Alonso, durante el GP de Azerbaiyán en el que quedó noveno.

Alonso, durante el GP de Azerbaiyán en el que quedó noveno. EFE

F1

Primeros puntos para Fernando Alonso el día en el que estalló la guerra entre Vettel y Hamilton

El asturiano, que salía penúltimo, acabó noveno, mientras que Sainz terminó octavo. Victoria de Ricciardo en Azerbaiyán, que se aprovechó de la polémica lucha (y la mala suerte) entre los dos primeros del Mundial.

Daniel Calle

A la séptima fue la vencida. En Azerbaiyán llegaron los primeros puntos para Fernando Alonso en este calvario de Mundial de F1. Los 'arañó' tras acabar noveno en un movido Gran Premio disputado en el circuito urbano de Bakú. Había salido penúltimo, por lo que la hazaña es mayor. Alonso, en la octava prueba de esta temporada (séptima para él tras perderse Mónaco), superó el objetivo y se llevó dos puntos. [Así te hemos contado el Gran Premio de Azerbaiyán]

Esta primera edición del GP de Azerbaiyán (el pasado año se disputó aquí el GP de Europa) la recordaremos por los primeros puntos de Alonso pero, sobre todo, por la guerra entre Vettel y Hamilton. En Bakú estalló todo tras una acción muy polémica, más propia de videojuegos que de la realidad. El alemán, cabreado, embistió de forma voluntaria al inglés cuando todavía estaba el coche de seguridad. Se quejaba Vettel de la lentidud de Hamilton, que había ralentizado la carrera, provocando un choque. [Así fue la acción: Vettel golpea deliberadamente a Hamilton en el GP de Azerbaiyán]

La guerra siguió después de la carrera, ante los micrófonos de la prensa. "La F1 es para adultos, no era necesario frenar así", comentó el alemán, primero en seguir calentando la batalla. "Si quiere probar que es un hombre, mejor fuera del coche cara a cara", le contestó el inglés en tono desafiante.

La Fórmula 1 recuperó emoción y tensión gracias al estrecho circuito de Bakú, que provocaba que al mínimo toque hubiera que sacar un Safety Car. Hasta tres hubo en total, todos en muy poco espacio de tiempo, por los continuos toques y abandonos que había en la pista. A la mínima que se paraba un coche, había que sacar el coche de seguridad para evitar mayores riesgos. Al final, Dirección de Carrera tuvo que sacar la bandera roja y parar la carrera para que se limpiara bien la pista.

Eso reenganchó a varios pilotos, entre ellos al posterior campeón Ricciardo, que se limitó a hacer un gran trabajo desde atrás pero también a aprovecharse de los problemas de los rivales. Raikkonen abandonó, al igual que Verstappen, Bottas estuvo desde el inicio atrás por un toque en la primera curva (aunque remontó y acabó segundo) y a Vettel y Hamilton las circunstancias le quitaron las posiciones de podio. Ha sido raro repasar las tres primeras posiciones y no ver a ninguno de los dos favoritos al titulo ahí.

Ricciardo celebra su victoria en el GP de Azerbaiyán.

Ricciardo celebra su victoria en el GP de Azerbaiyán. REUTERS

Al alemán, que acabó cuarto, le pusieron una sanción de diez segundos parado en boxes por la mencionada acción con Hamilton. Y debe dar gracias, ya que la maniobra daba incluso para bandera negra. El inglés, en cambio, más mala suerte no pudo tener, ya que cuando rodaba primero tuvo un problema con el sistema de seguridad de su Mercedes en la zona del reposacabeza. Intentó durante varias vueltas arreglarlo él, empujando en las rectas con su mano. Pero no pudo. Tuvo que entrar a boxes para que se lo colocaran  y ahí perdió todas las opciones.

Si la rivalidad entre Vettel y Hamilton ya venía caliente en las últimas carreras, Azerbaiyán será un antes y después. De este Mundial se recordará la acción de Sebastian, claramente antideportiva, fruto del cabreo y tensión que había en esos momentos en la pista. Será la imagen de un campeonato en el que Vettel es más líder tras Bakú, pero en el que 'calentó' a Hamilton, mucho más peligroso ahora.

Por otro lado, Carlos Sainz también realizó un carrerón y acabó octavo, un puesto por delante de Alonso. Y eso que salía decimoquinta. Él remontó siete puestos, tres menos de los que lo hizo Fernando.

Los primeros puntos de la temporada para el asturiano llegaron en Bakú. "Ha salido todo de cara", reconocía Fernando al final de carrera. Ya el sábado se encomendaba a una carrera que fuera tal y como al final fue, con muchos Safety Car y mucho movimiento. "Es uno de esos días que por eliminación vas ganando posiciones semigratis, pero es una pena que no se puedan aguantar por nuestras deficiencias", añadió Alonso, que aseguró que "en condiciones normales, podríamos estar hasta en el podio en una carrera así".