Oriol Junqueras a su llegada a la Audiencia Nacional, este jueves.

Oriol Junqueras a su llegada a la Audiencia Nacional, este jueves. Efe

España CATALUÑA

Junqueras prepara desde prisión su propia coalición sin Puigdemont

Aspira a sumar a Demócratas (democristianos independentistas) y a los descontentos con PSC y Podem. La inesperada disponibilidad de Puigdemont podría alterar sus planes.

Barcelona

La cuenta atrás avanza a toda velocidad y los caminos de Esquerra Republicana y PDeCAT transcurren por separado hacia las elecciones del 21 de diciembre. Convocadas por Mariano Rajoy al amparo del artículo 155 y aceptadas ya por todos los partidos, salvo la CUP (que aún no ha decidido si concurrirá), los comicios han obligado a los partidos a acelerar en la conformación de listas electorales.

En los últimos días, los contactos entre ERC y PDeCAT se han multiplicado para explorar las posibilidades de reedición de la coalición Junts pel Sí, que en 2015 logró 62 diputados. El plazo para presentar una coalición electoral concluye este martes 7 de noviembre. Pero las condiciones que ERC reclama a PDeCAT son inasumibles, según fuentes de la antigua Convergència, ya que en la negociación se aprovechan de la debilidad del partido de Artur Mas y Carles Puigdemont en las encuestas. La de SocioMétrica para EL ESPAÑOL, la más reciente de cuantas se han publicado, sitúa al PDeCAT en cuarta posición en caso de presentarse en solitario, con 13 escaños frente a los 48 de ERC.

Entre las exigencias de ERC estaría copar hasta siete de cada 10 puestos de salida, con Junqueras, en este momento en prisión preventiva, como cabeza de lista, según fuentes del partido conservador. Sin embargo, el anuncio de Puigdemont de que estaría "dispuesto" a ser candidato incluso desde el extranjero podría alterar ese escenario.

Junqueras ya ha pedido concurrir por separado

El propio Junqueras, en un artículo publicado en el diario ARA este jueves y que estaba escrito por si entraba en prisión, pidió a los partidos independentistas presentarse por separado, aunque se pactasen algunos puntos relativos a la situación actual, algo con lo que está de acuerdo Catalunya en Comú, el partido de Ada Colau. "Que cada partido se esfuerce en hacer el mejor resultado posible y que la unidad de acción y una estrategia compartida sea aquello que nos una, con respeto a todas las sensibilidades", dejó escrito Junqueras.

Los miembros del Govern, trasladados a prisión.

En ese sentido, Junqueras estaría pensando en aprovechar la fortaleza de ERC señalada por las encuestas para hacer su propio Junts pel Sí, se llamase finalmente como si se llamase, e incorporar a otros partidos que apuntalarían una imagen de transversalidad sin que el partido republicano tuviese que compartir la primacía. Esos partidos son los democristianos de Demòcratas, el partido de la expresidenta del Parlament Núria de Gispert y el parlamentario Antoni Castellà, una escisión de la antigua Unió Democràtica pero más independentista que el actual PDeCAT.

El Moviment d'Esquerres (MES) del eurodiputado Ernest Maragall y nutrido por sectores que provienen del PSC, sería la segunda pata de la coalición de Junqueras. Ambos partidos ya formaron parte de Junts pel Sí.

Con democristianos y desafectos del PSC, la candidatura de Junqueras tomaría fuerza. Pero el impulso definitivo podría venir de los sectores afines a Albano Dante Fachín, el líder de Podem, cuyo cargo pende de un hilo por su cercanía al independentismo y el abismo que le separa de Pablo Iglesias y la dirección estatal del partido. Este viernes, diversas reuniones de Iglesias y su Ejecutiva se saldaron señalando de nuevo la puerta de salida a Dante Fachín. 

PDeCAT pide una "lista de país"

Este viernes, la coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, pidió lo que definió como una "lista de país" con ERC y frente a los demás partidos. "Pedimos a todas las fuerzas políticas, absolutamente todas, que nos ayuden a combatir este artículo 155", dijo. "Por nosotros no quedará", prometió en un intento de presionar a Junqueras pero, sobre todo, a Marta Rovira, número dos de ERC y peso pesado del partido, a quien muchos ven incluso como posible cabeza de cartel. 

Si PDeCAT concurre en solitario, el candidato no está ni mucho menos claro en comparación con lo que ocurre en ERC, con Junqueras y Rovira preparados para asumir el primer puesto. Sólo Puigdemont podría zanjar el debate.

El exconseller Santi Vila es visto ya como un traidor a su partido por los elementos más independentistas del PDeCAT. La propia Pascal se autodescarta y espera un momento más propicio. Otros nombres posibles son los de Mercè Conesa, presidenta de la Diputación de Barcelona y cercana al exconseller encarcelado Josep Rull, uno de los pesos pesados del partido, que tampoco es descartable.

Reuniones este fin de semana

De concurrir a primarias, podría enfrentarse a Miquel Buch, alcalde de Premià de Mar (Barcelona) y presidente de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), más cercano a los exconsejeros Francesc Homs y Jordi Turull

Tanto ERC como PDeCAT celebrarán reuniones de sus máximos órganos este fin de semana en los que esperan concluir si concurren juntos o, como este viernes parecía muy probable, por separado.