Alaska en el escenario del pregón del Orgullo Gay, en la Plaza de Pedro Zerolo de Madrid.

Alaska en el escenario del pregón del Orgullo Gay, en la Plaza de Pedro Zerolo de Madrid. Efe

España

Comienza el Orgullo Gay: Madrid se consagra como capital mundial de la tolerancia

Miles de personan abarrotan la madrileña plaza de Pedro Zerolo con un pregón que ha clamado "igualdad, igualdad, igualdad".

Joaquín Vera Daniel Ramírez

Noticias relacionadas

La madrileña plaza Pedro Zerolo -en recuerdo al activista homosexual fallecido-, un cuadrilátero a reventar. Los balcones, decorados con banderas del Orgullo, llenos. Un chupinazo arcoíris para consagrar a Madrid como capital mundial de la tolerancia en el inicio del World Pride 2017. Todo ello acompañado de miles de personas que han gritado al unísono “igualdad, igualad, igualdad” para reivindicar los derechos de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales.

Empujones, el tipo que pide un hueco en el balcón, la revuelta de los periodistas con la organización por no dejarles pasar a la zona de prensa o la chica que se pierde entre la multitud y no encuentra a sus amigos… Entre todos ellos brillaba Chris, un neozelandés fibroso hasta el extremo, con el torso desnudo y unos leotardos rosas, de purpurina. Sus tacones, de escándalo.

A cada metro le pedían una foto, que aceptaba con una sonrisa: “Yes, yes”. Ha venido a Madrid por una apuesta con un amigo. “Él no podía estar aquí, le dije que llegaría a esta ciudad y me haría el mayor número de fotos posible así vestido”.

Una imagen del neozelandés Chris durante el pregón, con el torso desnudo y leotardos rosas.

Una imagen del neozelandés Chris durante el pregón, con el torso desnudo y leotardos rosas.

Sólo ha perdido la atención de los que le rodeaban cuando en Chueca ha retumbado la nueva versión del A quién le importa de Alaska, realizada en especial para el World Pride, el mayor evento que acogerá este año la capital madrileña y que se prolongará hasta el próximo domingo, acogiendo a hasta tres millones de turistas.

Para la especial edición, los organizadores del World Pride han optado por un pregón coral que ha sido entonado por algunos de los mismos rostros que en años anteriores. Cayetana Guillén Cuervo, de blanco, vaqueros y tacones, se ha plantado sobre las tablas escoltada por personalidades como Boris Izaguirre o Alejandro Amenábar y ha gritado un “en Madrid sabemos lo que queremos”, siendo interrumpida por la la multitud con “igualdad, igualdad, igualdad”. Ha sido la tercera vez de la actriz como pregonera del festival.

“Reclamamos la completa descriminalización de cualquier orientación e identidad de género. Los 72 países que todavía las penalizan y los 13 Estados que condenan a muerte deben acabar urgentemente con estas prácticas inhumanas. Por eso, este sábado nos manifestaremos por quienes no pueden”, ha narrado Guillén Cuervo.

En el escenario también han estado los organizadores de la gran marcha estatal del sábado 1 de julio (FELGTB y Cogam), que han recordado que a pesar de todos los avances sociales logrados durante los últimos años en materia LGTBI “aún queda mucho por hacer”. En palabras a EL ESPAÑOL han recordado la “vital importancia” que tiene la ley LGTBI que llegó al Congreso el pasado mes y que esperan que sea aprobada con el respaldo de todos los grupos políticos.

Con la efeméride de las primeras elecciones democráticas a un paso, en el Congreso, el Madrid World Pride ha hecho referencia a su particular honor de calendario: se cumplen cuarenta años de la primera manifestación estatal del Orgullo celebrada en España.

La seguridad ha jugado un papel inevitable. Los trenes y el metro no hacían parada en la estación de Sol por culpa de las aglomeraciones y varias patrullas controlaban los cuatro accesos a la plaza.

Con las nueve y cuarto ha llegado el final de este pregón, pistoletazo de salida de la mayor fiesta LGTB que concibe este año el planeta. Después de los discursos, la música. Chueca se prepara para la primera de tres noches de fiesta, que alcanzarán su punto álgido este sábado, con el desfile de carrozas, un viaje desde la glorieta de Atocha hasta la plaza de Colón.