Puigdemont, en un acto en Bruselas.

Puigdemont, en un acto en Bruselas. Efe

España ELECCIONES CATALANAS

Puigdemont renuncia al sueldo de expresident para no tener que acatar el 155

No percibirá los 111.668 euros anuales durante cuatro años que fija la normativa, ni tendrá los asistentes, despacho y chófer que le corresponderían. 

Barcelona

El expresident de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha decidido renunciar al sueldo, escolta, despacho y asistente a los que tiene derecho como ex jefe del Ejecutivo catalán, según han informado fuentes cercanas al líder independentista en Bruselas. 

Puigdemont se reivindica como "presidente legítimo" de la Generalitat y por eso no va a aceptar los 111.668 euros al año que, durante cuatro ejercicios, les reserva el Estatuto de expresidents. Como informó EL ESPAÑOL a finales de octubre, Puigdemont tendría que firmar un escrito en el que solicita esa compensación tras dejar el cargo, pero al hacerlo estaría asumiendo su cese, decidido por el Consejo de Ministros en aplicación del artículo 155 de la Constitución. 

Esta semana, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, dictó una instrucción por la que abría un plazo de 10 días para que Puigdemont reclamase su pensión e indirectamente acatase la legalidad. 

El expresident, que sólo ha ejercido el cargo 22 meses, tiene derecho, como los demás expresidentes, a percibir un sueldo durante cuatro años equivalente al 80% de lo que cobraba en el cargo

Según el estatuto de los exvicepresidentes, una ley autonómica catalana, éstos tienen también derecho al "sostenimiento de una oficina", con despacho, asistentes y escolta. Cuando entren en edad de jubilación, también tienen derecho a una pensión vitalicia equivalente a un 60% de su sueldo. 

Pero Puigdemont no piensa en eso sino en cómo volver al Palau de la Generalitat, sede de la presidencia autonómica, y por eso encabezará la candidatura de Junts per Catalunya. 

Otros consellers de su partido sí han acatado el 155 para intentar salir de la prisión. Es el caso de Jordi Turull, Joaquim Forn y Josep Rull. El exvicepresident Oriol Junqueras se resiste a ello.