Dustin Johnson, durante la segunda jornada del torneo.

Dustin Johnson, durante la segunda jornada del torneo. Dennis Schneidler Reuters

Golf US Open

Dustin Johnson, líder en la segunda jornada del Abierto de Golf de EEUU

  • Johnson, con cuatro bajo par, es el único en negativo de los 156 competidores.
  • De los tres españoles en Shinnecock Hills sólo ha sobrevivido Rafa Cabrera Bello (+4).

El golfista estadounidense Dustin Johnson, número uno del mundo, se ha puesto primero y a cuatro golpes de sus perseguidores inmediatos con una de las mejores actuaciones de la segunda jornada del Abierto de Golf de Estados Unidos, que se disputa esta semana en Shinnecock Hills, al este de la ciudad de Nueva York.

Johnson, ganador del US Open de 2016 en el difícil recorrido de Oakmont, Pensilvania, ha disfrutado de las brutales condiciones del campo de Long Island para acabar con cuatro golpes bajo el par después de dos días, el único en negativo de los 156 competidores.

"El campo ha jugado muy largo hoy. Había viento cruzado en todos los hoyos y es muy difícil dejar la bola a menos de tres metros del hoyo", dijo el número uno del mundo y uno de las más pegadores del torneo sobre las condiciones en Shinnecock Hills.

Dustin Johnson tiene por detrás a sus compatriotas Scott Piercy (par), Charley Hoffman (par), y Brooks Koepka (+1), el sueco Henrik Stenson (+1) y un trío de ingleses formado por Ian Poulter (par), el campeón del US Open de 2013 Justin Rose (+1), y Tommy Fleetwood (+1), que se ha anotado la mejor ronda del día (-4).

"En el Abierto de Estados Unidos hay que mantener la cabeza baja y no tirar la toalla", dijo Fleetwood, que ha llegado en el décimo segundo puesto del ránking mundial y dispuesto a asumir las penalidades de Shinnecock.

El estadounidense Phil Mickelson (+6), ganador de todos los grandes a sus 47 años menos el abierto de su país, ha dado un ejemplo de perseverancia y, con tres birdies por un bogey, ha accedido al fin de semana.

El histórico recorrido se ha llevado por delante a otras estrellas del calibre del estadounidense Jordan Spieth (+9), ganador del US Open de 2015, y los españoles Sergio García (+14) y Jon Rahm (+15) y el norilandés Rory McIlroy (+10). Hasta el veterano ganador de tres US Open, Tiger Woods (+10), se ha quedado a las puertas del fin de semana.

"No estoy muy contento con la manera en que he jugado. No se puede estar entusiasmado con un resultado de diez sobre el par", dijo Woods antes de despedirse de su vigésimo Abierto de Estados Unidos.

De los tres españoles en Shinnecock Hills sólo ha sobrevivido Rafa Cabrera Bello (+4). En el caso de los cinco latinoamericanos clasificados para el US Open, sólo se mantienen en competición el venezolano Jhonattan Vegas (+8) y el joven costarricense Luis Gagne (+7), uno de los tres aficionados que han superado el corte para el fin de semana.