Alonso, durante el GP de Australia.

Alonso, durante el GP de Australia. EFE

F1 FÓRMULA 1

Empujoncito de la FIA al McLaren de Alonso forzando la igualdad de motores

La escudería británica, que prevé "más debilidades" en Shanghái, podría verse beneficiada por la nueva reglamentación, que prohíbe diferencias de más de tres décimas entre la mejor unidad de potencia y la peor.

Noticias relacionadas

"Shanghái es largo, con rectas largas y probablemente exponga todas las debilidades de nuestro paquete, más de lo que lo hizo Albert Park". Así de contundente se mostraba Éric Boullier este lunes al hablar de las posibilidades de McLaren de cara al Gran Premio de China del próximo fin de semana, en el que prevén incluso más problemas que en Melbourne.

"Es un fin de semana impredecible por varias razones: el circuito es duro con la mecánica y los neumáticos, y la meteorología suele ser mala. Lo que sí puedo predecir es que no vamos a tener tanta suerte con nuestro ritmo como en Australia. Shanghái es un circuito muy distinto a Albert Park", dijo el jefe deportivo de McLaren.

Unos augurios que sitúan a la escudería británica por detrás de su nivel en Australia. E incluso en Honda comparten esta opinión. "China será un desafío más grande que Albert Park. La pista en sí pide mucho de la unidad de potencia en sus curvas de media-baja velocidad, así como en las rectas", asume Hasegawa antes de viajar al país del sol naciente.

La FIA se plantea igualar los motores

Por otra parte, la propia FIA podría entrar de lleno para solventar las carencias de McLaren. Apelando a la reglamentación vigente desde abril de 2016, la cual explicita que la diferencia entre el motor más potente y el más débil de la parrilla no puede superar las tres décimas por vuelta, la federación ha decidido adelantar dos Grandes Premios el estudio de este punto del reglamento.

Para ello, en Bahréin se comparará el rendimiento del motor -dejando a un lado el del chasis- para comprobar si la diferencia entre el mejor V6 turbo y el peor es de más de tres décimas. Y, en caso de ser mayor, la FIA podría apostar por crear una regla especial para que Honda pueda equiparar su unidad de potencia a las demás a partir de 2018.

Esta excepción podría pasar por el acercamiento de los motores con un caudal de combustible totalmente nuevo. Una propuesta que nació de Mercedes el año pasado y que podría suponer el salto definitivo que le falta a McLaren para empezar a ser competitivo... En 2018.