Verstappen y Hamilton durante los test en Montmeló.

Verstappen y Hamilton durante los test en Montmeló. Albert Gea Reuters

F1 EMPIEZA EL MUNDIAL

10 claves para entender el nuevo circo de la Fórmula Uno

Coches agresivos que muerden el asfalto hasta parados, motores de 1.000 CV y neumáticos descomunales conforman los bólidos que meterán al Gran Circo de lleno en el siglo XXI.

Tras el fracaso de la categoría al abandonar los motores atmosféricos en favor de una era más ‘verde’, la F1 perdió su identidad y disparó los costes, poniendo a la mitad de los equipos al borde de la bancarrota, al tiempo que los monoplazas perdían su atractivo y las carreras su emoción.

A escasos días del arranque del Mundial, la Fórmula 1 se enfrenta a una de las temporadas más importantes de una historia que comenzó en 1950. EL ESPAÑOL analiza los 10 aspectos claves que afronta la nueva edición del campeonato a través de una renovación que mira al futuro usando recetas del pasado para seducir a los millennial, reviviendo una pasión que asegure su supervivencia.

1. Coches con estética agresiva

Una ola de optimismo recorre las redes sociales uniendo a pilotos y aficionados que, por primera vez en años, se sienten satisfechos con los coches que han visto la luz sobre el circuito español en pretemporada.

Coches de aspecto agresivo, anchos y bonitos, que al verlos transmiten sensación de velocidad hasta cuando están parados. La nueva Fórmula 1 se apunta la primera victoria al revivir el aspecto de un monoplaza que seduce.

2. Neumáticos XXL

La nueva fisionomía de los monoplazas crece en anchura dando espacio al regreso de neumáticos grandes y voluminosos, que devuelven al imaginario colectivo épocas gloriosas de otros tiempos.

Los enormes Pirelli marcan las señas de identidad de la renovada F1 a la vez que aumentan la capacidad de los coches de volar en las curvas, eliminar los problemas de motricidad al pisar a fondo el acelerador y reducir la denostada degradación.

Primer plano del Mercedes de Bottas, con los grandes neumáticos Pirelli.

Primer plano del Mercedes de Bottas, con los grandes neumáticos Pirelli. Albert Gea Reuters

3. Aerodinámica para volar y batir récords

Sin duda, el aspecto aerodinámico es el mayor de los protagonistas del Mundial que abrirá sus puertas el próximo fin de semana.

Los tiempos de sequía y restricciones llegaron a su fin y los ingenieros han tenido vía libre para exprimir todo su talento y potencial para que los coches de 2017 sean los más rápidos de los últimos 67 años.

Alerón posterior grande y bajo, coches llenos de ‘aletines' y deflectores con formas sinuosas y depuradas en sus carrocerías convierten a los monoplazas en auténticas obras de arte esculpidas en el túnel de viento, capaces de rodar sobre curvas imposibles hasta 40 Km/h más rápido respecto a 2016.

4. Motores sin limitaciones

El aliado ideal para una aerodinámica depurada es un motor (perdón, unidad de potencia) potente y sin límites de desarrollo. Los nuevos monoplazas se pegan al asfalto con fuerza descomunal, tanta como resistencia al avance.

Los neumáticos XXL y los nuevos alerones forman una muralla que hay que ‘desplazar’ a base de CV de potencia. Romper el muro que el aire genera a 300 Km/h necesita de una potencia que este año podrá crecer y crecer, puesto que Ferrari, Mercedes, Renault y Honda no tendrán limitaciones a la hora de desarrollar sus propulsores.

5. Gladiadores al volante

Flavio Briatore siempre ha dicho que la Fórmula 1 necesita gladiadores y 2017 es el turno de estos. Fernando Alonso y otros pilotos se han lamentado en los últimos años por lo fácil de pilotar y lo poco ‘físicos’ que eran al volante los viejos F1.

Esta temporada, la fiesta se ha terminado. En pretemporada, los recién llegados no lo han tenido tan fácil como en años anteriores y los veteranos han revivido en sus cuerpos las sensaciones de antaño.

Coches potentes capaces de frenar a pocos metros de la curva serán las armas que usarán los gladiadores del siglo XXI en sus duelos sobre el asfalto de los coliseos de la velocidad.

El Toro Rosso de Carlos Sainz en acción.

El Toro Rosso de Carlos Sainz en acción. Albert Gea Reuters

6. Velocidades rompe-cuellos

Fuerzas G como las que se experimentan en un caza de combate y velocidades nunca vistas para la mitad de los pilotos de la parrilla convierten la nueva temporada en una prueba física extrema para los 20 ‘luchadores’ que competirán en Australia.

La increíble velocidad de paso por curva que se alcanzará, unida a una capacidad de frenada potenciada por el mix entre neumáticos grandes y aéreo hormonado, permitirá apurar la frenada como nunca, siempre que las cervicales resistan.

7. Nuevas reglas y más espectáculo

Las nuevas normas no sólo afectarán a los coches. Las reglas de carrera cambian para favorecer el espectáculo, especialmente en caso de lluvia.

El coche de seguridad es seguramente el auto que nadie quiere ver en un circuito y este año verá su protagonismo reducido. Tras el safety car, el reinicio de la carrera se realizará desde la parrilla de salida, creando nuevas emociones bajo el semáforo que dispararán no sólo la tensión y los nervios de los pilotos, sino las audiencias televisivas.

8. Sin Bernie Ecclestone tras 40 años

Por primera vez en la vida de muchos de aficionados y profesionales de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone no estará al mando del rumbo de cada detalle, vigilando hasta la posición milimétrica que los camiones deben tener al aparcar en el paddock.

9. Nuevos dueños con otra visión

El bastón de mando del reino está en manos de los nuevos dueños del Mundial, el grupo norteamericano Liberty Media, que ha desplazado a Mr. E y que pretende hacer de cada GP una Super Bowl. De momento, los primeros cambios se han visto en las redes sociales, donde los equipos pueden emitir pequeños vídeos desde el interior de los circuitos por primera vez.

El jefe de Liberty Media, John Malone.

El jefe de Liberty Media, John Malone. Jim Urquhart Reuters

10. Efecto enigma asegurado

Enigmas, sorpresas inesperadas, sospechas, reclamaciones y guerras en la pista y en los despachos. La incertidumbre inherente a la Fórmula 1 se mantiene y potencia gracias a la interpretación de las nuevas normas, que traerán, como siempre, suspicacias entre los equipos.

La lucha por derrocar a Mercedes del poder, la incertidumbre de quién será el rival a batir y la polémica por las promesas incumplidas de McLaren-Honda y Renault , así como la incógnita del verdadero potencial de Ferrari y Red Bull, son los alicientes que hacen de la nueva temporada la más emocionante y esperada en los últimos años.