Ruth Beitia besa su medalla de oro.

Ruth Beitia besa su medalla de oro.

Otros Deportes Galardones

Los Princesa de Asturias y su injusticia con Ruth Beitia: retirada sin premio

La organización optó por dárselo a la selección de rugby de Nueva Zelanda en 2017 y no a la atleta cántabra, que ha anunciado su adiós. 

Noticias relacionadas

El pasado miércoles, en el Palacio de Deportes de Santander, Ruth Beitia, junto a Ramón Torralbo (“su 50%”), entre amigos, anunció su retirada. Sonrió, como siempre, pero no pudo evitar que esa sangre de color cristalino, esa agua blanca, esas lágrimas que sepultaron sus días de gloria en el diván de la memoria, saltaran al precipicio. La mejor atleta de la historia de España dijo adiós tras chocarse con el muro de la edad en el pasado Mundial de Londres y con un palmarés que necesita de varias vitrinas para encontrar refugio: un oro en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, dos diamantes, cuatro oros de campeona de Europa (tres al aire libre y uno en pista cubierta)… En fin, muchas preseas, sí, y, sin embargo, sólo olvido por parte de los premios Princesa de Asturias del Deporte.


En realidad, para ser exactos, conviene recordar que Ruth Beitia perdió frente al resto de opciones que se barajaron; fue finalista, pero no elegida. El jurado optó por premiar a la selección de rugby de Nueva Zelanda en este 2017 (recibirán el galardón este viernes) y posponer (o quizás enterrar para siempre) la posibilidad de que la atleta cántabra reciba el Princesa de Asturias. “Esta selección está considerada un ejemplo de integración racial y cultural, y ha contribuido a la unidad de neozelandeses de diferente origen, simbolizado en la haka”, reconoció la organización, justificando su decisión.


Y lo cierto es que los All Blacks son merecedores del premio: han sido tres veces campeones del mundo (1987, 2011 y 2015), son el equipo con más porcentaje de victorias en sus partidos (70%), han sido elegidos como mejor selección del año siete veces desde 2005 y cuatro de sus integrantes han sido designados como mejores jugadores del año (Richie McCaw, Dan Carter, Kieran Read y Brodie Retallick). Incluso, quince de sus integrantes han formado parte del Salón de la Fama del Rugby. Por tanto, sí, ellos no son una mala opción, pero...

Ruth Beitia salta en Río de Janeiro.

Ruth Beitia salta en Río de Janeiro.


Los premios Princesa de Asturias tenían muchas más razones para haber optado por Ruth Beitia. La primera de ellas, los All Blacks, legendarios, podrían recibirlo en cualquier ocasión. Por ejemplo, en 2018. Al fin y al cabo, la selección de Nueva Zelanda va a seguir compitiendo y acumulando triunfos, ¿o alguien lo niega? Sin embargo, la atleta española, aunque no hubiese anunciado su retirada este miércoles, no iba a volver a ser campeona olímpica. Lo fue en Río, a sus 37 años, consiguiendo la primera medalla de oro en atletismo para España en unos Juegos desde Barcelona 92 y no iba a repetir en Tokio 2020. Era imposible. O, mejor dicho, será imposible.


Ese oro olímpico de Río o las medallas conseguidas a lo largo de su carrera podrían haber hecho que el jurado la premiara. Pero, pongamos que ese argumento no los convencía. Pues bien, en ese caso, hay muchos otros: su perseverancia (ha mantenido el nivel hasta los 38 años, hasta que su cuerpo ha dicho basta), su eterna sonrisa (nadie conoce a una Ruth que no conteste un WhatsApp o una llamada, o que no pida perdón por no hacerlo), su educación (jamás se la ha visto negar una foto o un autógrafo) o, simplemente, ser la mejor atleta española de la historia (o quizás, 'el' mejor atleta, o puede que la mejor deportista, eso que lo decida cada uno). ¿Motivos suficientes? Al menos, no de momento para los Princesa de Asturias. 

Constatado esto, la pregunta es: ¿se lo darán tras su retirada? Podría ser. No hay ningún motivo para pensar que el jurado no se va a volver a acordar de Ruth Beitia. Seguro que lo hace, pero siempre quedará en la memoria que no lo hizo a tiempo. Porque lo cierto es que muchos de los premios se han dado en su justo momento: a Gómez Noya después de su quinto Mundial y antes de los Juegos, a Fernando Alonso cuando estaba siempre entre los primeros, a Rafa Nadal en activo (porque, en realidad, éste siempre está bien), la selección de baloncesto (en 2006) tras ganar el Mundial… Por tanto, ¿cuál es la razón de que no se lo hayan dado a Ruth en 2017? He ahí la cuestión.

Ruth Beitia disfruta paseando la bandera de España.

Ruth Beitia disfruta paseando la bandera de España.