Serena Williams discute con el juez de silla en la final del US Open

Serena Williams discute con el juez de silla en la final del US Open Reuters

Tenis US OPEN

La ITF respalda al juez Carlos Ramos en el incidente de Serena Williams

Noticias relacionadas

La Federación Internacional de Tenis (ITF) respalda la actuación del árbitro portugués, Carlos Ramos, en el incidente protagonizado por la estadounidense Serena Williams en la final del torneo femenino del US Open.

La ITF hizo público un comunicado en el que destaca la trayectoria y la correcta actuación del juez ante la actitud de la tenista de Florida en el encuentro que perdió contra la japonesa Naomi Osaka.

"Carlos Ramos es uno de los árbitros más experimentados y respetados en el tenis. Las decisiones del señor Ramos estaban de acuerdo con las reglas pertinentes y fueron reafirmadas con la decisión de la organización del Abierto de Estados Unidos de multar a Serena Williams por las tres ofensas que realizó", destaca la ITF.

USA TENNIS US OPEN 2018

USA TENNIS US OPEN 2018 BRIAN HIRSCHFELD Agencia EFE

"Es comprensible que este incidente grave y lamentable deba provocar un debate. Al mismo tiempo, es importante recordar que el Sr. Ramos asumió sus funciones como funcionario de acuerdo con el reglamento correspondiente y actuó en todo momento con profesionalismo e integridad", añade.

Serena Williams, poseedora de 23 títulos del Grand Slam, protagonizó un espectacular incidente en la final femenina. La estadounidense protestó de manera airada y reiterada e insultó a Carlos Ramos, al que llamó ladrón y mentiroso.

Sus polémicas más sonadas

Esta no es la primera polémica que protagoniza la tenista en el Grand Slam estadounidense. En el año 2009, Serena Williams amenazó de muerte a una juez de línea, lo que le costó el punto decisivo en la semifinal en la que cayó ante la belga Kim Clijsters. "Te voy a matar", le espetó la norteamericana.

En el año 2011 tuvo que pagar dos mil dólares a Eva Asderaki por abuso verbal al pedir a la juez de silla que no le volviera ni a mirar y en el año 2004 tuvo varios problemas con otra juez de silla, Mariana Alves, por cantar hasta cuatro bolas fuera contra la estadounidense que sí habían entrado.