Pablo Iglesias en su comparecencia del 1-O.

Pablo Iglesias en su comparecencia del 1-O.

España DESAFÍO SEPARATISTA

Pablo Iglesias, el "patriota" que nunca celebra la Fiesta Nacional

El líder de Podemos vuelve a ausentarse de los actos del Día de la Hispanidad de este 12 de octubre. 

Alberto Lardiés

No asistió al desfile de las Fuerzas Armadas. Ni tampoco acudió a la recepción del Palacio Real. Pablo Iglesias fue el principal ausente en los actos de celebración del Día de la Hispanidad. El secretario general de Podemos repitió este 12 de octubre lo que ya hizo en 2015 y 2016, cuando tampoco estuvo en los actos de la Fiesta Nacional. Siempre se define como "patriota" pero nunca lo celebra.

Este año los principales ausentes en los actos del 12 de octubre fueron cuatro: el propio Iglesias y los presidentes autonómicos Carles Puigdemont (Cataluña), Uxue Barkos (Navarra) e Íñigo Urkullu (País Vasco). Las agendas oficiales del líder de Podemos y de los tres mandatarios regionales coincidían en algo: no había ningún acto previsto. Es decir, día libre para todos ellos. Esto no sorprende en los casos de los presidentes autonómicos, que son nacionalistas y, por ello, no sienten como propio el 12 de octubre

El caso de Iglesias tampoco es una sorpresa, porque, como se ha dicho, en 2015 y 2016 hizo lo propio. Sin embargo, es en este año cuando el líder de Podemos ha acentuado más que en el pasado el perfil patriótico de su discurso, con repetidas menciones a "la patria" y "España" en diferentes momentos, sobre todo en el contexto de la moción de censura que presentó contra Mariano Rajoy en primavera. 

En 2017, un par de mensajes en Twitter

El secretario general de Podemos no acudió a los actos. Y apenas publicó un par de mensajes en las redes sociales. En primer lugar, retuiteó unas palabras de su compañera de filas Gloria Elizo, vicepresidenta cuarta del Congreso, que sí acudió al desfile de las Fuerzas Armadas. Ella y la coportavoz del Parlamento Ione Belarra fueron las representantes del partido morado en estos actos. 

En segundo lugar, el líder del partido de los círculos rompía su mutismo de este 12 de octubre para enviar condolencias a los familiares y amigos del piloto Borja Aybar García, capitán de la 61º promoción del Ejército del Aire, fallecido en el accidente aéreo que se ha producido en la base de Albacete

Este año, en el contexto de la grave crisis que se vive en Cataluña y solo unos días después de ser abucheado en Barcelona por un grupo de manifestantes, el comportamiento público de Iglesias en el 12 de octubre ha llamado la atención por la comparación con lo ocurrido en los años precedentes. 

En 2016: "La patria es la gente" 

Hace un año, Iglesias quiso ser protagonista del 12 de octubre pese a que tampoco acudió a los actos protocolarios. De hecho, acusó a los políticos que "creen que defender a tu patria es asistir a un desfile" y denunció la "mucha hipocresía" que hay entre ellos, en un vídeo que publicó en Youtube justo cuando se iniciaba el desfile de la Fiesta Nacional.

Doce meses atrás, cuando faltaba poco para la investidura de Rajoy, el líder de Podemos insistía en que "la patria es la gente" y atacaba en el citado vídeo a los que se hacen llamar "patriotas" pero tienen cuentas en paraísos fiscales o gastan en cosas superfluas, mientras que los militares tienen que costearse de su bolsillo un chaleco antibalas. Asimismo, decía que en 2016 era hora de "hablar de ciudadanos de uniforme, de su derechos y de una patria más moderna que se parezca un poquito más a la gente y menos a las élites"

En 2015: "Preferimos combatir la desigualdad"

En los actos de 2015, a dos meses de las elecciones generales en las que Podemos entró en el Congreso con 70 escaños, Pablo Iglesias remitió una carta a la Casa del Rey para explicar su ausencia en estos actos del 12 de octubre. "Consideramos que nuestra presencia es más útil en la defensa de los derechos y la justicia social en este país, como hacemos a diario junto con otras personas, organizaciones e instituciones, que en este tipo de actos", decía la misiva. 

Con la firma de Iglesias, el texto exponía que "combatir la desigualdad" es una de las "principales prioridades" del partido, como "también lo será para la Jefatura del Estado". Así las cosas, decían estar "convencidos" de que la institución "comprenderá esta decisión"

Tres años de Fiesta Nacional, en suma, sin que Iglesias participe en las celebraciones públicas. Y es que el líder de Podemos se define como "patriota", sí, pero con un sentido distinto al que parece habitual.