Carles Puigdemont, este jueves en el Palau de la Generalitat.

Carles Puigdemont, este jueves en el Palau de la Generalitat. EFE

España CATALUÑA

Puigdemont culpa a Rajoy de no ofrecerle "garantías" para convocar elecciones

Giro de 360 grados para que la cuenta atrás siga en marcha. Tras agitadas horas de especulaciones, la amenaza de una DUI sigue sobre la mesa. El 155, también. Puigdemont y el Gobierno se culpan mutuamente de ambas. 

Noticias relacionadas

Cambiar algo para que nadie cambie. La comparecencia de la tarde de este jueves del president de la Generalitat, Carles Puigdemont, no ha parado la cuenta atrás que sigue contando hasta este viernes, cuando el Parlament aprobará previsiblemente una declaración unilateral de independencia, el Senado aprobará las medidas que desarrollan el artículo 155 de la Constitución, pasarán ambas cosas o ninguna.

Puigdemont no convocará elecciones por la falta de garantías del 155

Las últimas y muy agitadas 24 horas hacen que el escenario no haya cambiado. Si este miércoles el Gobierno y el PSOE presionaban al president para que volviese a la legalidad convocando elecciones autonómicas conforme al marco constitucional para evitar el 155, este jueves Puigdemont ha querido asumir las elecciones casi como una idea propia para culpar al Gobierno de no quererlas en favor del artículo 155. 

En una declaración institucional sin preguntas desde el Palau de la Generalitat, Puigdemont ha asegurado haber intentado convocar elecciones autonómicas, tal y como le reclamaban el PP y el PSOE, pero ha optado por no hacerlo al no haber recabado las "garantías" de que esa convocatoria electoral pararía el artículo 155 de la Constitución. 

"He estado dispuesto a convocar estas elecciones siempre y cuando nos diesen unas garantías que permitiesen su celebración en absoluta normalidad. No ha habido ninguna de estas garantías que justifiquen hoy la convocatoria de elecciones al Parlament. Mi deber era intentarlo honestamente y lealmente para evitar el impacto sobre nuestras instituciones de la aplicación del artículo 155 tal y como lo ha aprobado el Consejo de Ministros y se aprobará en el Senado", ha dicho Puigdemont. 

Su declaración cojea, ya que el president en ningún momento había anunciado su disposición a convocar elecciones autonómicas. Es más, durante todo el miércoles la tesis manejada por el Govern era la de declaración unilateral de independencia, algo comprobado por algunos de sus interlocutores, como confirmó este periódico. Tampoco acudió al Senado, la cámara que puede suspender la trámite, al considerar que no había que "perder el tiempo con aquellos que ya han decidido arrasar el autogobierno de Cataluña".

La tesis de las elecciones autonómicas sólo comenzó a barajarse de madrugada y durante toda la mañana. La naturaleza de sus reivindicaciones, el tipo de "garantías" reclamadas al Gobierno o los contactos mantenidos son todo un misterio. Sin embargo, este miércoles a media tarde Puigdemont había avanzado ya que no había nada que hacer. 

No perdrem el temps amb aquells que ja han decidit arrasar l'autogovern de Catalunya. Seguim! #CatalanRepublic

Una publicación compartida de Carles Puigdemont (@carlespuigdemont) el 25 de Oct de 2017 a la(s) 8:26 PDT

Por otra parte, Puigdemont también ha avanzado que culpará al Gobierno si hay violencia. "No hay ninguna intención de parar la represión y de buscar unas condiciones de ausencia de violencia en que unas posibles elecciones deberían celebrarse". 

En ese sentido, el president puede referirse a la libertad de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, presidentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Ómnium Cultural, en prisión provisional. Según algunas fuentes, Puigdemont habría querido asegurar la libertad de ambos y, quizás, evitar acciones de la Fiscalía contra él mismo y el Govern, a cambio de convocar elecciones. 

Que el Parlament "proceda"

"En este punto, sin haber firmado ningún decreto de disolución de convocatoria de elecciones, corresponde al Parlament proceder con lo que la mayoría parlamentaria determine en relación a las consecuencias de la aplicación contra Cataluña del artículo 155". La cámara catalana se reúne este jueves por la tarde, pero no efectuará ninguna votación hasta el viernes, que pasa a ser el nuevo día crucial. 

La frase parece presagiar una declaración unilateral de independencia, justifiada por la falta de garantías para que Puigdemont convoque elecciones. Llegaría sin duda antes de que las medidas aprobadas por el Senado puedan ser utilizadas por el Gobierno. 

Pero Puigdemont no ha pedido explícitamente la independencia unilateral y no ha aclarado si, en caso de recibir sus garantías, estaría a tiempo de firmar el decreto de convocatoria electoral. La cuenta atrás continúa.