Ángel Nieto en el primer Gran Premio de España celebrado en Jerez (1987).

Ángel Nieto en el primer Gran Premio de España celebrado en Jerez (1987). Repsol Media Service

MotoGP GRAN PREMIO DE ESPAÑA

El homenaje de MotoGP a Ángel Nieto antes del Gran Premio de España

Distintos pilotos legendarios de nuestro motociclismo recuerdan al 12+1 veces campeón del mundo, que da nombre al circuito de Jerez desde este año.

“Seguimos la trazada que marcaste. Damos gas soñando en alcanzarte. En cada curva y en cada recta, siempre a tu rueda. Luchamos para ser campeones. Pero siempre serás el número uno”. Es curioso: Ángel Nieto nunca corrió en el circuito de Jerez al que dará nombre desde esta semana, pero su espíritu está muy vivo entre los pilotos del Mundial de motociclismo antes del Gran Premio de España de este año. A casi tres meses del primer aniversario de su muerte, la leyenda del 12+1 veces campeón del mundo no ha perdido vigencia.

Queda claro al leer las palabras con las que se inicia este texto. Resultan el homenaje de Álex Crivillé, Pol Espargaró, Dani Pedrosa, Jorge Lorenzo y Marc Márquez al piloto zamorano en unos días especialmente aptos para recordarle. Su estela marcó el camino de una historia plagada de éxitos para los españoles en las dos ruedas. Y, lo que es más importante, en cualquiera de sus categorías.

Jerez siempre fue un lugar especial para el pionero de las motos en nuestro país. Ahí queda también el cariño que le tiene la afición local a Nieto y el monumento erigido en su honor en el circuito. Además, él fue parte activa a la hora de diseñar el trazado jerezano original y de sugerir las distintas mejoras que ha sufrido este desde 1987, año de su inauguración.

Después de que Ayrton Senna ganase un Gran Premio de Fórmula 1 en tierras andaluzas, a los grandes ases del motociclismo les llegó la hora de probar fortuna en Jerez. Wayne Gardner fue el primer triunfador allí en la categoría reina (MotoGP), entonces conocida como 500cc. En 250 (la actual Moto2), Sito Pons, que llegaba a la prueba como líder del campeonato, sólo pudo ser noveno por culpa de una caída sufrida en los entrenamientos: su mano izquierda sufrió las consecuencias. Por otro lado, Joan Garriga logró su primer podio en la categoría (tercero).

Sito Pons se vio mermado por una caída en Jerez 87.

Sito Pons se vio mermado por una caída en Jerez 87. Repsol Media Service

Aunque la mejor carrera de todas tuvo lugar en la desaparecida modalidad de 80cc. En aquel entonces, era todo un vivero de talento nacional: Jorge Martínez Aspar, un jovencísimo Crivillé, 'Champi' Herreros, Luis Miguel Reyes... Los dos primeros dieron un espectáculo portentoso, sobre todo Crivillé. Aunque estuvo a punto de caerse, logró remontar desde la séptima posición en la que tomó la salida hasta la segunda en la que concluyó finalmente. Aspar no lo tuvo nada fácil para subir a lo más alto de un podio copado por los españoles, ya que Julián Miralles fue tercero.

Fue el primer triplete de los muchos que estaban por venir en el Gran Premio de España. Raro es el año en el que no hay ni un solo triunfo de un español en alguna de las tres categorías del Mundial. Incluso resulta extraño ver podios sin gran presencia nacional en Jerez. Lo que ya era todo un santuario de nuestro motociclismo lo será todavía con más razón a partir de ahora: la memoria de Ángel Nieto merece ser honrada a lo grande.

Crivillé, Champi Herreros y Luis Miguel Reyes en Jerez 1987.

Crivillé, Champi Herreros y Luis Miguel Reyes en Jerez 1987. Repsol Media Service

“Cuando me subo en la moto, me subo para hacerlo lo mejor que sé, y, además, para ganar”. Es una de las frases que dejó para la posteridad el icono. Sus sucesores deberían tenerla muy presente cada vez que corran en el recinto que, como ocurre en Cheste (Ricardo Tormo), honrará con más ímpetu la figura y el legado de Nieto.

Un hombre que, allí donde esté, quedará satisfecho si los pilotos del futuro destilan una pasión por su deporte tan admirable como la que él divulgaba: “Para mí, estas máquinas son, quizá, como mi madre. Las quiero, las mimo, las siento cuando lloran. Tengo con ellas un conjunto que creo que es lo que te lleva al campeón del mundo”.