Fernando Alonso rueda con el McLaren - Honda

Fernando Alonso rueda con el McLaren - Honda Reuters

F1 F1

Mercedes, al rescate de Honda, McLaren y Fernando Alonso

El futuro de Honda puede depender de la ayuda de Mercedes que solucionaría los problemas de motor de Alonso evitando el hundimiento McLaren.

Iván Martín y Ladera

La aventura de Honda en la Fórmula 1 puede llegar a su fin tras la desastrosa temporada que los japoneses están protagonizando junto con sus socios británicos de McLaren. Desde Japón comienzan a llegar las primeras voces críticas que amenazan con cancelar un proyecto en vía muerta que puede llevarse consigo a un equipo histórico de la categoría, terminando de paso con la carrera y esperanzas de Fernando Alonso.

El callejón sin salida en el que se encuentra Honda hace tambalear a la propia Fórmula 1, que contempla con preocupación como el único gran constructor mundial que se ha unido al mundial, como consecuencia del cambio a la propulsión híbrida, está a punto de tirar la toalla llevando a la ‘quiebra’ técnica y económica al segundo equipo con mayor palmarés de la categoría junto con la carrera del piloto mejor valorado por la afición: Fernando Alonso.

Honda dice no a Honda

Tras cuatro años (uno de desarrollo y tres en pista) diseñando y desarrollando su unidad de potencia en la sede de Honda Motorsport de Sakura se han rendido a la evidencia.

La cultura japonesa basada en la autosuficiencia y el desarrollo interno no ha sido capaz de ofrecer un motor al nivel de sus contendientes europeos. Por este motivo, el motorista nipón ha renunciado a su filosofía empresarial y ha abierto las puertas de su centro de desarrollo al conocimiento ‘extranjero’ fichando a todo aquel consultor externo que garantice la solución de los problemas endémicos de la peor unidad de potencia vista en una década.

Los primeros resultados de la ayuda ‘externa’ se han visto el segundo día de test en Bahréin, donde el equipo por fin pudo dar más de 80 vueltas sin problemas, hecho que sorprendió tanto al equipo, que no supieron ni explicar cómo lo habían conseguido.

El primer paso para la resurrección de la marca Honda-McLaren-Alonso pasa por el próximo Gran Premio de Rusia donde los pilotos dispondrán de una unidad de potencia con mejoras para garantizar una fiabilidad que permita terminar carreras.

Pero acabar carreras no es el objetivo. El salto adelante de Honda sólo puede hacerse realidad con la ayuda del equipo al que pretenden batir: Mercedes.

Superhéroe Mercedes

Mercedes puede ser el ‘consultor’ de lujo que resuelva los problemas que los ingenieros de Honda no son capaces de superar. La experiencia en el sector híbrido y electrónico de Mercedes tras tres años de dominio absoluto del mundial están sobradamente contrastados.

El área híbrida y la parte electrónica inherente a esta son uno de los puntos débiles del propulsor Honda que McLaren tampoco ha sido capaz de mitigar. La consultoría externa del actual campeón del mundo puede ser la clave que permita al equipo de Fernando Alonso salir del fondo del pozo en el que ellos mismos se han metido.

El truco que permite la ‘trampa’

Muchos pueden ver esta ayuda de Mercedes a Honda como una ‘trampa’ que adultera el equilibrio de fuerzas del mundial. Uno de los equipos que más están alzando la voz es Red Bull, quienes ya padecieron una situación similar con Renault y que este año están lejos por motor (precisamente por la parte híbrida y electrónica) de Ferrari y Mercedes.

La propiedad intelectual que impide en la Fórmula 1 que Red Bull pase su chasis a Toro Rosso u otros equipos es esgrimida desde Milton Keynes para impedir una ayuda que ellos no recibieron hace dos años, cuando se quedaron durante unos meses sin motor para la temporada 2016.

McLaren y Honda pretenden hacer valer el acuerdo de la normativa de los motores que establece que la diferencia de potencia entre las unidades de potencia no deberían diferir más de un 3% respecto a la pista de referencia de la Fórmula 1. El circuito español de Montmeló que alberga el Gran Premio y los test de pretemporada.

La FIA quiere igualdad de motores

La FIA de Jean Todt es la responsable del incremento de costes exorbitado que vive la Fórmula 1 como consecuencia de unos motores híbridos que han fracasado: a la hora de captar la atención de los aficionados por su falta de sonido, a la hora de atraer nuevos constructores salvo Honda y a la hora de equilibrar los valores en campo.

Para solucionar en parte este desastre, la Federación podría intervenir en caso de que su informe tras los tres primeros Grandes Premios del mundial demuestren que la horquilla de potencia supera el 3% entre la mejor unidad de potencia y la peor.

El Grupo de Estrategia de la F1 está estos días evaluando las opciones para que Mercedes resuelva los problemas que Honda es incapaz de solventar con el beneplácito de una competencia que no ve con buenos ojos una ‘adulteración’ de la competición tan flagrante.

El futuro de Alonso y hasta de McLaren en juego

La ‘patata caliente’ en manos de la FIA y los nuevos dueños de la Fórmula 1 puede hacer arder la categoría entera puesto que el abandono de Honda del mundial llevaría consigo una crisis de credibilidad de una Fórmula 1 que pretende atraer a nuevos constructores que, de momento, miran con pavor cómo la imagen de Honda se desmorona ante los aficionados de todo el planeta.

Por otro lado, los japoneses son hoy en día la principal fuente de ingresos de McLaren, que recibe los motores gratis, el salario de Alonso y hasta una inversión estimada extra de casi 80 millones de euros en sus arcas. La salida del gigante nipón dejaría al equipo de Woking sin motor, sin dinero y sin esperanzas de volver a revivir los mejores momentos de su historia.