Rufián durante la sesión del Congreso.

Rufián durante la sesión del Congreso.

España DESAFÍO INDEPENDENTISTA

La papeleta de Rufián: "Dejen de perseguir impresoras y persigan a corruptos"

El diputado de ERC saca una "humilde Samsung republicana" que "no imprime billetes de 500" para reclamar que se celebre el referéndum. Santamaría: "Este Estado que tanto le molesta le permite a usted hasta sus teatrillos semanales".

Una impresora en el Congreso de los Diputados. Gabriel Rufián atravesó, minutos antes de las 9:00 de este miércoles, los pasillos de la cámara baja pisando con firmeza la moqueta rumbo a su escaño. Su objetivo era mostrársela a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, al preguntarle por qué consideró que la democracia había muerto en el Parlament por la aprobación de la ley de referéndum, considerada ilegal por el Tribunal Constitucional.

"Este es el cuerpo del delito. Es una humilde Samsung republicana", dijo ante la incredulidad de la mayoría de la cámara. "No imprime billetes de 500, los imprimiría en blanco y negro", explicó. "Les pido que dejen de hacer el ridículo", siguió ante un enorme grito de desaprobación.

"Dejen de perseguir impresoras e impresores y persigan a corruptos y a ladrones", pidió. "Yo tengo una papeleta, lo confieso". Para acabar, Rufián proclamó: "¡Nos vemos en las urnas!".

Los teatrillos de Rufián

La respuesta de Santamaría fue demoledora. "El mejor termómetro de la discrepancia es el trato que se da al discrepante", comenzó. "Usted puede venir hoy aquí a decir lo que quiera y traerse puesto lo que le venga el gana" así como hacer un "resumen de los mejores tuits de la semana", según ella.

"Este Estado que tanto le molesta le permite a usted hasta sus teatrillos semanales" mientras en el Parlament se celebró un "ejercicio de tiranía que nadie puede entender" al pisotear los derechos de la oposición y aprobar leyes ilegales.

"La señora Forcadell mató la democracia y usted viene todos los miércoles aquí a darle sepultura", dijo Santamaría, recordando las "libertades que tanto costó conseguir" en España, que están en riesgo en Cataluña y por las que lucharon hombres y mujeres mucho antes de que Rufián llegase a la política.