Videoconferencia de Jon Rahm este viernes.

Videoconferencia de Jon Rahm este viernes. Santi Burgos IFEMA

Golf

Jon Rahm: "Si Sergio García, Rafa Cabrera-Bello y yo seguimos jugando así, se van a pegar por patrocinar el golf en España"

La gran promesa española protagonizó una videoconferencia con periodistas en IFEMA a la que asistió EL ESPAÑOL.

Que Jon Rahm es un gran deportista lo sabíamos. Ahora estamos comprobando que también es un gran tipo, un chico joven con la cabeza muy bien puesta y un talante abierto que le permite aguantar una hora frente a la prensa repartiendo respuestas y sonrisas. Jon se enfrentó a lo más granado del periodismo del golf en una videoconferencia propiciada por Unigolf y acogida en la sala de prensa de IFEMA.

Lo primero que hizo fue confirmar su presencia este otoño en Valderrama: “Si no tengo una lesión que lo impida, el Valderrama Masters lo juego seguro”. En Europa, por ahora, solo jugará en Cádiz y el Open británico, tal vez más adelante pueda concretar algún otro torneo. Preguntado por su última jornada del Masters de Augusta, dijo con elegancia: “Ese día no era para mí, era para Sergio”, aunque explicó que su mal juego respondió fundamentalmente a la fatiga. “A partir del hoyo 16, mi cuerpo no daba para más. El 18 se me hizo eterno. Eso me enseñó que para afrontar un grande debo tener algún día más de descanso”. ¿Decepcionado por haber quedado vigésimo séptimo? “Sí, totalmente, muy decepcionado”.

A pesar de eso, Rahm opina que el campo de Augusta es muy divertido y que es un gran campo para los jugadores imaginativos. Llegó a decir que cada vez que fallaba un green, estaba contento porque eso le permitía ensayar golpes de muy diversa factura: “Le puedes pegar, alta, baja, a cinco o seis metros de la bandera y, al final, la bola acaba yendo hacia el hoyo. Muy divertido, casi como el golf en un links, pero mucho más rápido, fácil para usar la creatividad y jugar diferentes golpes”.

VIDEOCONFERENCIA JON RAHM

Durante una hora, el de Barrica respondió cumplidamente a todas las preguntas y afirmó cosas tan evidentes como “soy un enamorado del golf, un enfermo del golf”, cosa que seguramente todos los aficionados ya saben. Sobre su motivación para jugar, dijo lo que ya le hemos oído otras veces: que el pensar en ponerse la chaqueta verde o levantar la Jarra de Clarete es lo que le motiva día a día.

En concreto, afirmó que el hecho de que Sergio García ganara en Augusta es un gran acicate para él. “Seve, José Mari y ahora Sergio son los referentes de anteriores generaciones para mí. Yo quiero ser el cuarto que gane en Augusta”. Su siguiente reflexión fue: “Y si Rafa (Cabrera) gana antes que yo, no me voy a enfadar, ojalá gane, pero me gustaría unirme a ese gran grupo de jugadores españoles que ganaron el Masters”.

EL ESPAÑOL le preguntó qué espera de Valderrama, cómo le va ese campo a su juego. “Solo jugué una vez en Valderrama -dijo-, eso fue hace seis años. En seis años mi juego ha cambiado bastante. No es un campo donde pueda pegar el drive a mi gusto porque es estrecho. Va a ser un campo estratégico en el que los golpes a green van a tener mucha importancia. Hay que ser muy preciso. Esperemos que no haga mucho viento porque con viento será imposible jugar bien a golf. No es un campo fácil, pero espero poder jugar bien. Me hace mucha ilusión porque nunca antes he jugado un Open de España ni el Valderrama Masters. Es un campo que me gusta mucho, es un reto y a mí me gustan los retos”.

Preguntado sobre el escaso patrocinio del golf en España, dijo: “Que se den prisa en ser los primeros en apostar por el golf, porque si Sergio (García), Rafa (Cabrera) y yo seguimos jugando así, se van a pegar por patrocinar el golf en España. Además, van a tener el orgullo de decir que ellos fueron los primeros en apostar por el golf. Mi mensaje es que apuesten ahora antes de que sea demasiado tarde”.

Sobre su hipotética participación en la Ryder Cup, dijo que Tomas Bjorn había estado con él (en Augusta), pero que no le planteó nada de la Ryder. Quedaron, eso sí, para hablar más adelante. No obstante, a gente de su entorno, el capitán del equipo europeo les dijo que le aconsejaran que siguiera jugando así, disfrutando del golf, que la Ryder ya llegaría.

De su ambición por ganar no hay ninguna duda: “Lo que tengo en mente es ganar. He hecho las cosas muy rápido, pero me lo estoy pasando tan bien y es tan divertido que por qué parar. Cuando me tomo unos días de descanso llevo vida normal y no hago nada especial, ni me paro a pensar en velocidades ni en lo que he hecho ni voy a hacer. Si lo que he hecho hasta ahora me ha llevado a estar donde estoy, por qué iba a cambiarlo”.

Sergio García bromea con Jon Rahm durante el pasado Mundial Match Play.

Sergio García bromea con Jon Rahm durante el pasado Mundial Match Play. Efe

Su ambición es tal que, preguntado al respecto, Jon dijo que sí, que hará lo que esté en su mano para ganar tanto la clasificación de la FedExCup como la Carrera hacia Dubai. “No sé si ha habido algún novato que haya ganado alguna de las dos en su primer año, pero sería un sueño bonito de cumplir". De los españoles, solo Seve ganó la carrera hacia Dubai, le dijeron: “No lo sabía –dijo-, pensé que Chema también… Sería muy bonito que ese domingo (en Dubai) Sergio y yo estuviéramos peleando por la victoria”, afirmó con un aplomo digno de un senior.

Cuestionado sobre su capacidad para tener paciencia, el vasco dijo que estaría dispuesto a esperar para ganar un grande. “Si tuviera una carrera como la de Sergio estaría satisfecho. Es uno de mis grandes ídolos y ahora, por haber cerrado muchas bocas, mucho más. Si hay que esperar por un grande, que es algo muy especial, esperaría”.

Este chico de Barrika, un jovenzuelo de 22 años que parece un curtido veterano, es un tipo fuerte de mente y de cuerpo. Pero tiene, en la mirada y en las inflexiones de la voz, una parte tierna que se trasluce cuando contesta qué le parece que le comparen con Severiano: “Es una gran alegría y un orgullo, pero yo ya dije que no soy Severiano. Seve fue único y será único y no habrá nadie como él nunca más. Él ha sido el más grande por muchas razones. El golf en España no sería lo que es si no fuera por él y la Ryder lo mismo. Si hago la mitad de la mitad de lo que él ha hecho por el golf, yo lo consideraría una carrera exitosa”.

Desde luego, su carrera no ha podido empezar mejor. Ahora falta que el tiempo diga qué hay detrás de la ambición de este recién llegado que apunta a gran jugador. El tiempo, el físico y la cabeza tendrán mucho que ver. Esa cabeza que piensa siempre en grande. Y si no un ejemplo. Una de las preguntas finales fue "¿Cuál sería su partido ideal si pudiera escoger entre todos los jugadores de la historia?". Cierto que dudó unos segundos, pero dijo: “Severiano Ballesteros, Jack Nicklaus y Ben Hogan”. Y eso que no es del mismo Bilbao.