Los tres expresidentes, entre Santiago Bergareche, presidente de Vocento, y Luis Enríquez, consejero delegado.

Los tres expresidentes, entre Santiago Bergareche, presidente de Vocento, y Luis Enríquez, consejero delegado. EFE

España CATALUÑA

Frente común de los tres expresidentes contra el referéndum independentista

González denuncia las "pulsiones autoritarias" de los independentistas y el "bodrio" de la justificación jurídica del referéndum del 1 de octubre.

Noticias relacionadas

Tres expresidentes del Gobierno, tres personalidades políticas que se exhiben distantes, a años luz una de otra, pero un mismo diagnóstico sobre Cataluña. Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero han participado en la mañana de este miércoles en un debate que conmemora las cuatro décadas de las primeras elecciones democráticas.

El foro, organizado por Vocento en Madrid, estuvo monopolizado por la preocupación sobre la situación en Cataluña y el referéndum de autodeterminación impulsado por la mayoría independentista del Parlament y la Generalitat.

González ha considerado un "bodrio" la justificación jurídica del referéndum, que no es más que una "incitación clara a la sedición". "España sin Cataluña no es España. Será otra cosa", por lo que la independencia "no se producirá". "Cataluña no será independiente. Punto. Eso es un dato", ha dicho. Según él, el independentismo está "fracturando gravemente" la "convivencia social interna" y "la primera fractura es la de Cataluña con Cataluña".

Tras esa fractura, González ve "pulsiones extrañamente autoritarias" fruto de una utilización de "las reglas de juego más elementales". Para el expresidente, "el que rechace España como espacio público compartido", algo a lo que cualquiera tiene "perfecto derecho", "no va a aceptar un acuerdo" que solucione la crisis institucional.

"España no se va a suicidar"

"España no se va a suicidar", ha pronosticado. "El demos español no va a cambiar ni se va a poner en la almoneda". Según él "los únicos coherentes de todo este lío son los de la CUP. Como son coherentes, mandan" y son determinantes en las decisiones que se están tomando. 

Aznar ha asegurado que existe un problema "entre algunos catalanes" y que el Estado debe apoyar a los que defienden "la libertad" frente al separatismo. "Ante aquellos que quieren quebrar las reglas de la convivencia" hay que "afirmarlas", ha dicho. El expresidente ha recordado su profecía de que "antes de romperse España, se rompería Cataluña", algo que cree que se está cumpliendo. 

El expresidente del PP se ha mostrado frente al Estado de derecho frente a los que quieren "liquidar la democracia y la libertad que ha existido en Cataluña". 

Por su parte, para Zapatero, Cataluña se ha embarcado a través del independentismo en una "deriva incomprensible" en un "viaje a ninguna parte". "Creo que superaremos lo de Cataluña" con "cabeza fría, afirmación en las convicciones pero también una respuesta política" al problema, ha dicho.

Esa respuesta podría pasar por una reforma de la Constitución, aunque él pidió no poner "grandes expectativas" en ella, porque lo importante es la voluntad política y no los cambios legislativos. Para Aznar, sin determinar qué se quiere reformar y sin el consenso, no se debe emprender una reforma así. Para González, esa es la excusa perfecta para no hacer nada. En su opinión, el Congreso podría llevar varios años debatiendo al respecto. 

Al acto, presentado por Santiago Bergareche, presidente de Vocento, acudieron otros responsables políticos, como Albert Rivera, presidente de Ciudadanos. Fue moderado por el director de ABC, Bieito Rubido, y el de Las Provincias, Julián Quirós.