Fútbol

El día que Casemiro se consagró en Dortmund

El brasileño vuelve a un estadio en el que la última vez que jugó se dio a conocer. Casemiro salió en mitad de lo que parecía una remontada del Borussia Dortmund. Con 2-0 en contra, supo frenar todos los ataques rivales, y gracias a su actuación, el Real Madrid hizo valer el 3-0 de la ida para pasar de cuartos. Ese mismo año llegaría la Décima.

25 septiembre, 2017 16:29

Noticias relacionadas

El Real Madrid visita este martes al Borussia Dortmund en la segunda jornada de la fase de grupos de Champions League. Un partido que se antoja clave, dada la dificultad del grupo en el que se encuentran los blancos, y que parece haberse convertido en un clásico europeo. De las últimas cinco ediciones de Champions, ambos conjuntos se han cruzado en cuatro de ellas. Especialmente destacada fue la penúltima. En 2014, el año que siempre estará en el recuerdo de los madridistas por la ansiada Décima. No fue un camino fácil. En cuartos se cruzaron con los alemanes, y el partido de vuelta sirvió para sacar a la luz a un chico que acabaría convirtiéndose en indiscutible: Casemiro.

CASEMIRO SE COMIÓ A ILLARRAMENDI

El centrocampista brasileño había fichado justo un año antes por el Castlla. Sin embargo, Ancelotti quiso darle una oportunidad con el primer equipo. Disputó varios partidos esa temporada, pero hubo uno que destacó por encima de los demás. El ocho de abril de 2014 los blancos visitaban Dortmund con un 3-0 a favor logrado en la ida. Lo que debía ser un mero trámite pudo haber terminado en pesadilla. A los 37 minutos, los locales ya iban 2-0 por delante en el marcador. Gran parte de la culpa recayó en Illarramendi, que había salido como titular. El vasco cuajó un partido para el desastre, demostrando que no estaba preparado para disputar minutos esenciales en un club de tal magnitud. Todo lo contrario que un joven brasileño que esperaba su turno en el banquillo.

Ancelotti logró frenar los ataques rivales dando salida al ahora jugador de la Real Sociedad en el descanso. El turno de Casemiro llegó en el 73', entrando por Di María. Los minutos que estuvo sobre el terreno de juego coincidieron con lo mejor que se pudo ver del Madrid aquella noche. El ex del Sao Paulo frenó todos los avances rivales, demostrando su sacrificio, físico y dureza. La afición blanca solo tuvo dos buenas noticias al término del encuentro: haber pasado la eliminatoria y haber encontrado al heredero definitivo de Makélélé. El resto es historia. Una cesión al Oporto que supo aprovechar muy bien y su titularidad indiscutible a la vuelta. Dos años  en los que ha sumado otras dos Champions. En la última expedición blanca a Dortmund no jugó. Este martes volverá al estadio que lo vió nacer como estrella mundial.

Casemiro: "El de Dortmund será un partido especial porque ahí empezó todo" by footbie.com