Sergio Ramos y Lucas Vázquez celebran el gol del Real Madrid

Sergio Ramos y Lucas Vázquez celebran el gol del Real Madrid REUTERS

Fútbol FC BARCELONA 1-1 REAL MADRID

El Madrid enseña los dientes ante el Barça y mantiene vivo el sueño de la Copa del Rey

Los blancos, que fueron superiores, mostraron una gran versión en el Camp Nou y lograron un empate que les da una ligera ventaja de cara a la vuelta. 

Noticias relacionadas

Ya está aquí. El Real Madrid está de vuelta y lo demostró ante el Barcelona, al que tuvo contra las cuerdas en varias fases del encuentro. Los blancos se adelantaron pronto, pero Malcom, otro que se reivindicó, consiguió firmar las tablas. Nada que ver la versión merengue con la que se mostró en octubre en el mismo escenario y ante el mismo rival. [Narración y estadísticas: FC Barcelona 1-1 Real Madrid]

El Real Madrid volvía al Camp Nou el día que Solari cumplía 100 días en el cargo. El técnico argentino tenía ante sí su particular reválida en el mismo escenario que terminó la era Lopetegui con una 'manita' que aún escocía a los madridistas. El momento de la verdad llegaba para el entrenador con la buena noticia de haber vaciado, por fin, la enfermería. 

El conjunto blanco mostraba su fondo de armario y su cambio de ciclo en el once. Solari apostó por Marcos Llorente y Vincius, dejando en el banquillo a teóricos titularísimos cuando comenzó la campaña como eran Casemiro, Bale o Isco. Por su parte, Valverde reservaba a Messi de inicio después de que el '10' azulgrana sufriera un golpe ante el Valencia el pasado fin de semana. Malcom se convertía así en la gran novedad de la alineación del Barcelona. 

El Madrid golpea, pero Vinicius perdona

El Clásico no pudo comenzar mejor para el Real Madrid, que encontró el gol en la primera ocasión de la que dispuso. Buen cambio de juego de Vinicius y Benzema supera a Jordi Alba para ceder atrás. Por allí, en el corazón del área pequeña, aparece un rápido Lucas Vázquez que se adelanta a Lenglet y bate a Ter Stegen. Duro golpe de los blancos a un Barça que sabía de la importancia de un tanto a domicilio en la eliminatoria.

A Valverde no le gustaba la presión de su equipo, más aún cuando Benzema, Kroos y Vinicius se plantaron prácticamente solos ante la portería culé. El brasileño no vio que el alemán se encontraba en inmejorable posición para acabar la jugada y terminó perdiendo la pelota. Los contragolpes se convertían, con el pase de los minutos, en una poderosa arma para un Madrid que se sentía muy cómodo sobre el césped.  

El Barça, por su parte, empezó a crear ocasiones como un mano a mano de Malcom con Keylor Navas que salvó magistralmente el tico. La acción fue anulada después por Mateu Lahoz, aunque la posición del azulgrana parecía legal. La siguiente oportunidad la tuvo en un cabezazo de Piqué que golpeó en Varane y se marchó a córner. El duelo era de ida y vuelta, convirtiendo el partido en un combate en el que ambos púgiles perdonaban golpes que, en teoría, parecían fáciles.  

Keylor Navas evita un gol del FC Barcelona

Keylor Navas evita un gol del FC Barcelona REUTERS

La estrategia volvió a dar resultado a un Barcelona que vivía de ella, principalmente, en ataque. Una falta lateral, botada por Malcom, es ganada por alto por Busquets que envía la pelota al travesaño con un potente testarazo. Se salvaba del empate un Madrid que, en la siguiente jugada, respondería de nuevo con Vinicius como protagonista. La joven perla merengue, muy activo, no se escondía en su debut en un Clásico, aunque la suerte le era esquiva de cara a portería. 

En el Real Madrid destacaba también Keylor Navas. El costarricense se reivindicaba en su competición con un nuevo paradón, esta vez a Luis Suárez. Tiro colocado del uruguayo y rectificado del guardameta que llega justo para despejar. El Barcelona estaba obligado a reaccionar en la segunda mitad, ya que el gol de Lucas Vázquez allanaba el camino de los de Solari y complicaba el de los azulgrana. 

Malcom firma el combate nulo

Tras el paso por vestuarios, sin cambios en ninguno de los dos equipos, el ritmo bajó hasta que, Malcom, en el minuto 58, consiguió el ansiado empate del Barça. Pase en profundidad a Jordi Alba, Keylor llega antes aunque deja la pelota muerta a Suárez. El '9' culé la manda al palo y el rechace le cae al brasileño que encuentra el hueco exacto entre Sergio Ramos y el poste. 

Keylor Navas detiene un contragolpe de Malcom

Keylor Navas detiene un contragolpe de Malcom REUTERS

Con el 1-1 saltaron al campo Messi, Arturo Vidal, Bale y Casemiro. Dos cambios por equipo y Valverde y Solari buscando alterar el encuentro. Sin embargo, no existía ni la electricidad de la primera parte ni las oportunidades en ambas áreas. Al último cuarto de hora se entraba con las espadas en todo lo alto, aunque sabiendo que cualquier error podía decantar la balanza.

Bale tuvo una ocasión similar a la del gol de Malcom. Ter Stegen sale a por un balón largo dirigido a Casemiro, la pelota le cae a Benzema y cede al galés que, tras intentar recortar a Semedo, se le hace de noche. Perdonó el Madrid que no tuvo la misma suerte que el conjunto catalán.  

En el último tramo del encuentro fue el conjunto de Solari el que llevó la iniciativa, pero no consiguió alterar un resultado que, aunque deja abierta la eliminatoria, es una reivindicación en toda regla del Real Madrid. El combate fue nulo, pero moralmente fue para el equipo blanco, que continuó con su buena línea y demostró que está muy vivo de cara al tramo final de la temporada. 

FC Barcelona 1 - 1 Real Madrid

FC Barcelona: Ter Stegen, Semedo, Piqué, Lenglet, Jordi Alba, Busquets, Rakitic (Arturo Vidal, 62'), Arthur; Malcom (Aleña, 75'), Suárez, Coutinho (Messi, 62').

Real Madrid: Navas; Carvajal, Varane, Ramos, Marcelo; Llorente (Casemiro, 62'), Kroos, Modric; Lucas (Asensio, 83'), Benzema, Vinicius (Bale, 63').

Goles: 0-1, 6' Lucas Vázquez; 1 - 1, 56' Malcom.

Árbitro: Antonio Mateu Lahoz (Comité Valenciano). Amonestó a Sergio Ramos (10'), Semedo (44'), Suárez (56'), Marcelo (56') Jordi Alba (57') y Arturo Vidal (87').

Incidencias: Partidos correspondiente a la ida de semifinales de la Copa del Rey disputado en el Camp Nou (Barcelona, España) ante 92.008 espectadores.