Artur Mas, votando en una caja de cartón el 9N

Artur Mas, votando en una caja de cartón el 9N Efe

España Referéndum ilegal

La presión contra el 1-O se amplía a los responsables de los centros de votación

La Fiscalía manda a los Mossos d'Esquadra requisar urnas en los colegios electorales y recuerda que ceder las llaves para la consulta es delito.

Alejandro Requeijo Daniel Montero

Tras la citación masiva a los alcaldes, el desmantelamiento de las sindicaturas, la incautación de diez millones de papeletas y el arresto de los principales organizadores del 1-O, el siguiente paso son los colegios electorales. La Fiscalía ha ordenado a los Mossos d’Esquadra que se personen en todos los centros de votación habilitados por la Generalitat para la consulta del domingo. La consigna es identificar a sus responsables y, entre otras medidas, requisarles todo el material que encuentren para la celebración de la consulta ilegal, incluidas las urnas.

“De haber recibido algún tipo de material: papeletas, urnas, listados de votantes, ordenadores, etc, se procederá a su inmediata intervención por la fuerza actuante”, dice la instrucción de la Fiscalía dirigida a los Mossos. Les pide que, además de identificar a los responsables de cada centro, constaten el puesto que ocupan y la fecha en la que fueron nombrados.

Sólo en las pasadas elecciones autonómicas de 2015 se dispusieron 2.697 centros de votación. Como adelantó este periódico, en los más de 40 registros que realizó la Guardia Civil la semana pasada en distintos lugares implicados en la celebración del referéndum hallaron un dispositivo informático en el que encontraron un listado de Excel de todos los centros de votación. Muchos de los locales seleccionados son colegios institutos de enseñanza secundaria.   

Se trata de la primera orden que recibe la policía autonómica catalana después de que el Ministerio Público ordenase a Interior tutelar sus trabajos. La Instrucción de la Fiscalía también busca que los responsables de los colegios les digan a los mossos “si han recibido alguna comunicación” de los responsables de Educación -o de aquel al que su centro pertenezca- solicitando su colaboración en la celebración del referéndum. En ese caso, se les solicitará toda la documentación que tengan al respecto.

Piden las llaves y la clave de alarma 

La Fiscalía cita a “distintas fuentes del ámbito de Educación y en concreto al sindicato CCOO” para alertar de que desde la Generalitat se ha contactado con la dirección de los centros educativos para pedirles que “introduzcan las llaves y la contraseña de la alarma de seguridad del edificio dentro de un sobre y lo depositen en las oficinas de los Servicios Territoriales -hay 10 en toda Cataluña-". La entrega tendrán que hacerla el viernes 29, dos días antes del 1-O. A cambio se les entregará un recibo.

Por ello el Ministerio Público le pide a los Mossos que recuerden a los responsables de los centros que si entregan las llaves o las claves de seguridad “podrá ser considerado un acto de colaboración en los delitos de desobediencia, prevaricación y malversación de caudales públicos dando lugar a su responsabilidad penal y civil por tales infracciones".

En caso de que ya hayan hecho entrega de las llaves a través de un duplicado, se instará a los responsables de los colegios a impedir e incluso denunciar la entrada en los centros a personas ajenas a los mismos. Pide además que se les comunique que es falsa cualquier comunicación que reciban por parte de la Generalitat en la que se les eximan de responsabilidad penal en caso de ceder el centro. En caso de que sean coaccionados también deberán comunicarlo.