Rafa Nadal posa en las playas de Acapulco.

Rafa Nadal posa en las playas de Acapulco. Abierto Mexicano Telcel

Tenis TENIS

Rafa Nadal vuelve a la competición en Acapulco

El mallorquín, que tres días después de caer en la final del Abierto de Australia ya estaba entrenándose de nuevo, afronta un nuevo desafío en tierras mexicanas.

Dubái

Noticias relacionadas

Ocurre el jueves 2 de febrero, tres días después de perder la final del Abierto de Australia contra Roger Federer. El reloj está a punto de marcar las nueve de la noche y Rafael Nadal se machaca en el gimnasio de su academia de Manacor, mezclado con normalidad entre la marea de clientes del centro que hacen deporte a última hora de la jornada. Subido en una bicicleta elíptica, y con Rafael Maymò (su fisioterapeuta) al lado, el mallorquín despierta a sus músculos mientras rompe a sudar con ese trabajo aeróbico después del viaje más largo de todos los que le esperan esta temporada.

A las nueve de la mañana del día siguiente, con un frío que asusta, Nadal aparece caminando con una capucha azul cubriéndole la cabeza y cargando su raquetero al hombro. Las clases de los alumnos de la academia todavía no han empezado, pero el mallorquín ya está refugiado en la pista cubierta que está a unos metros del centro arreándole a la pelota. Durante casi dos horas, el campeón de 14 grandes se entrena a buen ritmo, repitiendo esa sesión el sábado.

¿Por qué se castiga Nadal de esa forma sin haber tenido tiempo para digerir la derrota con Federer? ¿Qué necesidad hay de ponerse a trabajar cuando lleva un mes jugando de torneo en torneo y no ha pasado ni una semana desde que regresó de Australia? ¿Por qué no soltar la raqueta, descansar y tomar un poco de aire, físico y mental? Porque con Nadal, que vuelve a la competición esta semana en Acapulco, no existen las casualidades: para el mallorquín, el éxito no es algo repentino.

“No ha habido que revertir nada tras lo que ocurrió en Australia, él mismo se ha dado cuenta de que perdió una final muy importante, pero también sabe que vuelve a estar ahí y que va a tener más oportunidades si sigue jugando de esta manera”, explicó a este periódico Francis Roig, uno de los entrenadores que acompaña al mallorquín en Acapulco, donde también está Carlos Moyà. “Evidentemente, perder la posibilidad tal y como vino el partido ha sido duro, pero no hemos tenido que hacer ningún trabajo especifico para levantarle la moral. Hay que seguir adelante”.

Nadal con el trofeo de subcampeón del Abierto de Australia.

Nadal con el trofeo de subcampeón del Abierto de Australia. FILIP SINGER Agencia EFE

Aconsejado por sus médicos, Nadal tomó la decisión de renunciar al torneo de Rotterdam después de la exigente prueba que pasó en Australia. Eso le permitió disfrutar de casi un mes de entrenamientos desde que jugó el último partido en Melbourne, preparándose a conciencia para lo que tiene por delante en las próximas semanas (Acapulco, Indian Wells y Miami, antes de pensar en la gira de tierra batida europea). El número seis del mundo, que antes de pisar Acapulco pasó una semana practicando en la isla de Cozumel, llega tras perfeccionar todo lo bueno que consiguió a principios de temporada.

“La derecha está empezando a ir en la dirección que buscamos, que sea un golpe más certero y decisivo”, reconoció Roig, que estaba con Nadal desde la pretemporada en Manacor. “Creo que todas las victorias que trae encima le han ido muy bien para coger confianza”, añadió el entrenador catalán. “Eso se traduce estando más metido dentro de la pista y apostando por tiros decisivos cuando el punto se lo pide. Obviamente, tiene que correr cuando no está en una posición tan buena, pero lo otro es muy importante”, insistió. “En definitiva, veo muy bien a Nadal, con muchas ganas. El cuadro de Acapulco es duro, pero hemos entrenado bien y está preparado”.

Nadal debutará contra Mischa Zverev, al que derrotó hace unas semanas en Brisbane por un contundente 6-1 y 6-1. En comparación con Novak Djokovic, que recibió una invitación a última hora para jugar el torneo y se estrenará ante Martin Klizan, lo que tiene por delante el español (Paolo Lorenzi, Jack Sock o Marin Cilic, entre otros) es un camino de rosas. El serbio podría medirse con Juan Martín Del Potro en la segunda ronda y luego con rivales tan peligrosos como Nick Kyrgios o Dominic Thiem, antes de cruzarse en una hipotética final con el balear. Para eso, sin embargo, queda un mundo.