Iglesias y Errejón en la noche electoral del 26-J.

Iglesias y Errejón en la noche electoral del 26-J. Dani Pozo

España Crisis interna

Los ocho platos envenenados de la indigesta Navidad de Podemos... y la abuela de postre

La guerra interna ha borrado la alegría propia de las jornadas navideñas en el partido de Pablo Iglesias.

Podemos lleva cinco días seguidos abriéndose en canal. Trifulcas anteriores se han quedado en naderías al lado de esta verdadera batalla que se alarga hasta casi el final del año. La crónica política de las últimas jornadas es la de un partido cuyas diferencias internas se han acentuado tras una escalada de acusaciones cada vez más subidas de tono entre las dos corrientes principales del partido: los pablistas y los errejonistas.

El partido de Iglesias está habituado a los focos, a las declaraciones altisonantes y a la polémica. Pero esta vez, algunos de los platos del menú navideño se le están atragantando. Y eso que están cocinados y servidos en su propia mesa. 

1) La ajustada victoria de Iglesias da alas a Errejón

El secretario general de Podemos salía vencedor de la consulta a las bases sobre las normas de la votación que regirán el congreso de Vistalegre. Lo hacía por una victoria mínima. La segunda Asamblea Ciudadana, que tendrá lugar entre los días 10 y 12 de febrero, será el escenario donde confluyan las tres corrientes del partido para definir el rumbo de Podemos. De esa tríada, la facción errejonista es la que salió reforzada tras el referéndum.

La débil victoria de Iglesias, poco menos de dos mil votos de diferencia con respecto a la propuesta de Errejón, afianzaba al secretario de política como seria alternativa de liderazgo. Contra todo pronóstico, su propuesta de votación “Recupera la Ilusión” obtuvo 38.419 votos. Todavía cuando el sector de Errejón estaba celebrando los resultados, una noticia iba a desatar el incendio que sigue activo desde el día de Nochebuena.

2) Espinar fulmina al 'errejonista' López

El viernes por la tarde, víspera de Nochebuena, Ramón Espinar destituyó al portavoz del partido en la Asamblea de Madrid, José Manuel López, fiel a Errejón y que el mes anterior había prestado su apoyo a la candidatura de Rita Maestre en la carrera por la secretaría general en Madrid. Su rival era, precisamente, Ramón Espinar. Fue el propio Espinar el que comunicó su decisión a López. 

Un mes antes de destituir a José Manuel López, Ramón Espinar se encontraba sentado a la izquierda de Rita Maestre en uno de los debates que ambos mantuvieron durante las primarias para la secretaría general de Madrid. Era un puesto clave que Errejón e Iglesias pretendían ganar a toda costa. En medio de ese debate, una pregunta fue lanzada desde el público. Tenía que ver con José Manuel López y su destitución. 

"Mira, esta posible información que se publicó sobre una posible especulación, sobre una jugada de billar a tres bandas. Yo me iba del Senado, Lorena se iba del Senado y al pobre José Manuel nos lo cepillábamos. Lo desmintió Lorena Ruiz Huertas al día siguiente. No es verdad. No se ha especulado con eso. Ni eso está pactado. Ni eso está hablado, no es verdad. ¿Está claro? Bueno, pero para que lo tengas meridiano". López ya está fuera de juego. 

3) Errejón: 'Este no es el camino'

Las reacciones no se hicieron esperar. Errejón fue el primero en cuestionar la decisión de Espinar. El tuit lo colgó el viernes 23 de diciembre por la tarde y provocó que algunos hablaran de purgas. Los cruces de acusaciones no se hicieron esperar. Los integrantes de Podemos ya están acostumbrados a los focos y a ocupar buena parte de la conversación política. El manejo de las redes y de la agenda pública ha sido una de sus constantes a lo largo de los casi tres años de existencia. 

El propio López criticó esa misma tarde la decisión del partido en el programa Más Vale Tarde. Habló de "vieja política", de una decisión contradictoria con los mensajes de "unión" que se lanzaron tras conocer los resultados de las votaciones. 

4) Los 'errejonistas' critican la destitución de López

Tania Sánchez, cercana a Errejón tras su apoyo a Rita Maestre en la carrera hacia la secretaría general de Madrid, fue de las primeras en responder la tarde previa a Nochebuena. Como ella, muchos otros afines a Errejón saltaron a las redes. 

Rita Maestre, por su parte, tampoco se escondió a la hora de defender a López. Fue así como, tras una jornada alegre para el sector de Errejón por la gran cantidad de votos cosechada en la consulta interna, la destitución de uno de los suyos les llevaba a salir en tromba contra la otra gran familia del partido. 

5) Echenique lanza la etiqueta #IñigoAsíNo

Y así se llegó a la Nochebuena, donde todo queda en familia. Sin embargo, en Podemos las cosas funcionaron esa jornada de un modo algo diferente. Al mediodía, los pablistas se tomaron la revancha por su propia mano y emprendieron una campaña pública en Twitter bajo la etiqueta #ÍñigoAsíNo. Uno tras otro, todos los afines a Iglesias salieron a afear en público la crítica de Errejón a la destitución de José Manuel López el día anterior. 

Uno de los primeros en lanzar la etiqueta fue Pablo Echenique, el secretario de Organización y, a efectos prácticos, mano derecha de Iglesias. En un tuit acompañado con un vídeo de Pablo Iglesias, afeaba a Errejón y los suyos la actitud y las formas, haciendo público y patente el conflicto entre facciones. 

6) Los 'pablistas' contra Errejón

Irene Montero, Rafa Mayoral, el propio Ramón Espinar, Tomás Alberdi... Todos salieron a una contra Errejón. La batalla de Podemos en Navidad estaba servida. "Necesitamos un debate leal donde @ahorapodemos no sea el rehén de nadie", "Íñigo, piensa en los que faltan. No demos más armas al enemigo. Queremos un podemos contigo y con Pablo, con ideas diferentes"... 

Todos los mensajes terminaban con el ya famoso "Íñigo, así no". El choque en las redes sociales se convirtió ya en una guerra sin cuartel. Espinar fue el más sibilino de todos. Alabando al número dos del partido, lanzó también un tuit a modo de crítica. Nadie se escondía. 

Los errejonistas no iban a ser menos. Rita Maestre respondía a Echenique con un "Hasta luego, Mari Carmen". En la madre de todas las guerras tuiteras, los afines a Íñigo hicieron oídos sordos y emplearon otra etiqueta distinta, contestando sin contestar. El propio Íñigo respondió con un tuit a las críticas que le llegaban desde la otra familia de su partido. 

7) Montero contra Maestre

La guerra abierta trascendió más allá de las jornadas festivas y las redes sociales para pasar de nuevo a los medios de comunicación. Los representantes de Podemos, que presumen de transparentes, continuaron aireando el conflicto este lunes a través de distintas entrevistas. La primera fue Irene Montero, que reconoció que consultó a Pablo Iglesias antes de utilizar la etiqueta contra Errejón en las redes sociales. 

Irene Montero se aferró a la tesis que había mantenido el mismo viernes: "La fortaleza de Íñigo no se puede construir dañando o debilitando a Pablo Iglesias". 

Por su parte, Maestre, portavoz del gobierno municipal en Madrid, aseguró que la decisión que detonó todo fue la destitución de José Manuel López, que calificó como "un cierto castigo y una forma de apartarle". Añadió que la decisión es propia de la "vieja política".

8) Habla López, la espoleta del conflicto

Quien llevaba días callado era José Manuel López, la espoleta que ha desencadenado que estallara la guerra. Pero este martes, en una entrevista en La Cafetera de Radiocable, López aseguró que Espinar, días antes de destituirle, le había comunicado que eso sería "lo último" que haría, y que era una posibilidad que "no tenía en la cabeza".

"La semana pasada estuvimos en un proceso en el que la gente apostaba por un Podemos más plural (...). Nos estamos jugando un Podemos muy ancho o muy estrecho. Lo estrecho cabe en lo ancho, pero no al revés", afirmó.

Y así continúa el conflicto de un partido roto cuyas diferencias se acentúan día a día. A Podemos siempre le han gustado los focos y la atención mediática. Esta Navidad, han sido ellos mismos los que han colocado los focos que amenazan con quemar el partido por dentro. 

Pablo Iglesias, entretanto, lo observaba todo sin intervenir. Al menos directamente. El último capítulo se escribió la mañana del martes, cuando Irene Montero acusó a los errejonistas de participar en la campaña de "hostigamiento" de las "élites" al secretario general del partido.

... y la abuela de postre

Y al quinto día, Pablo Iglesias habló. Esperó a que se enfriase la discusión entre sus subalternos y los de Errejón para lanzar un mensaje con el trata de revestirse de una aureola de conciliación. Lo hizo, cómo no, en su cuenta de Twitter.

Después de los insultos, de la explicitud de los mensajes, de los ataques sin reservas entre uno y otro bando, vino Pablo Iglesias con el postre de la alargada y calurosa cena de Navidad de Podemos. Se trata de un plato dulce el que el secretario general muestra a los casi dos millones de usuarios que le siguen en la red social. Un mensaje que de "La abuela de Podemos", según asegura, le hizo reflexionar y escribir una carta en son de paz a los inscritos del partido.

El mensaje de "La abuela de Podemos" comenzaba así. "Porque es que tenéis un lío que yo no lo comprendo con tanto problema como tenemos en este país. Y no estáis todos a una como en Fuente Ovejuna". Iglesias, para tratar de cerrar la crisis después de varios días desaparecido, pidió perdón a los seguidores del partido.

No se sabe aún si la crisis ha tocado fondo en Podemos. Sin embargo, Iglesias vuelve a presentarse una vez más como el salvador de la formación. Esta vez, acompañado de la "abuela" del partido en el final de una cena navideña un tanto indigesta.