crispado y de utilizar un discurso demasiado altisonante. Ahí está, para el recuerdo, aquello de la "cal viva" del PSOE. Su exnúmero dos y hoy aspirante en las primarias de Madrid, en cambio, apuesta por lanzar siempre mensajes en positivo. Sus críticas son más reposadas y sus ataques más tibios. Dos estilos muy distintos para seducir a los electores. 

La relación con los socios

Como consecuencia de todo lo anterior, las relaciones con los socios electorales serán necesariamente diferentes en la Comunidad de Madrid de lo que son a nivel nacional. En especial, está por ver qué pasa con Izquierda Unida. La formación liderada por Alberto Garzón siempre ha estado lejos de los postulados de Errejón. Este último no quería un alianza para las elecciones generales de junio de 2016, sin ir más lejos. Parece obvio que, una vez que se convierta en candidato oficialmente, Errejón tendrá que contar con IU en su candidatura. Mucho habrá que negociar para ver cómo es ese pacto.