La vicepresidenta del Gobierno y ministra para las Administraciones Territoriales, Soraya Saénz de Santamaría en Valencia.

La vicepresidenta del Gobierno y ministra para las Administraciones Territoriales, Soraya Saénz de Santamaría en Valencia. Juan Carlos Cárdenas EFE

España financiación autonómica

Santamaría vende talante en Valencia pero no ofrece ningún compromiso

Deriva la resolución de las principales reivindicaciones de Puig a la comisión de expertos para la nueva financiación.

Lorena Ortega Valencia

Normalidad institucional, puesta en común de puntos de vista, voluntad de colaboración… De esta forma se han referido la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el presidente valenciano, Ximo Puig, al encuentro de más de dos horas que ambos han mantenido este martes en el Palau de la Generalitat. Ambos han deslizado la idea de que la reunión en sí ya es noticia. Es la primera vez que Sáenz de Santamaría se reúne con Ximo Puig. En las últimas semanas han visitado Valencia varios ministros del nuevo gobierno de Rajoy. “En poco tiempo han venido más que en año y medio”, apuntan desde el Consell. Santamaría, siguiendo este nuevo marco, ha vendido talante en su visita a Valencia pero se ha ido sin ningún compromiso firme para solucionar los problemas prioritarios para Puig.

El presidente valenciano ha tomado como bandera de su gobierno la reclamación de una nueva financiación autonómica y la petición de la condonación de la deuda atribuible al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA)  o la mutualización de la llamada deuda histórica, la que consideran que es objeto de infrafinanciación y que se ha cifrado en unos 16.000 millones de euros. En total, la deuda valenciana asciende a más de 40.000 millones.

Ayer mismo, el presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luís Escrivá, visitó Valencia y advirtió de que la Comunidad Valenciana, en las condiciones actuales no logrará el objetivo de déficit del 13% hasta 2046 e instó a resolver el problema de la deuda. Esta mañana, el conseller de Hacienda, Vicent Soler, ha manifestado que la deuda valenciana es “impagable” y ha recalcado la idea de la condonación de una parte.

La vicepresidenta no se ha pronunciado sobre la infrafinanciación de Valencia ni sobre la posibilidad de condenar la deuda de más de 40.000 millones 

Sobre ello se ha hablado en el encuentro de más de dos horas entre Sáenz de Santamaría y Puig, pero la vicepresidenta ha evitado durante la comparecencia posterior ante la prensa pronunciarse sobre si consideraba que la Comunidad Valenciana está infrafinanciada y sobre la posibilidad de hacer efectiva esa condonación que reclama el gobierno de Puig. En ambos casos ha derivado la resolución de estos problemas “prioritarios” a los trabajos de la comisión de expertos para la nueva financiación autonómica, tal y como se acordó en la Conferencia de Presidentes celebrada el pasado año. Santamaría ha anunciado que será el 10 de febrero cuando se constituya esta comisión que debe “estudiar y elaborar” el nuevo modelo a lo largo de este año.

Tampoco se ha pronunciado sobre las críticas de “dumping fiscal” de la Comunidad de Madrid. Al ser preguntada por ello, ha vuelto a remitir a la comisión de expertos que analizará “cómo se ha desarrollado el esquema de la corresponsabilidad fiscal en España para poder tener datos concluyentes que sirvan de base a decisiones futuras”.

La vicepresidenta del gobierno sí se ha referido a compromisos ya apuntados antes por otros miembros del nuevo gobierno de Mariano Rajoy como es el del Corredor Mediterráneo.

PRESUPUESTOS GENERALES

También se ha hablado en la reunión de los Presupuestos Generales del Estado que el Ejecutivo quiere consensuar y aprobar. En este sentido, Puig ha apuntado su deseo de que se atiendan peticiones valencianas aunque no ha mostrado mucho optimismo al respecto. “Vamos a seguir en este proceso (de reivindicación)”, ha dicho recordando que ha dado la directriz a los diputados y senadores socialistas para que defiendan las peticiones valencianas.

En la cumbre no se han tratado cuestiones polémicas como las reticencias del gobierno a la nueva ley de creación de la radiotelevisión valenciana y la reciente aprobación de la ley de vivienda.