Marc Márquez celebra su victoria en Assen.

Marc Márquez celebra su victoria en Assen. REUTERS

MotoGP

Marc Márquez se impone en una batalla épica en Assen

  • Suma su cuarta victoria del año y amplía su renta en la general a 41 puntos tras una carrera repleta de adelantamientos en la que consiguió escaparse a falta de tres vueltas para el final.
  • Rins y Maverick completaron el triplete español en el Gran Premio de Holanda

Más que una carrera, en la que se instauró un ritmo lento, fue una orgía de adelantamientos en la que todos se tocaron con todos en un grupo de cabeza formado por hasta nueve pilotos y en el que sólo uno consiguió escaparse de la jauría cuando restaban tres vueltas para el final tras imponer un ritmo demoledor con una Honda RC213V nerviosa. [Así te hemos contado el GP de Holanda de MotoGP]

Marc Márquez se ha impuesto en una batalla épica en Assen, en un circuito en el que no ganaba desde 2014 y en el que no había conseguido la pole en MotoGP, y su cuarta victoria de la temporada le permite ampliar su renta en la general a 41 puntos sobre Valentino Rossi y 47 sobre Maverick Viñales, que ha subido al tercer escalón del podio y que, junto a Álex Rins, ha completado el triplete español en el podio del Gran Premio de Holanda.

Assen es un circuito histórico en el calendario porque desde 1949 el Campeonato del Mundo se cita allí a finales del mes de junio de forma ininterrumpida. El trazado holandés, exigente y rápido como pocos, tiene curvas enlazadas y una vertiginosa chicane, que da entrada a la recta de meta, que se convierte en el mejor escenario para los adelantamientos. Y este domingo ha habido tantos que ha sido imposible contarlos.

La carrera comenzó con una fulgurante salida de Jorge Lorenzo que, desde la décima posición de la parrilla, se situó primero antes de completar la primera vuelta y sorprender a Márquez, convencido de que era Dovizioso el que tomaba la cabeza. A partir de ahí los dos pilotos españoles, que la próxima temporada serán compañeros de equipo en el Repsol Honda, se las tuvieron tiesas.

Y hasta entró en escena Valentino Rossi, que en una frenada se aproximó demasiado a Lorenzo y terminó rompiéndole el colín de su GP18. O el adelantamiento al límite de Álex Rins a Marc Márquez en la curva 5, que fue investigado por Dirección de Carrera después de que el líder de la general de MotoGP a punto estuviera de irse al suelo. Sin olvidar la tensión entre los dos pilotos de Ducati por tomar el control de una carrera en la que al final consiguió deshacerse de la jauría a falta de tres vueltas para el final e imponerse en una de las batallas más épicas que se recuerdan.