Carmelo Ezpeleta, en rueda de prensa.

Carmelo Ezpeleta, en rueda de prensa. Efe

España TRIBUNALES

El 'patrón' del mundial de motos será investigado por el Gran Premio de Jerez

La Audiencia de Cádiz rechaza los recursos de Carmelo Ezpeleta y pide que se abran diligencias por la carrera de 2012.

Daniel Montero Alejandro Requeijo

La Justicia ha decidido que el empresario Carmelo Ezpeleta, el hombre que controla el negocio del campeonato mundial de motociclismo, sea investigado por presuntas irregularidades en la concesión del Gran Premio de Jerez en 2012. En un auto emitido el pasado 7 de noviembre y al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, la Audiencia Provincial de Cádiz rechaza los recursos presentados por Ezpeleta tras la presentación de una querella en su contra en diciembre de 2016. Ahora, la Justicia desestima su apelación para impedir que se pusiera en marcha la investigación, y le condena en costas.

La denuncia en cuestión fue presentada el año pasado por el sindicato Manos Limpias y se refiere a presuntas irregularidades relacionadas con la mercantil Circuito de Jerez SA (Cirjesa), cuyas acciones son de titularidad municipal. Una de las cuatro piezas abiertas tras la querella investiga la concesión en 2012 del Gran Premio de Jerez por medio de una mercantil llamada Velocidad Circuito de Jerez SL, firma vinculada al propio director del circuito.

Como norma general, era siempre la sociedad que controla el circuito de motociclismo, Dorna Sports SL, la que firmaba el contrato promotor del gran premio. Sin embargo ese año la empresa concesionaria cambió. Y lo hizo en beneficio de una sociedad que, según los escritos del fiscal, comparte dirección con Gestión Circuito de Jerez, “siendo el único accionista José Ramón García, quien también había sido consejero delegado” de esa misma empresa.

Una denuncia de Manos Limpias

En 2011, Dorna y Velocidad Circuito de Jerez firmaron un contrato de arrendamiento, un acuerdo por el que la segunda pagó un canon de dos millones de euros. A su vez, y según los documentos judiciales, ambas empresas “celebraron un contrato de reparto de beneficios del evento del 70-30, pero dado que se dieron pérdidas, nada se abonó a Dorna Sports”.

Pese a que la cúpula del sindicato denunciante fue encausada por la Justicia en abril de 2016 en la llamada operación Nelson, la documentación presentada en la querella llamó la atención de la Fiscalía. A su juicio, algunas cosas no cuadraban, como el abono de los dos millones de euros cuando, según la defensa del propio Ezpeleta, el pago fue solo de 700.000 euros.

“En suma, si bien no se puede determinar como señala la parte apelada y niega el apelante, que el señor Ezpeleta abonara el importe de dos millones de euros, sí existen indicios de la participación de Dorna Sports SL en la adjudicación, y por tanto es procedente investigar los hechos y practicar diligencias para el esclarecimiento de los mismos”, concluyen los tres jueces de la Sección 8 de la Audiencia Provincial de Cádiz, con sede en Jerez.

Una investigación "procedente"

Antes, Ezpeleta negó cualquier responsabilidad en la operación alegando que en su puesto como consejero delegado de Dorna Sports -la empresa que organiza el campeonato mundial de motociclismo-, el único año que la compañía no pagó directamente a Cirjesa fue en 2012, ya que se declaró en concurso de acreedores y los administradores concursales no admitieron “la firma de un contrato para la celebración del premio en mayo de 2012”. Según la defensa de Ezpeleta, “la solución para no perder el premio fue que Dorna Sports otorgara los derechos del contrato a Velocidad Circuito de Jerez”.

Esos argumentos no han convencido a los jueces de la Audiencia Provincial, que en su escrito ven “procedente ante los hechos denunciados y los indicios existentes  “admitir la querella a trámite y desestimar el recurso de apelación”.