Mariano, (de 69 años) murió de un infarto tras interceder en un robo en el parque de El Greco, Getafe.

Mariano, (de 69 años) murió de un infarto tras interceder en un robo en el parque de El Greco, Getafe. Jorge Barreno

España

Mariano, el 'buen samaritano' al que le falló el corazón en Getafe al interceder en un robo

El hombre de 69 años perdió la vida en el parque de El Greco, junto a la salida de metro de Alonso de Mendoza.

Noticias relacionadas

Mariano intercedió en un atraco, cayó al suelo y murió de un infarto. Los vecinos de Getafe que viven en las inmediaciones del parque de El Greco comentaban incrédulos el suceso que tuvo lugar este martes, pasadas las 17.00, junto a la boca de metro de Alonso de Mendoza. Se trataba de "un hombre muy bueno", jubilado, conocido por colaborar junto a su mujer en varias obras sociales. 

24.1.17 SUMMA confirma fallecimiento de un varón en Getafe

"Venían del ambulatorio cuando ocurrió todo, se hacía pruebas a menudo porque tenía el corazón delicado", describía un vecino en el lugar del suceso. Según fuentes próximas a la investigación, Mariano paseaba con su mujer cuando vio a "dos o tres" menores atracando a otro adulto y se decidió a intervenir; los chicos reaccionaron nerviosos, lo zarandearon y cayó al suelo, momento en el que sufrió un infarto. Los supuestos atracadores huyeron. 

Hasta el lugar se trasladó una dotación de Summa 112. Los sanitarios trataron de reanimar a Mariano durante media hora, aunque sólo pudieron certificar su muerte. La Policía Nacional se hizo cargo de la investigación.

"Es una tragedia, Mariano era un gran hombre"

Mariano vivía con su mujer Isabel en la calle Cóndor, a 350 metros del lugar en el que falleció. Bajo su casa hay un bar, en el que una decena de personas comentaba la "tragedia" que suponía su muerte. Tenía 69 años y se le solía ver paseando por la zona con su mujer Isabel.

Mariano vivía en este portal de la calle Cóndor con su mujer Isabel.

Mariano vivía en este portal de la calle Cóndor con su mujer Isabel. Jorge Barreno

Ambos colaboraban en una residencia de ancianos, labor que compaginaban -sobre todo ella- con la ayuda que prestaban en la iglesia del Padre Ángel. "Son muy religiosos", advertían los vecinos. "Era un gran hombre, que pase esto es una gran pérdida".

"¿A Mariano? ¿Le ha pasado esto a Mariano?". Un matrimonio de avanzada edad se mostraba incrédulo. "Esto es terrible. Si es que cada día hay menos seguridad en la zona. ¡Y qué buena persona era!".

En la esquina de las calles Cóndor y Alonso de Mendoza hay una frutería. "Venían aquí mucho a comprar -señalaba la dependienta-. Mariano era una persona muy educada, siempre de buen trato".

"Cada día hay más robos"

Los vecinos lamentaban la falta de seguridad que hay en la zona, señalando la próxima calle de Tirso de Molina y el parque de El Greco -donde tuvo lugar el suceso- como epicentros de una escalada de robos y atracos: "¡Cada día hay más!", exclamaban en un comercio cercano.

Los vecinos debatían si reforzar la presencia de Policía o la instalación de cámaras de seguridad serviría para minimizar estos delitos. "Pero se trata de una pérdida de respeto. Los chicos hacen botellón, beben cerveza y se envalentonan".

Una mujer se cogía los dedos y tiraba de su anillo. "Esta tarde [por la del martes] ha venido un chaval, me ha preguntado algo y me ha dado la mano con fuerza. Por la televisión he visto que roban así a la gente mayor, así que me he marchado corriendo".

"Lo que les ha pasado a Mariano y a Isabel les podría haber pasado a cualquiera", argumentaba un hombre apoyado en su bastón. "Pero él ha tenido la mala suerte de caer y que le diera el infarto. No sé hasta qué punto vamos a tener que aguantar esta situación".

Vecinos reunidos en el lugar en el que tuvo lugar el suceso.

Vecinos reunidos en el lugar en el que tuvo lugar el suceso. Jorge Barreno