Angelique Kerber ante Svitolina.

Angelique Kerber ante Svitolina. Dubai Duty Free Tennis Championships

Tenis TENIS

A Kerber se le escurre el número uno del mundo

La alemana, con problemas en la rodilla derecha, cae 3-6 y 6-7 contra la ucraniana Svitolina en las semifinales del torneo de Dubái y pierde sus opciones de volver a la cima.

Dubái

Serena Williams seguirá siendo la número uno del mundo el próximo lunes, cuando se actualice la clasificación. En las semifinales del torneo de Dubái, Elina Svitolina derrotó por 6-3 y 7-6 a Angelique Kerber y detuvo su reconquista del trono, tan sólo separada por dos victorias (estaba obligada a ganar el título). La ucraniana, que suma 11 partidos sin conocer la derrota y se ha impuesto en los tres últimos cruces ante la alemana (Pekín 2016 y Brisbane 2017, antes de este viernes en Dubái), buscará la copa de campeona contra Caroline Wozniacki (6-3 y 6-4 a la letona Sevastova) con la motivación añadida de su acceso al top-10, plaza que obtendrá si el sábado levanta la copa.

“No estoy pensando en el número uno”, se arrancó Kerber ante los periodistas. “Todo el mundo está escribiendo sobre ello, pero yo ya sé lo que se siente siendo la mejor del mundo. Lo he conseguido hace unos meses y seguro que intentaré hacerlo de nuevo”, prosiguió la alemana, que estuvo 20 semanas en lo más alto, antes de que Serena se lo arrebatase de nuevo en el Abierto de Australia. “Para mí, es muy importante estar sana. Si logro jugar de forma consistente durante los próximos meses veremos qué ocurre, pero ahora mismo no estoy buscando el número uno”.

Kerber arrancó el partido con la rodilla derecha vendada y según avanzó el duelo dejó de correr para devolver varias bolas, frenada por el dolor. Jugó bien algunos ratos y mal otros muchos. Nunca, en cualquier caso, dejó de pelear, ni estando 2-5 abajo en la segunda manga (llegó a sacar con 6-5 para forzar el tercer set, después de propinarle un parcial de 4-0 a su contraria). La alemana pagó su desatino con una pila de errores no forzados (31) y terminó inclinándose porque Svitolina fue mejor de principio a fin, en estado de gracia tras unas semanas impecables.

Svitolina durante el partido contra Kerber.

Svitolina durante el partido contra Kerber. Dubai Duty Free Tennis Championships

“No ha sido el mejor día que he tenido”, dijo Kerber, encogiéndose de hombros. “Voy a intentar olvidar el partido tan pronto como pueda y quedarme con las cosas positivas de este torneo, donde he recuperado algo de ritmo”, celebró la número dos, que venía de caer a la primera en Doha contra la rusa Kasatkina. “He vuelto a jugar un buen tenis, ganando algunos encuentros contra grandes rivales”, recordó. “He dado como uno o dos pasos al frente. Eso es lo único que cuenta para mí. Ahora voy a volver a casa unos días, ver qué ocurre con mi rodilla y empezar a pensar en Indian Wells”.

Frente a la despedida de Kerber, el momento de Svitolina. A los 22 años, la número 13 batió por séptima vez a una de las cinco mejores (por segunda ocasión en 2017) y llegó a la final rebosando confianza, que es el arma más peligrosa que puede tener una tenista con muchísima diferencia sobre el resto.

“Estoy muy contenta por mi forma de jugar ahora mismo”, explicó Svitolina. “He tenido resultados muy consistentes desde el final de 2016, mi propio juego ha sido consistente”, siguió. “Así que estoy feliz de lo que ha madurado mi tenis”, insistió. “En la pista trato de centrarme únicamente en mí porque sólo puedes ocuparte de lo que está en tu lado. Hay cosas que no puedes cambiar, no puedes hacer nada al respecto, no sabes cómo de bien se sentirá la rival. Lo único que puedes controlar es tu propio juego. Así que trato de hacer eso”.