España

Detenido en Málaga por financiar a su mujer, una de las yihadistas más buscadas de Europa

Ella, que amenazaba con atacar en España, viajó a Turquía dos veces para reunirse con un mando intermedio del grupo terrorista.

La Policía Nacional ha detenido este lunes en Málaga a un hombre de origen marroquí, de 35 años, por presunta financiación de terrorismo. El dinero, enviado en varios pagos, iba dirigido a su esposa, con la función de viajar a Siria.

Su mujer, de 35 años, es una de las terroristas más buscadas y peligrosas de Europa. Su primer viaje lo realizó en febrero de 2016, deteniéndose en Turquía aunque Grecia era el destino original. Allí se mantuvo gracias a pagos de su marido, que llegó a enviar durante ese periodo hasta 3.000 euros. Junto a ella estaba un palestino de 25 años, mando intermedio del aparato logístico del Estado Islámico, al que había conocido por internet.

El marido, residente en España, conocía la relación entre su mujer y el hombre palestino, ya que ella le había enviado dinero para financiar sus viajes, que provenían del sueldo del detenido.

Detenido por financiar el viaje a Siria de su exesposa, una peligrosa yihadista

La relación sentimental del matrimonio estuvo interrumpida desde febrero a junio de 2016, periodo en el que le enviaba en torno a 700 euros al mes.

Ya en julio ella regresó a Málaga para volver a marcharse en noviembre. Fue entonces cuando se dispuso a viajar a Turquía por tierra, intentando borrar su rastro. Pasó por Francia e Italia, donde había quedado con el integrante del Estado Islámico. A él le llamaba "marido" en las redes sociales.

El detenido en Málaga siguió enviando dinero (hasta 6.000 euros) para que ellos viajaran a Grecia, Turquía (Hatay), en un área limítrofe con Siria en territorios controlados por el EI.

Él conocía la actividad delictiva de su mujer, según la información del Ministerio del Interior, y la ocultó a las autoridades. La mujer llegó incluso a participar en combate, algo reservado para las mujeres más activas y peligrosas. También participó en actividades de captación de mujeres. Además, aludía insistentemente a atentar en España. La Policía Nacional interpuso entonces órdenes de detención internacional.

En la operación, en colaboración con el CNI y Europol, se han producido dos registros, siendo uno de ellos domiciliario.