Ilustración sobre la agresión de Murcia.

Ilustración sobre la agresión de Murcia. Javier Muñoz

España A prisión uno de los detenidos

"Me llamaron cerda, puta y nazi": la agredida en Murcia dice que fue por llevar una bandera de España

El Tribunal Supremo considera un agravante la discriminación ideológica en este tipo de actos.

Alejandro Requeijo Daniel Montero

Noticias relacionadas

"¡Cerda¡, ¡puta!, ¡nazi!". Esto fue lo último que escuchó Lucía G. C. antes de que una quincena de personas se lanzase sobre ella para agredirla en una escena más propia de un documental de animales. Así lo declaró la joven murciana de 19 años a los agentes de la Policía que le tomaron declaración. Los insultos previos a los golpes vienen recogidos en el primer atestado de la agresión realizado dos horas después de los hechos acaecidos en la puerta del pub 'La boca del Lobo', han informado a EL ESPAÑOL fuentes de la investigación.

Dos jóvenes detenidos por participar en una brutal paliza a una chica en Murcia

La juez que investiga los hechos decidió a última hora de este martes enviar a prisión a uno de los detenidos, se trata de Alejandro Espín Sogo, quien integró una candidatura de IU en las elecciones municipales de 2015 si llegar a obtener representación. En su auto, la magistrada recoge la posible motivación ideológica de la paliza. 

Según declaró la chica a los agentes, tan sólo había salido a la calle fuera del pub a fumarse un cigarro en compañía de una amiga cuando vio aparecer a la turba, un grupo al que los investigadores sitúan en la extrema izquierda. En esa primera declaración, que sirvió para elaborar ese primer atestado policial, la joven no comentó nada acerca de una pulsera con la bandera de España que al parecer llevaba en ese momento tal y como ella ha declarado a 'La verdad de Murcia'.

"No figura en el atestado"

Fuentes de su entorno confirman a este periódico los insultos recibidos y la versión de la bandera. Explican que fueron los colores de la enseña nacional en una pulsera y un tatuaje lo que encendió los ánimos de sus agresores. Afirman estas fuentes que en cuando declare de nuevo para la ampliación del atestado incluirá estos hechos.

Fuentes policiales consultadas recuerdan que había pasado poco tiempo desde la paliza cuando declaró por primera vez y puede que la joven olvidase algunos detalles al encontrarse en estado de shock. Según la declaración de la víctima tampoco hubo un enfrentamiento previo antes de la brutal agresión que otra persona grabó en video con un móvil. Esa grabación también permitió a las autoridades identificar a algunos de los participantes de la pelea. La joven aseguró no conocerles, pero sí pudo identificar en ellos una estética propia del movimiento skin, en este caso de extrema izquierda.

La Policía ubica a Lucía G.C en movimientos de extrema derecha, aunque ella niega este extremo. Las declaraciones de la afectada, vinculando su agresión a motivos ideológicos, y el auto de la jueza en ese mismo sentido podrían aumentar la pena impuesta en caso de que los presuntos agresores sean condenados. El pasado 16 de enero el Tribunal Supremo aumentó hasta los cuatro años de prisión la pena impuesta para 12 de los 14 ultras de extrema derecha condenados por el asalto a la librería Blanquerna de Madrid durante una reunión de políticos nacionalistas catalanes por la Diada.

"Intolerancia ideológica"

Al resolver el recurso y tras una condena mucho menor impuesta por la Audiencia Nacional, el tribunal aplicó a los condenados el agravante 22.4 del Código Penal, vinculado con la discriminación ideológica. En este caso, los magistrados consideraron que el asalto se cometió con el “motivo impulsor de la intolerancia hacia la ideología catalanista”.

No es la primera vez que este agravante se aplica a un caso de relevancia pública. En octubre de 2009 la Audiencia Provincial condenó a 26 años de prisión al neo nazi que el 11 de noviembre de 2007 le quitó la vida de una puñalada al joven antifascista Carlos Palomino. Según la sentencia, el exmilitar de extrema derecha identificó como de extrema izquierda a varios de los jóvenes que esperaban la llegada del metro en el andén y sacó un arma blanca “para agredir a cualquiera de ellos con el menor pretexto por su enfrentada divergencia de pensamiento”.

Por la agresión de Murcia la Policía Nacional arrestó a siete personas entre la noche del domingo y el lunes. La paliza tuvo lugar a las 1.45 horas en la calle Luisa Aledo con Santa Quiteria y horas después la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Jefatura Superior de Policía de Murcia logró detener en colaboración con la agredida a dos personas: Alejandro Espín Sogo y Carlos Vazquez Pastor.

Candidatura de IU

El primero de ellos, Espín Sogo, integró la lista de la coalición política de izquierdas Ganar Cehegín que concurrió en las pasadas elecciones municipales de 2015. En concreto, formó parte de la lista como 'número 9', aunque la candidatura no obtuvo al final representación en la Corporación municipal, según ha confirmado a Europa Press el portavoz de IU-Verdes en la Región de Murcia, Pedro Jesús Camacho, quien ha querido aclarar que el individuo no forma parte de IU, sino que concurrió como "independiente".

Espín Sogo, el único que sigue en prisión, tiene un canal de Youtube con su nombre en el que tiene sobre todo vídeos musicales, aunque también uno sobre los ultras del equipo de fútbol Ciudad de Murcia, los 'City Boys', quienes profesan una ideología de extrema izquierda. Posteriormente, la Brigada de Información de la Policía procedió al arresto de otras cuatro personas: Kevin Ramírez Pérez, David Villamor, Díaz, Roberto Martínez Martínez y Eloi Ruiz Martínez. A las 20.30 de este lunes la Policía arrestó además a una chica, también por su relación con los hechos. Los arrestados tienen entre 18 y 38 años, según las mismas fuentes policiales consultadas.

Tan sólo tres de ellos permanecieron en calabozos de la Policía Nacional hasta que este martes por la mañana pasaron a disposición del Juzgado de Instrucción Número 5 de Murcia, que ha abierto una investigación por un delito contra los derechos fundamentales y las libertades públicas en concurso con un delito de lesiones graves. La Fiscalía pidió el ingreso en prisión para dos de ellos, mientras que el abogado de la agredida pidió cárcel para los tres.