Los últimos meses no están siendo sencillos para Neymar. Desde que se iniciara el año el brasileño no ha podido estar tranquilo. La fractura en el dedo meñique de su pie derecho en enero, durante el tramo crucial de la temporada en Europa, le privó de jugar los octavos de final ante el Manchester United. Una lesión que solo abrió la veda del calvario que le vendría por delante meses después.

Noticias relacionadas

Tras la final de la Copa de Francia en la que el PSG cayó derrotado, Neymar protagonizó un incidente en la grada con un aficionado. Una disputa que terminó con una sanción de tres partidos para el brasileño. 

Posteriormente, en las últimas semanas el brasileño se ha visto envuelto en un torbellino de acusaciones de violación en torno a su persona. Unos hechos que presuntamente habrían ocurrido el pasado 15 de mayo en París y que han revolucionado a todo el globo. Esto ha provocado que algunos patrocinadores (Mastercard) hayan decidido rescindir la relación contractual con el astro brasileño, mientras que otros como Nike se mantienen a la espera. 

Su impacto en el fútbol decrece

Todas estás circunstancias deportivas y extradeportivas han hecho que el valor de Neymar en el mercado haya decaído notablemente. El Observatorio CIES del fútbol ha certificado que su precio ha bajado de los 213 millones de euros en los que estaba tasado en enero de 2019, a una cifra en torno a 120 y 150 millones en este mes de junio. Un decrecimiento de entre el 30 y el 44%. 

La imagen de Neymar en los terrenos de juego también se ha empañado, ya que según publicaba L'Equipe recientemente, Neymar solo ha disputado en 51'8% de los partidos desde que es jugador del PSG. Una cifra que choca con los porcentajes que ostentan jugadores como Messi (87%) y Cristiano Ronaldo (77%), con los que a priori competía por el trono mundial. 

[Más información: Continúa la pesadilla de Neymar: varios patrocinadores han suspendido las campañas]