Zapatero y Maduro en uno de sus encuentros en Caracas.

Zapatero y Maduro en uno de sus encuentros en Caracas. Efe

España CRISIS ESPAÑA-VENEZUELA

El Gobierno cree que la expulsión del embajador español en Caracas refleja el fracaso de Zapatero

Dastis informará al Consejo de Ministros este viernes de que también expulsará de España al embajador venezolano. 

El Gobierno no responderá a la expulsión del embajador en Venezuela con una escalada de tensión diplomática. El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, informará este viernes al Consejo de Ministros que responderá con la misma moneda: la expulsión del embajador venezolano en Madrid. España no se plantea otros escenarios ni una sobreactuación diplomática. En el Ejecutivo consideran, además, que lo ocurrido este jueves evidencia el fracaso de la mediación que ejerce José Luis Rodríguez Zapatero entre el régimen de Nicolás Maduro y la oposición venezolana

“El Gobierno tomará medidas de reciprocidad, proporcionadas como hemos intentado siempre”, dijo Dastis en Davos, donde recibió la noticia casi al mismo tiempo que participaba en un foro sobre Venezuela. “Seguiremos apoyando el diálogo en Venezuela, pero naturalmente somos escépticos”.

La debilidad de Maduro

Exteriores enmarca lo ocurrido en la convocatoria de elecciones presidenciales venezolanas para antes del 30 de abril y considera este episodio como una prueba más de la debilidad de Maduro. El propio Dastis hurgó en esa herida al asegurar en sus declaraciones que la cancillería venezolano pinta una situación idílica del país sudamericano que no se corresponde con la realidad. Sobre las sanciones de la Unión Europea a los altos funcionarios venezolanos, uno de los motivos de la expulsión, recordó que se adoptaron por unanimidad de los 28. Las sanciones europeas a estos funcionarios son reversibles.

Sin embargo, el movimiento de Maduro sí ha provocado un cierto malestar con José Luis Rodríguez Zapatero, al que fuentes diplomáticas ven desautorizado. El embajador español ha sido expulsado mientras el expresidente del Gobierno de España está supuestamente ejerciendo de mediador entre Maduro y la oposición. ¿Para qué sirven esas gestiones?, se preguntan en el Ejecutivo presidido por Mariano Rajoy

Zapatero y su papel menguante

El papel de Zapatero se vio muy mermado por la creación de la Asamblea Constituyente, con la que Maduro anuló la Asamblea Nacional que controlaba la oposición. La constituyente es la que ha convocado elecciones presidenciales para antes del 30 de abril. Zapatero consiguió en verano la excarcelación de Leopoldo López, que pasó a arresto domiciliario y volvió a la mesa de diálogo con Maduro.

Pero en los últimos meses el ex presidente no ha conseguido avances sustanciales. Las protestas se han apagado, la oposición está muy dividida sobre si mantener el diálogo y Maduro ha seguido campando a sus anchas. Ahora pretende celebrar elecciones presidenciales en primavera. Y, en ese marco, expulsa al embajador de España en Caracas, Jesús Silva Fernández

"Persona non grata"

La excusa del régimen venezolano para expulsar a Silva Fernández es que el Gobierno español habría incurrido en "continuas agresiones y recurrentes actos de injerencia" en los asuntos internos de Venezuela. Por ello, el Gobierno Bolivariano de Venezuela ha decidido declarar persona No Grata al Embajador del Reino de España, Jesús Silva Fernández", según reza el comunicado publicado por el canciller venezolano, Jorge Arreaza

Aunque en casos como éste la persona declarada non grata debe abandonar el país, el comunicado emitido por Caracas no ordena expresamente la expulsión del embajador Silva ni fija plazos en este sentido. El Ejecutivo bolivariano expresa "su categórico rechazo" a unas declaraciones de Rajoy tildando de "muy merecidas" las sanciones aprobadas esta semana por la Unión Europea (UE) contra siete altos funcionarios venezolanos. 

El comunicado del canciller señala también a España como "uno de los países más desiguales de Europa" y celebra que los venezolanos "afortunadamente no tienen que sufrir las secuelas" de las políticas de Estado aplicadas por Rajoy.

España esperará a conocer el plazo que Venezuela da al embajador español para salir del país. La intención del Gobierno es conceder ese mismo plazo al embajador venezolano en Madrid para abandonar España.