Una mujer, en la manifestación en Oviedo, en un cartel contra la violencia machista.

Una mujer, en la manifestación en Oviedo, en un cartel contra la violencia machista. Reuters

España

La protesta contra la violencia machista en Madrid lanza un mensaje a 'la Manada': "Yo sí te creo"

A gritos de "sí te creo" en apoyo a la joven que ha denunciado la violación en grupo en San Fermín, centenares de personas abarrotan el centro de Madrid para protestar contra una lacra que ha matado ya a 50 mujeres en España en lo que va de año.

El primer grito de la manifestación contra la violencia de género en Madrid ha querido ser un canto de solidaridad hacia la víctima que ha denunciado la violación en grupo durante las fiestas de San Fermín.

"Yo sí te creo", gritaban miles de personas que se han reunido en la plaza de la Villa para pintar de color morado todo el centro de Madrid.

No ha sido el único lema. A lo largo del camino, los asistentes han gritado "No es no", "Nos están asesinando" y "No son muertos son asesinatos".

En la cabecera de la manifestación se puede ver a jóvenes que comparten su protesta con mujeres cerca de los 90 años. Además, muchos hombres han querido apoyar esta lucha contra la lacra social.

Y es que los datos son desoladores: en 2017, 50 mujeres fueron asesinadas, también asesinaron a ocho niños con el único objetivo de hacer daño a sus madres. 917 mujeres fueron asesinadas entre 2003 y 2017. Solo en 14 años, el machismo se ha cobrado más víctimas que ETA.

Además, la manifestación quiere reclamar el espacio de la mujer en una sociedad igualitaria. "Mientras una sola deba elegir entre llegar más alto en la vida o parir no me habléis de igualdad", reclama una de las pancartas en referencia al techo de cristal laboral que sufren las mujeres o a las desigualdades en cualquier espacio de trabajo.

Los manifestantes denuncian situaciones como que las mujeres trabajen gratis desde noviembre hasta final de año por la brecha salarial que hay respecto a los hombres.

También se han escuchado lemas como "machista el que no bote" y la concentración se ha roto en saltos. Hombres, niños, abuelos y mujeres, muchas mujeres, han llenado la calle Mayor de Madrid para recordar que la violencia de género no sólo son los asesinatos.

Varios colectivos de mujeres preparan un manifiesto que se leerá al llegar a la Puerta del Sol. Entre los participantes en esta protesta contra la violencia de género se encuentran diputados del grupo socialista.

La protesta de Madrid es el último acto de los que se han celebrado en toda España, con protestas convocadas desde Granada, Oviedo o Barcelona. Se espera también que se la más multitudinaria.

Vista general de la manifestación en Sol

Vista general de la manifestación en Sol Efe

Lectura de un manifiesto en Sol

La manifestación tenía como objetivo la plaza del Sol de Madrid donde los diversos colectivos feministas leerían un manifiesto que comenzó enumerando los nombres de cada una de las 50 mujeres asesinadas este año en España a manos de sus parejas o ex parejas.

El homenaje a las víctimas y a sus familias quiso poner en valor su recuerdo para “acometer el trabajo pendiente para acabar con la violencia que sufrimos las mujeres en todo el mundo”. Los colectivos afirmaron que el “terrorismo machista” no entiende de escenarios ni de tipos de mujeres sino que es una lacra que se extiende por todo el mundo basada en una “sociedad patriarcal”.

Asimismo afirmaron que “el Estado está obligado a dar protección y seguridad a toda la ciudadanía y toda la ciudadanía somos las mujeres. No están funcionando las medidas de protección”. Pidieron que se aumentase la protección a las víctimas pero también los “castigos de los agresores”.

"Si ella dice no, es violación"

Pusieron como ejemplo el caso de Juana Rivas, un caso que para los colectivos representa la nula comprensión de la Justicia con las mujeres. También aludieron al caso de la supuesta violación de la manada, reclamando que no quede impune el caso y afirmando que “si ella dice no, es violación”.

El manifiesto incidió en la necesidad de dotar económicamente las políticas contra la violencia de género: “Dinero, no sólo discursos y golpes de pecho”, sentenciaron. Asimismo exigieron que el “pacto de Estado contra la violencia de género involucre a todos los agentes sociales en la prevención y erradicación” de las agresiones, para que los esfuerzos de los colectivos se reflejen en políticas efectivas.

Y es que los datos son desoladores: en 2017 50 mujeres fueron asesinadas, también asesinaron a ocho niños con el único objetivo de hacer daño a sus madres. 917 mujeres fueron asesinadas entre 2003 y 2017. Sólo en 14 años el machismo se ha cobrado más víctimas que ETA.

Pese a las desoladoras cifras la sociedad parece no reaccionar y sigue viendo el machismo como algo normal. Actualmente uno de cada cuatro jóvenes justifica la violencia de género y más del 20% cree que es un comportamiento “normal” en el seno de la pareja, según el Barómetro 2017 del ProyectoScopio del Centro Reina Sofía. ¿La solución? Los expertos y la calle coinciden: educación basada en el respeto y más control sobre los agresores.