Jon Rahm entrena en uno de los bunkers del campo de Shinnecock Hills del US Open.

Jon Rahm entrena en uno de los bunkers del campo de Shinnecock Hills del US Open. Reuters

Golf

Jon Rahm, Sergio García y Cabrera-Bello, juntos en las dos primeras rondas del US Open

Los españoles disputarán juntos las dos primeras vueltas a Shinnecock Hills, el complicadísimo campo del segundo grande del año.

El grancanario Rafa Cabrera Bello, el castellonense Sergio García y el vizcaíno Jon Rahm saldrán juntos esta semana al campo de Shinnecock Hills, al este de la ciudad de Nueva York, durante las dos primeras jornadas de la 118 edición del US Open de golf, el segundo grande de la temporada.

"Va a ser divertido. Está muy bien poder jugar entre amigos", dijo a Efe Jon Rahm, que a sus 22 años es el más joven del trío de golfistas españoles y el más adelantado en el ránking mundial, donde ocupa el quinto puesto gracias a una victoria en Estados Unidos y otra en el Open de España en lo que va de 2018.

Rahm ya lleva un par de semanas en Southampton explorando el complicado recorrido que ha albergado cinco US Open en tres siglos distintos, el primero en 1891. En su segundo año como profesional, el golfista de Barrika ha modificado su preparación para "darse oportunidades en los grandes", una estrategia que ya le ha deparado un cuarto puesto en el Masters de Augusta.

Sergio García, ganador del Masters de 2017, también está "con ganas del partidito" del jueves y el viernes entre los tres españoles. "Recuerdo que es un campo dificilísimo, muy duro y muy rápido", dijo García, el único de los tres que jugó el US Open en Shinnecock Hills en 2004, cuando ganó el sudafricano Retief Goosen con un total de -4.

"Va a ser una experiencia muy bonita", dijo Rafa Cabrera Bello sobre la oportunidad de jugar las primeras dos jornadas con sus compatriotas, algo que no sucedía desde el US Open de 2011, con el trío formado por Miguel Ángel Jiménez, Álvaro Quirós y Sergio García.

Cabrera Bello, que llega a Shinnecock Hills en el puesto 24 del ránking mundial, cuenta con la asistencia de Colin Byrne, su veterano caddie irlandés, que cargó la bolsa de Goosen en 2004 y conoce de primera mano los vericuetos y las pendientes de los greenes del "brutal" recorrido azotado por los vientos del Atlántico.

"Es un gran campo y las condiciones van a depender del viento y de cómo lo preparen", dijo Rahm acerca de la intervención de la Asociación de Golf de Estados Unidos (USGA), la organizadora del torneo, que puede aumentar el grado de dificultad modificando la colocación de las salidas y la dureza de los greenes.

El trío de españoles tendrán que luchar mucho para arrebatar el US Open a un elenco de jóvenes estrellas nacionales, como el número uno del mundo Dustin Johnson y el ganador del año anterior Brooks Koepka, y de leyendas como Phil Mickelson y Tiger Woods, que aspiran respectivamente a su primer y cuarto US Open.