Mariano Rajoy, este miércoles en el Congreso de los Diputados.

Mariano Rajoy, este miércoles en el Congreso de los Diputados. Efe

Política EL GOLPE SEPARATISTA

Rajoy sigue adelante con el 155 para vigilar el proceso electoral de Puigdemont

El PP acepta una enmienda del PSOE a favor de la aplicación gradual del 155 y estudia otra enmienda que prevé la suspensión de las medidas si se convocan elecciones.

Noticias relacionadas

El Gobierno no va a paralizar la tramitación del 155. El presidente Mariano Rajoy quiere disponer del aval del Senado para tutelar de alguna forma el proceso electoral que se avecina en Cataluña. Es decir, Rajoy se inclina por tener el 155 a su disposición, pero sólo lo ejecutará en función de las decisiones que tome Carles Puigdemont.

La partida de nervios que libran Puigdemont y Rajoy se acerca a su resolución definitiva. El presidente de la Generalitat ha optado por convocar elecciones autonómicas. La salida ha indignado a sus socios de ERC, que han decidido abandonar el Govern si firma el decreto. Puigdemont, a través de distintos emisarios, está buscando garantías de que Rajoy no aplicará el 155

Pero Moncloa no quiere ceder esta baza a Puigdemont. Es cierto que Rajoy es reacio a aplicar el 155. Lo que tampoco quiere el jefe del Ejecutivo es regalar a la Generalitat una renuncia expresa. El Senado aprobará el aval del 155, pero Rajoy sólo lo usará en función de las circunstancias.

Una de las claves de las próximas horas es la enmienda que ha presentado el PSOE al dictamen del 155. El texto, que el PP está dispuesto a apoyar, prevé la suspensión del 155 si se convocan elecciones en el marco de la legalidad vigente y sin referencia alguna al 1-O o la independencia. Si se rompe esa premisa en las próximas semanas o durante la campaña, el Gobierno siempre podrá decir que tiene el aval del Senado para aplicar el 155

El PP ya ha anunciado que acepta, pase lo que pase, la enmienda del PSOE a favor de la aplicación gradual de las medidas contempladas en 155.